Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

China, un país que vive sobre el carbón y muere de contaminación. 500.000 muertos al año

07/12/2016 10:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El consumo de energía per cápita en China respecto al crecimiento económico supera en un 40% la media mundial. Además, la cifra de automóviles va en aumentó desde los 16 millones a 100 millones en la actualidad. El país se asfixia

La contaminación en China ha llegado a niveles tan extremos que hasta a las estatuas les colocan toldos para protegerlas. Incluso hay zonas del norte del país que sufren su sexto día de polución tan severa  que el gobierno ha tenido que extender la alerta de "peligro por smog" a unos 400 millones de ciudadanos.

El nivel de contaminación superó en muchos lugares los 400 microgramos por metro cúbico, lo que multiplica por 16 el límite establecido por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Preocupado por la situación, el gobierno elevó la alerta por contaminación al nivel naranja, el segundo más alto en una escala de cuatro, en todo el norte y el centro del país, según informó la agencia oficial Xinhua. Pekín y Tianjin son dos de las ciudades más afectadas. También están en riesgo las provincias de Hebei, Shanxi, Shandong, Henan, Shaanxi y Liaoning.

En Pekín, la céntrica calle Nanluoguxiang, frecuentada por miles de turistas cada día, tuvo un inesperado visitante: Xi Jinping. Con su gesto, el presidente chino -acompañado por el alcalde Wang Anshun- brindó apoyo a una ciudad en la que la fuerte polución ahuyenta el turismo.

En la capital, la alerta está en vigor desde hace una semana, con una contaminación muy alta. El aire está totalmente opaco por el humo y la visibilidad es de apenas unos cientos de metros.

Por su parte, Jiang Chao, un estudiante de la Universidad de Pekín, que se vio obligado a permanecer dentro de su habitación debido a la contaminación, les colocó toldos a tres estatuas del campus universitario. En la capital, el valor de partículas en suspensión en el aire se ha multiplicado entre 17 y 20 los niveles recomendados por la OMS. Los hospitales están saturados de pacientes con problemas respiratorios, cardíacos o de circulación.

Las autoridades sanitarias recomendaron que los personas mayores y los niños no salgan de sus casas y que las 20 millones de habitantes de la ciudad se protejan con tapabocas si tienen que salir a la calle.

Ante las críticas de la población de que no se están tomando medidas para reducir la contaminación, las autoridades de la ciudad hicieron saber por los medios que 36 industrias ya han dejado de producir y otras 75 han reducido las emisiones contaminantes en un 30% tras ser obligadas oficialmente a hacerlo. Además, otras 36 redujeron su producción de forma voluntaria.

Ante los valores extremos de contaminación, el gobierno ha sido criticado por no decretar la alerta roja, la más alta, que prohibe la circulación de coches y ordena el cierre de más fábricas.

Los médicos advierten de las consecuencias del smog para la salud, que puede debilitar el sistema inmunológico y facilitar problemas respiratorios, cardíacos o circulatorios.

El smog afectó sobre todo a pacientes con asma y enfermedades de corazón o de los bronquios. Según calculan renombrados científicos chinos, cada año mueren entre 350.000 y 500.000 chinos como consecuencia de la alta contaminación ambiental.

La segunda mayor economía del mundo es también la mayor consumidora del mundo de energía, dos terceras partes de la cual proceden del carbón. En muchas de las industrias faltan instalaciones de filtrado modernas.

El consumo de energía per cápita en China y con respecto al crecimiento económico supera en un 40% la media mundial. Además, la cifra de automóviles en las rutas de China aumentó desde los 16 millones que había en el año 2000 a cerca de 100 millones en la actualidad.

El problema del carbón que contamina a China

Los habitantes de Datong llaman a su ciudad la capital china del carbón, y no es muy difícil enterarse porqué. Fuera de la ciudad se pueden ver enormes torres mineras y edificios que dejan cicatrices en el terreno.

En una de las minas de carbón, las palas mecánicas trabajan sin descanso. Arrastran grandes montañas del mineral cerca de los camiones que lo van a transportar. El aire está lleno de suciedad, ennegrecido por el polvo del carbón.

Es un negocio tan sucio como la atmósfera, pero en China su consumo es crucial. El carbón ha alimentado el boom económico del país, triplicándose su consumo en poco más de una década.

Actualmente, China quema casi el mismo carbón que consume junto el resto del mundo. Pero eso está dejando a muchas ciudades, incluida Pekín, envueltas por un peligroso smog.

Muchas personas en la capital afirman que la contaminación este mes ha sido la peor de la que se tiene memoria.

Los hospitales se han visto inundados por jóvenes y ancianos con problemas respiratorios en momentos en que la contaminación ha sobrepasado niveles que la Organización Mundial de la Salud considera peligrosos.

Un estudio reciente, llevado a cabo por Greenpeace East Asia y la escuela de salud pública de la Universidad de Pekín estiman que la contaminación del aire ha causado más de 8.000 muertes prematuras en cuatro grandes ciudades chinas el año pasado.

El carbón se usa para producir dos tercios de la energía que consume China y es la principal fuente de contaminación junto con los millones de coches que circulan las por las vías del país.

Pero el smog que produce el carbón ha hecho que muchos se cuestionen el modelo económico del país.

Si no pasa nada con la indignación pública en las grandes ciudades seguirá aumentando.

Yang Fuqiang, exinvestigador de política energética del gobierno y ahora alto asesor del Consejo de Defensa de Recursos Naturales, afirma que en estos momentos  China necesita reducir la dependencia de la industria pesada.

"Tenemos que cambiar. La contaminación causada por el carbón es demasiado severa", señala. "Si no pasa nada, la indignación pública en las grandes ciudades seguirá aumentando".

"El gobierno necesita restringir el uso de carbón y desarrollar tecnología limpia más eficiente".

En Pekín, las autoridades han cerrado fábricas y restringido el uso de automóviles para tratar de reducir la contaminación. A la gente se le está pidiendo que cierre las ventanas de sus viviendas. La venta de purificadores de aire y tapabocas ha aumentado de manera tan impresionante que muchas tiendas sencillamente ya no tienen estos productos.

A largo plazo, China está invirtiendo de manera considerable en energía hidroeléctrica y otras fuentes renovables. Tanto así que se considera un líder mundial en tecnologías verdes.

Está bien ser la segunda potencia del mundo, pero está mal que para ello la gente tenga que taparse la boca para respirar y para hablar

Pero como la demanda de energía ha ido en aumento de año a año, se ha incrementado también el consumo de carbón. Xu se alegra de los beneficios que le ha traído el crecimiento económico de su país.

La agencia de noticias oficial china Xinhua informó que las autoridades han establecido una meta con el fin de reducir el crecimiento de consumo de energía, y de la del carbón en particular.

Pero cualquier esfuerzo para ponerle un límite al consumo chocará con la resistencia de los gobiernos locales, que temen restricciones a su crecimiento económico.

Sin embargo, muchas personas en las grandes ciudades piden que las autoridades tomen medidas duras para mejorar la calidad de vida. En todo caso, en las sombras de las minas de carbón en Datong, hay otras expectativas.

Xu Youwang ha sido campesino toda su vida. Tiene 56 años y asegura que aun puede recordar el día cuando todo lo que poseía eran ovejas. Tanto él como sus vecinos vivían en casas de bloques de barro.

Ahora tiene lavadora, televisión y grandes sueños. "Si tuviera dinero me compraría un coche, un apartamento, un refrigerador y una computadora", asegura.

Xu espera que su vida sólo mejore. Y ese es el desafío del liderazgo chino, balancear las aspiraciones de la gente como él con un crecimiento económico sostenible.

Por ahora, al menos, la dependencia del carbón y la contaminación que viene con ella muestran pocos signos de que todo esto acabe.

La contaminación de China “asfixia” a su población pero el implacable regimen “dictatorial” no brinda alternativas para que la “cansada” ciudadanía exija el cambio. A nivel político solo hay esfuerzos tímidos y bien calculados, y nada mas.

“Under de Dome" es el mejor documental realizado en inglés sobre el smog en China. Ha sido realizado cumpliendo los estándar periodísticos mas exigentes por la ex reportera Chai Jing en el cual saca a “relucir” la brutal contaminación del aire en China. El documental lo han visto más de 200 millones de personas en los portales nativos como Youku y Sohu y ha podido vencer la barrera de la censura para estar disponible en YouTube.

La duración es de hora y media aproximadamente. Diasporaweb aquí hace un resumen del documental, y leerlo es bueno para tener una idea mas cabal para ver el video.

Realizar el documental llevó un año en trabajos de investigación para conocer las causas de la polución en China y luego exponer el tema en una conversación con la audiencia usando la modalidad Ted-style. Chai reveló en los 104 minutos que duró la conversación, que la raíz de los problemas ambientales se deben, principalmente a: la ausencia de la legislación ambiental, la falta de implementación de medidas protectoras del ambiente y lo mas lamentable… la falta de conciencia ambiental de la población.

La censura del regimen chino

Es de sobra conocido que los derechos humanos y la libertad de expresión en China estan muy restringidos y el caso del documental incomodó en principio a las autoridades que ordenaron a los periódicos que dejaran de cubrir el tema. Pero no lo pudieron tapar y muchas personas vieron el trabajo.

Los 10 caballos del Apocalipsis contaminante

1. 500.000 muertos al año por la contaminación atmosférica.Cifras del 2013, para cuando se lanzó el documental, hubo todos esos muertos. Hoy, aunque aumentó la población y las industrias, se calcula que fallecen 700.000 personas cada año. Chai Jing volvió a confirmar la correlación entre el smog y los casos de cáncer de pulmón.

2. Las Partículas Menores a 2, 5 micrometros o PM2.5 en Pekín son superiores al promedio del país. Por eso las personas deben utilizar un tapabocas para “protegerse” de alguna manera de la inhalación de gases tóxicos. En un experimento realizado por la periodista, una persona sin ninguna clase de protección respiratoria respira 305, 91 microgramos de PM 2.5 en cada metro cúbico respirado y que supera cinco veces la cantidad máxima recomendada por el gobierno chino y cerca de 12 veces mas el límite máximo establecido por la Organización Mundial de la Salud.

3. Los agentes causantes de cáncer en la atmósfera.El estudio reveló que el aire de Pekín tiene 15 elementos cancerígenos. Las muestras fueron analizadas por el Dr Xinghua Qiu de la Universidad de Pekín. Como ejemplo, el benzopireno que es una de las sustancias cancerígenas mas agresivas que existen, listadas en la categoría 3 por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer. La contaminación de China supera 14 veces el nivel máximo en el ambiente y crea un pueblo de viudas en China.

4. La provincia de Hebei… la chimenea global. China es el productor y consumidor más grande de carbón mineral. Los daños ambientales son graves pero parecería que la economía prima sobre el desarrollo sostenible.

Las fábricas de acero y las industrias del lugar, montadas con tecnología antigua, poco eficiente, funcionan con carbón altamente contaminante, donde imperan leyes laxas y la demanda brutal por energía se obtiene en las plantas a carbón y de combustibles fósiles como el petróleo y gas. Eso explica que se consumieran 3.600 millones de toneladas de carbón en 2013. La friolera cantidad de 300 millones vinieron solamente de la provincia Hebei. Solo esa provincia consume mas carbón que el total del consumo de Estados Unidos. China depende del carbón asesino.

5. Shanghai quema mas carbón que cualquiera otra ciudad china.Las fábricas de cemento, acero, las estaciones eléctricas que se hallan en los cinturones alrededor de la ciudad de Shanghái contaminan el ambiente de tal manera que si hablamos de cantidades, equivaldría a la quema de 10 kilogramos de carbón por cada metro cuadrado de la ciudad. Hay que imaginar la cantidad porque esa ciudad es gigantesca.

6. Hangzhou tiene mas de 200 días de smog.De acuerdo a las autoridades ambientales de la provincia, la ciudad tiene la mayor cantidad de coches por persona en China, con cerca de un automóvil por cada dos personas. El 40% de los contaminantes vienen de las emisiones de los vehículos. De 365 días que tiene el año, solo 165 tienen smog tolerable, pero lo tienen y en grandes concentraciones los demás días del año… y sus habitantes ¡a respirar tóxicos!, o a continuar intoxicándose mejor dicho.

7. Las Partículas Menores de 2.5 tienen su pico a media noche. De acuerdo a la Academia China de Ciencias se presenta a media noche la mayor concentración de PM2.5 en Pekín. Esta megapolis tiene tanto tráfico automotor e industrias que han “ennegrecido” la atmósfera de la ciudad, o aunque no se pueda decir, el país.

La hipocresía ante los ojos de la comunidad internacional aparece cuando se tratan de exhibir eventos, conferencias, juegos olímpicos y paradas militares: entonces se ven cielos limpios porque “desenchufa” la maquinaria generadora de polución pero pasada la exhibición vuelven al mismo estado. La hipocresía china y la contaminación del aire van parejas.

8. Las Partículas Menores 2.5, son 25 veces mas altas en invierno que en verano.La principal razón se debe a que con las bajas temperaturas se quema mas carbón. El carbón que consume China, o el que la tiene que consumir, es de pésima calidad porque tiene “lignito” y por desgracia, las emisiones gaseosas de la quema de carbón son altamente cancerígenas. Y aunque no lo crean, el gobierno chino no gastará dinero en dar otro tratamiento al carbón que utiliza. Y como recordatorio, las Partículas Menores, (PM), presentes en el “smog”, son las responsables al ser respiradas de afecciones crónicas.

9. Cada hora se emite una tonelada de contaminantes en el nudo camionero de Pekín. Las contaminación en China junto a la generada en el sudeste asiático forman una inmensa nube tóxica que fácilmente se ve en las imágenes de satélite. El tamaño es tal que cubre la parte occidental asiática y llega incluso hasta Alaska.

10. Solo el uno por ciento va a litigios ambientales. Es decir que el 99% de las disputas ambientales no llegan nunca a ser sometidas a la justicia.

¿Qué clase de justicia es esa? Es de no creer que esta situación sí se refuerza por lo que Diásporaweb dice y es que uno de los muchos problemas estructurales chinos se deben a la justicia prácticamente inexistente en este vasto país donde lo económico impera sobre la preservación ambiental y donde quien protesta por una “piedra en el zapato” es acallado con un soborno. Esta figura es muy bien retratada en el documental “Bajo el Domo” y hay que conformarse con el resumen, que es éste. O ver el documental.

No se pretende defender a ninguna potencia industrial occidental como EE.UU. u otra, pero China es el principal país contaminador con gases de efecto invernadero, causantes del temido y famoso calentamiento global y cambio climático. Así que decimos lo que ya se sabe, China encabeza la lista y los que tengan antipatia por el “imperio” no deben olvidar que la Unión Europea y EE.UU. son sus cómplices. Sin olvidar el resto de contaminadores como Rusia, India, Brasil, que no están exentos de culpa. El candente tema del cambio climático no se puede abordar si el actor principal no hace nada para cambiar. A esta negligencia global hay que sumar la de los demás para tener todos los ingredientes de esta “bomba” ambiental que afectará a todos pero en mayor medida a los países pobres que carecen de dinero y tecnología para mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático.

La diferencia con las potencias occidentales puede ser fácilmente identificada. Si se tiene una idea de la población, las leyes, la tecnología, el aprecio a la naturaleza, la economía y la consciencia colectiva que existen y faltan.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1603 noticias)
Visitas:
7165
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.