Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

La contracción económica mundial afecta ya a la industria

29/08/2019 21:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los vientos que llegan de la guerra comercial chino estadounidense y la recesión en Alemania, se ha convertido en un vendaval con los sectores más importantes de la economía española, que están al borde la recesión, y entre ellos, el industrial

Como ya avisábamos en estas páginas, negros nubarrones se ciernen sobre la economía española, y nadie sabe si después de esos cirros llenos de lluvia, estará una nueva «tormenta perfecta» como la que padecimos a partir del 2008.

Y debido a ello, esos objetivos para la economía española, que se prometían tan felices por los gobiernos postcrisis, se quedarán, al menos por el momento, en meras ensoñaciones sin proyecto de realidad.

¿Un 20% del PIB basado en industria?

Era uno de los objetivos y casi se había convertido en un asunto de estado con el apoyo de todas las formaciones políticas con representación parlamentaria.

Uno de los sectores industriales de mayor importancia en España es el que se dedica a la automoción, desde la fabricación de piezas para automóviles hasta las grandes factorías de ensamblaje.

El sector de la automoción ya se está viendo afectado, y muy afectado, por la guerra comercial que Donald Trump ha iniciado contra el resto del mundo, utilizando como ariete su slogan Make America Great Again.

Y ya no es que el sector automotriz no vaya a seguir creciendo como lleva años, sino es que corre el riesgo cierto de «adelgazar» por las turbulencias económicas, en un entorno, al menos en la «locomotora europea», con una curva invertida de tipos de interés.

Caen las exportaciones

Lo que de manera directa afecta al sector manufacturero español, debido a las tensiones comerciales, las principales de ellas producto de la guerra arancelaria entre Estados Unidos y China.

Pero, además de indicar que las empresas no pueden vender en el extranjero lo que producen, también se está dando una reducción de las importaciones de productos foráneos por parte de empresas distribuidoras españolas.

Tener un sector industrial pequeño ayuda ante la crisis

Los países que más están sufriendo las turbulencias económicas, paradójicamente, son aquellos que tiene un potente sector industrial, y en Alemania tenemos un ejemplo claro de que en determinadas circunstancias el mittelstand puede ser una desventaja.

En el caso de España, tener, para lo que se estila dentro de la Unión Europea, un sector industrial reducido está permitiendo capear mejor el temporal, lo cual no es óbice para que la industria española esté sufriendo.

De hecho, se ha producido una paulatina reducción del sector industrial en España, que en los años noventa del pasado siglo llegó a escalar hasta el 20% del Producto Interior Bruto, mientras que en estos momentos está en el 14%.

La industria ya no crece

Los datos cantan: en el segundo trimestre del 2019 la actividad industrial solo creció en un 0, 1%, mientras que el PIB crecía, de un modo que se podría calificar como robusto, un 2, 3%.

A pesar de que la actividad económica, tal como hemos visto, se reduce hay dos sectores, - farmacéutico y papeleras – que no solo no entran en crisis, sino que mejoran su desempeño económico

Con un año en el que 260.000 españoles han salido de las colas del paro, la industria solo ha contratado a 2.000 personas, con lo que el número de trabajadores en el sector industrial llega a los 165.500.

Y mientras tanto, el resto de los indicadores industriales no hace sino acumular números rojos: el índice de producción industrial cayó, en junio, un 0, 2%

En el mismo mes, el de junio, la cifra de negocio del sector manufacturero español se desplomó un 5%, un dato que en el actual contexto se puede calificar como más que malo.

El optimismo de los industriales españoles, que se mide con la escala PMI, en la última «toma de temperatura» se ha situado en los 47, 9 puntos, un resultado malo, ya que se considera que por debajo de los 50 puntos estamos hablando de una contracción en el sector industrial.

Eso está provocando que, irremediablemente, muchas empresas estén «echando el cierre», además cierres sonados y de gran importancia para la industria patria, como La Naval, Alcoa o Vestas.

Un sector de la automoción en declive

Los datos son especialmente preocupantes en el sector de la automoción, un sector que, no nos olvidemos, «da de comer» casi a 600.000 personas y con una facturación, son datos del 2018, de casi 67.000 millones de euros.

Prácticamente el sector se ha quedado sin mercado en el que dar salida a su producción ya que en España las ventas han caído un 6%, con los datos hasta junio.

Y en los mercados exteriores, fundamentalmente los europeos, la tónica de desaceleración en el «consumo» de autopartes y de vehículos es también generalizada, sobre todo en los que se puede considerar como potencias regionales.

En el caso del Reino Unido se ha producido un 21% menos, Italia se ha dejado un 18% y Alemania, ya una locomotora «gripada», ha producido un 12% menos de vehículos y autopartes.

Una «colada» con cada vez menos temperatura

El sector siderúrgico es un buen indicador de que, si va mal, el conjunto de la economía lo hace, dado multitud de sectores necesitan el metal y acero para fabricar sus productos.

Ha sido uno de los sectores que primero, hace ya un año, empezaron a ver como su negocio decrecía, en forma de menores pedidos y una consiguiente reducción de los márgenes comerciales.

Fuentes del sector siderúrgico reconocen sin ambages que, aunque el 2018 fue un buen año – se creció al 2% -, en lo que llevamos de 2019 el sector está «de capa caída» y la previsión de crecimiento no va más allá de un 1%.

Baja reacción en el sector químico

Es a otro de los sectores en los que el 2019 no está siendo un buen año, aunque en el 2018 la actividad del sector «escaló» un 2, 6%, y aunque las previsiones para este año, y muchos se daría con un canto en las narices, es que al menos se crezca al 1, 5%.

La excepción que confirma la regla

A pesar de que la actividad económica, tal como hemos visto, se reduce en el conjunto de la economía española, hay dos sectores, - farmacéutico y papeleras – que no solo no entran en crisis, sino que mejoran su desempeño económico.

Desde la patronal del sector papelero están contentos de haber crecido un 8, 7% en el año 2018 y de tener en cartera inversiones masivas para mejorar e innovar en la producción.

Por su parte, Farmaindustria, la patronal de las farmacéuticas, informa que no han sufrido ningún tipo de contracción y que, en el futuro, al menos a medio plazo, ven indicadores de depresión en su sector.

Como ya avisábamos en estas páginas, negros nubarrones se ciernen sobre la economía española, y nadie sabe si después de esos cirros llenos de lluvia, estará una nueva «tormenta perfecta»

Fuente - EL PAÍS / Anfac


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (193 noticias)
Visitas:
1297
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.