Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Baja consumo de cigarro pero crece el de marihuana en EUA

15/12/2009 18:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En los últimos dos años se redujo el uso del tabaco entre los adolescentes de Estados Unidos, pero aumentó el de marihuana, tras una década de disminución sostenida que reportaba esta droga, asegura un estudio de la Universidad de Michigan (UM). La investigación "Monitoring the Future", realizada por especialistas del Instituto de Investigación Social de la UM, señala que este aumento en el consumo de marihuana va a la par con la creencia de que la droga carece de riesgos para la salud, así como del abandono paulatino de un rechazo al uso de estupefacientes entre los jóvenes. El estudio, difundido por la UM y coordinado por Lloyd Johnston, se basó en encuestas realizadas este año entre 46 mil 97 alumnos de octavo, décimo y doceavo grado de educación media, que se ubican entre los 13 a los 18 años de edad, de 389 escuelas y 48 estados. Los resultados indican que el tabaquismo entre adolescentes se redujo este año en 91.5, 91 y 75 por ciento entre los estudiantes de los grados 8, 10 y 12, una tendencia que se mantiene desde 2007, cuando se reportó una baja promedio de 56 por ciento de fumadores. Durante 2009 el uso de marihuana se registró entre casi el 12 por ciento de los estudiantes de octavo grado en el país, el 27 por ciento de los de décimo grado y un tercio de los alumnos de décimo segundo grado. Sin embargo, el consumo de otro tipo de droga continúa disminuyendo entre los estudiantes de estos tres grados. Este año, el siete por ciento de los adolescentes de octavo año dijo que había probado otro tipo de droga, 12 por ciento del décimo y 17 por ciento del duodécimo. El estudio reportó una disminución principalmente en el uso de LSD y otros alucinógenos, mientras que la cocaína, especialmente en polvo, reportó los niveles más bajos de consumo desde inicios de la década de los noventa. En cuanto al uso de éxtasis, inhalantes y LSD, aún cuando su consumo no aumenta, la percepción de riesgos asociados con estas drogas ha estado disminuyendo durante varios años y podría llevar a un interés renovado en estas drogas. La proporción de jóvenes que ven un peligro en el éxtasis se ha mantenido desde 2004, pero respecto al LSD se ha reducido. "Tomando en cuenta el nombre atractivo y la reputación de esta droga, LSD, podemos imaginar su retorno a la popularidad a medida que los adolescentes están cada vez menos informados de sus peligros", dijo Johnston. Igualmente los estudiantes de octavo y décimo grado, que son los más propensos a inhalar o "aspirar" gases y aerosoles para intoxicarse, han mostrado una disminución sostenida en este consumo desde 2001 por la mayor creencia de que son peligrosos. Aún cuando disminuye el uso de varias drogas, en la mayoría de los casos la reducción fue pequeña en este año en éxtasis, cocaína, crack, heroína, narcóticos, el analgésico Vicodin, anfetaminas, metanfetaminas y metanfetamina en cristal. Asimismo, bajó la utilización de tranquilizantes, esteroides anabólicos y las llamadas "drogas de club": Rohypnol, GHB y ketamina, según el estudio. Las drogas bajo receta han recibido atención en el último par de años, pero no han aumentado sensiblemente su consumo, en tanto que las que requieren supervisión médica, como Ritalin y Adderall, muestran este año tasas anuales del dos, seis y cinco por ciento en los grados escolares 8, 10 y 12 respectivamente. El uso de sedantes (barbitúricos), que había aumentado considerablemente desde 1992 hasta 2005, bajó de una prevalencia anual del siete por ciento en 2004 al cinco por ciento en 2009 entre los estudiantes del doceavo grado, y de tranquilizantes disminuyó de ocho por ciento al seis por ciento del 2002 al 2009. Sin embargo, los analgésicos Vicodin y Oxycontin, dos drogas altamente adictivas, mantienen un elevado nivel de consumo entre los adolescentes de Estados Unidos, así como el uso de medicamentos para tos y resfriados, como Robitussin, que no registró disminución este año. Las proporciones de estudiantes encuestados en 2009 que dijeron que han tomado estos medicamentos con el propósito de intoxicarse en los 12 meses anteriores son del cuatro, cinco y seis por ciento, en los grados escolares 8, 10 y 12, respectivamente. Los investigadores agregaron a los cuestionarios dos nuevas drogas, la Salvia Divinorum, que se obtiene de una planta que crece en las montañas de México y el Provigil, medicamento controlado para mejorar el estado de alerta. El seis por ciento de los alumnos del doceavo grado dijo que había usado Salvia y sólo 1.8 por ciento el Provigil. En lo que respecta al consumo de alcohol, éste registra una disminución gradual de largo plazo entre adolescentes de los tres grados. Los excesos de esta bebida, definidos para este estudio como la ingestión de cinco o más tragos consecutivos por lo menos una vez en las dos semanas anteriores, han mostrado declinaciones y un aumento en la percepción del riesgo. "Al parecer los esfuerzos estatales y locales para reprimir las ventas de bebidas alcohólicas a compradores menores de edad, quizás junto con una mayor vigilancia de las familias, han tenido un efecto", expresó Johnston. Y respecto al tabaco, la reducción en el consumo entre adolescentes mantiene un descenso continuo más gradual desde 2007, después de que alcanzó el nivel máximo entre 1996 y 1997, de 77 por ciento, seguido de una fuerte caída durante unos seis años. "Si bien se han logrado grandes avances en la reducción del tabaquismo juvenil, aún hay mucho espacio para mejorar. Los estudios indican que un número de fumadores moderados en la escuela secundaria se convertirán en fumadores empedernidos al salir de ella. De acuerdo a lo que sabemos sobre las consecuencias de fumar, ésto es todavía un nivel inaceptable". Esta reducción del consumo de tabaco se explica por una serie de actitudes como la preferencia por salir con no fumadores, un desagrado cada vez mayor de ubicarse cerca de personas que fuman, pensar que ser fumador refleja falta de juicio y creer que fumar es un hábito sucio. El 81, 80 y 75 por ciento de los grados 8, 10 y 12 dijo que "preferiría tener una cita con personas que no fuman".


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
4041
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.