Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Delia Checa escriba una noticia?

Contaminación con aluminio y sus consecuencias en el ser humano

16/09/2010 04:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estamos en contacto diario con el aluminio por lo que debemos adoptar precauciones para que éste no nos afecte

El aluminio es uno de los minerales más abundantes en la Tierra, aproximadamente el 10% de la corteza terrestre; está extensamente distribuido y es muy reactivo. Se obtiene de la bauxita. Se distribuye en la tierra, el aire y el agua.

No se le ha demostrado ninguna función fisiológica en el ser humano y, al contrario, cada vez se demuestran más efectos tóxicos, por lo que es importante que nos informemos y adoptemos precauciones antes de ser dañados por éste.

Las fuentes de contaminación son múltiples:

Forma parte del alumbre, de la alúmina y abrasivos.

Utensilios de cocina a base de aluminio. Revestimiento de hornos.

Alimentos procesados. Aditivos en polvos para hornear, bebidas con hidróxido de aluminio. Leches maternizadas. Sal de mesa. Ciertas hojas de té (el limón aumenta la solubilidad) Harina. Conservantes. Emulsionantes.

Latas y envoltorios de alimentos

Pastas dentífricas, sobre todo las que se utilizan para dientes sensibles. Cosméticos. Antitranspirantes (alto contenido de aluminio) Desodorantes.

Medicación antiácida (un comprimido contiene 300 a 600 mgrs de hidróxido de aluminio). Medicación astringente. Aerosoles nasales. Aspirina con cubierta entérica (una tableta posee 10 a 20 mg). Suplementos de calcio. Antidiarreicos. Antihemorroidales.

Forma parte de numerosos productos de uso diario

Agua potable

Cigarrillos con filtro

Amalgamas dentales

Plantas de energía en que se utiliza carbón. Incineradores. Forma parte de materiales de construcción. Insumos eléctricos.

Vegetales cultivados en suelos con alto contenido de aluminio y pH ácido (menor de 5) pueden incorporar el metal a través de las raíces.

Es importante consignar que el aluminio en la naturaleza no se destruye.

Se desconocen los límites de seguridad y es bioacumulativo, características de enorme importancia a tener en cuenta para adoptar precauciones. Pequeñas dosis repetidas provenientes de actividades rutinarias como cocinar con cierta frecuencia un alimento ácido en una olla de aluminio podría hacer llevar los niveles a valores tóxicos, sumado al que proviene de otras fuentes. Hay que tener en cuenta que la capacidad de disolverse del aluminio depende mucho del medio; el calor, las soluciones salinas y el pH bajo aumentan la solubilidad. En el adulto en medio urbano se suelen encontrar niveles de 9 a 10 mg por %.

Cuantos más alimentos procesados consumamos más probabilidades de contaminación.

Numerosos estudios han comprobado que los órganos más sensibles al aluminio son el cerebro, hígado, hueso, músculo, corazón y médula ósea. Se elimina por riñón e interfiere en el metabolismo del hierro, calcio y fósforo con consecuencias en la salud ósea y dentaria. Interfiere en la captación de hierro y la producción de glóbulos rojos produciendo anemia. En 1962 se descubrió una asociación entre aluminio y encefalopatía. En 1969 se detectó una fragilidad ósea incrementada en los enfermos renales hemodializados, pacientes en los que se utilizan insumos que contienen aluminio. Se describen problemas en el crecimiento de los niños. Además, estreñimiento, fibrosis y disminución de absorción de algunas vitaminas. Se están realizando investigaciones sobre la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson y sus posibles vínculos con la intoxicación crónica con aluminio.

Especialmente expuestos se hallan los neonatos prematuros y los grandes quemados por las soluciones parenterales que se utilizan para su tratamiento.

Exposición ocupacional: Sobre todo los trabajadores de refinerías, fundiciones, canteras, minas, fábricas de productos metálicos, imprentas, fábricas de automotores, estaciones de servicio, minas (el aluminio se absorbe por la piel y por inhalación a partir de vapores y polvos).

Es importante prevenirnos puesto que tiene efectos dañinos, se desconocen los límites de seguridad y, además, porque es bioacumulativo

Fuentes:

Www.universia.com.ar/portada/actualidad/noticia

www.quimicaviva.qb.fcen.uba.ar


Sobre esta noticia

Autor:
Delia Checa (46 noticias)
Visitas:
48877
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.