Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tatansecol escriba una noticia?

5 consejos para el cuidado un perro de raza pequeña

28/02/2017 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

¿Adoptaste un perro pequeño? 5 consejos para su cuidado

Gracias a la gran diversidad, existen perros para todos los gustos y necesidades. Como los perros pequeños, que cada vez agarran más auge por la comodidad de poder tenerlos en espacios pequeños, una cualidad muy importante para aquellos que viven en ciudades y están condicionados a los ritmos ajetreados que esta conlleva.

Entonces, sea que lo hayas elegido porque siempre sentiste afinidad por este tipo de perros o porque era la opción más razonable según tu tipo de vida, debes tomar en cuenta que sus tamaños reducidos no significan que sus responsabilidades se reducen al igual.

Cada tipo de perro tiene sus cuidados específicos y las necesidades de uno de poco tamaño son muy distintas a la de sus congéneres de mayor tamaño. Por eso, aquí te brindamos cinco consejos a tomar en cuenta si decidiste sumar un peludo con estas características a tu familia:

  1. Aliméntalo según sus necesidades

Una de las diferencias más marcadas entre los cuidados de los perros grandes con los pequeños es su tipo de alimentación, debido a que el metabolismo de los canes de baja estatura es muchísimo más acelerado que el resto.

Desde cachorros, la ingesta de los perros pequeños debe estar compuesta por proteínas y grasas con alto contenido energético. Después del destete, esta dieta rica en calorías es lo que los ayuda a desarrollar correctamente su apresurado crecimiento, más al considerar que mientras más pequeño sea su tamaño, más rápido alcanzará su contextura adulta.

Incluso al alcanzar la madurez, su ingesta calórica debe ser mucho más elevada que el resto de sus congéneres por su forma de vida activa ?característica usual en este tipo de perros?. Por ejemplo, mientras que un Gran Danés que pese casi 100 libras necesita consumir 23 calorías por libra, un pequeño Pomerania de tan solo 6 libras necesita alrededor de 47 calorías por cada una.

Aquí entra otra diferencia: esta necesidad nutricional se ve condicionada también por el escaso tamaño de sus estómagos. Por eso, un can pequeño debe comer más veces al día (como entre tres y cuatro), pero en pequeñas porciones. Además, sus pequeñas bocas y selectividad al comer hacen que sea un proceso más complicado elegirles el alimento correcto.

¿Por qué?

Sencillo, qué preferirías: ¿Una carne jugosa que sea fácil de picar o una en la que difícilmente entrara el cuchillo? Eso mismo pasa con tu mascota. Considerando esto, en el mercado existen alimentos concentrados específicos para los perros de raza pequeña, como el Pedigree para perros adultos de razas pequeñas, que además de un sabor atractivo, el tamaño y forma de sus croquetas se adaptan a sus bocas y facilitan su digestión.

  1. Un pelaje higiénico influye en una salud óptima

Su versátil estatura hace que estos perros tengan más acceso a cualquier rincón de la casa y es que, a menos de que tengamos una cama tan enorme que de envidia, es mucho más fácil compartirla con un Shih Tzu que con un Golden Retriever. Sin embargo, esto significa que deberás ser más riguroso con la higiene de tu mascota si no deseas que sus patas queden marcadas en tu cubrelecho favorito.

Pero aparte de preservar la limpieza de tu casa, cuidar el pelaje de tu peludo lo ayuda a preservar uno de sus órganos más importantes: la piel. Así como en los humanos, esta cubierta es la primera barrera que tienen para protegerse de las amenazas de su entorno, como los parásitos y bacterias o las variaciones del clima, entre otras funciones vitales.

Aunque lo ideal es asesorarse con el veterinario qué pasos tomar según las características de su pelo, en términos generales, un cepillado rutinario y baños con productos especiales podrían ser suficientes. Si el animal es de pelaje corto, por ejemplo, bastaría con cepillarlo tres veces por semana y bañarlo una vez al mes o hasta cada tres meses (dependiendo de cuánto lo necesita). En cambio, si su pelaje es largo, lo más recomendable es cepillarlo de forma diaria y seguramente requerirá baños más seguidos.

Es indispensable usar productos formulados específicamente para perros porque, de lo contrario, tu mascota podría sufrir de efectos secundarios como alergias; debido a que el pH de los caninos es muy distinto al de los humanos. Afortunadamente, existe una gran gama de champús y jabones en el que se puede escoger hasta por raza, tipo de pelaje, edad o condición de salud.

  1. Ahora pasemos a las uñas

Sí, así como leíste: las uñas. En general, el corte de estas entra en los cuidados habituales de todo perro, pero en el caso de los pequeños, se debe estar más pendiente al respecto, ya que naturalmente no logran desgastarlas como el resto de sus congéneres.

Esto sucede principalmente por dos razones. La primera, porque a este tipo de perro se les suele mantener dentro de casa o en superficies suaves en donde no tienen muchas opciones para limar sus uñas (incluso hay quienes los sacan "a pasear" únicamente cargados); y la segunda, porque su liviano peso corporal no logra que presionen fuertemente sus uñas en el suelo. Y no es por cuestión de estética.

Cuando las uñas de los perros crecen, tienen a curvarse hacia dentro, lo que podría provocarle molestias al caminar y adoptar posturas incómodas para lograrlo; y, en los casos más graves, hasta llagas o heridas en las almohadillas de sus patas. Tan doloroso como te lo imaginas.

Saber con qué frecuencia debes cortárselas dependerá de tu mascota. Así como en los humanos, a unos les crece más rápido que otros. Pero una señal que puedes tomar como indicador es que puedas escuchar los pasos de tu perro porque suena el golpeteo de las uñas con el piso.

Aunque, antes de correr a hacerlo, debes equiparte primero con un cortaúñas especial para perros y asesorarte con un veterinario, o peluquero de mascotas, cómo es la forma correcta para cortárselas; ya que en sus uñas tienen terminaciones nerviosas y capilares sanguíneos que hay que evitar cortar.

  1. La buena salud oral evitará enfermedades

Razas pequeñas como el Pequinés o el Pug Carlino tienen a presentar problemas dentales puesto que sus dientes crecen muy juntos, lo que genera que la comida se atasque entre estos y favorezca la acumulación de sarro; lo que a la larga podría derivar en enfermedades como gingivitis o periodontitis, pérdida de dientes y hasta problemas en el corazón y en el hígado.

Para saber si la dentadura de tu mascota está corriendo peligro, debes estar atento a las variaciones de su aliento (como un fuerte mal olor), sangrado de las encías e hipersensibilidad al examinar su boca, entre otros síntomas.

Y como más vale prevenir que lamentar, cepillarle los dientes habitualmente ayudará a cuidar la salud oral de tu perro. Eso sí, siempre con productos formulados exclusivamente para canes.

Considera que acostumbrarlo a limpiar su dentadura no es tan sencillo. Primero deberás adaptarlo al sabor de la pasta de dientes ofreciéndole un poco con tu dedo, para luego empezar a deslizar tu dedo con ella sobre algunos dientes y, más adelante, hacer lo mismo con un cepillo dental.

De igual forma, una alimentación basada en croquetas de alimento concentrado, colaborará en la prevención del sarro. También existen galletas, como las Pedigree Biscuit, cuya consistencia ayudará a mantenerle los dientes limpios.

  1. Dueño educado, perro educado

Un error muy común en el cuidado de este tipo de mascotas es que se les ofrece una educación inadecuada, con tendencias a la humanización del perro y, por ende, la falta de límites en su vida.

Este exceso de permisividad es lo que generalmente provoca que, en los canes de raza pequeña, sea más común encontrar comportamientos indeseables como agresividad dirigida a los extraños o a miembros de la familia (tanto animales como humanos), demanda exagerada de atención, ladridos excesivos o miedo constante, entre otros.

Por ello, es importante enseñarles desde cachorros los límites y pautas que debe seguir para una buena convivencia. Como enseñarles en qué lugar debe hacer sus depósitos, establecerle rutinas con la alimentación, evitar darle comida fuera de horas o en contextos que no lo ameriten, hasta procurar no dejar que te invada espacios personales. Por ejemplo: que no se suba a los muebles o a tu cama cuando no lo deseas. Aunque sabemos qué tanto te encanta compartir tus horas de siesta con tu peludo, este comportamiento solo provocará que tu mascota te vea como un igual y no como el líder que él necesita.

Además, una correcta socialización desde cachorro influirá considerablemente en cómo tu perro actuará con los demás en su adultez. Entonces, apenas cumpla con su esquema vacunal completo, lo más recomendable es que tenga acceso a diversidad de animales y personas. Como llevarlos a jardines o colegios para perros y procurar que sus paseos diarios sean en parques donde pueda entrar en contacto y jugar con otros perros.

En Ciudaddemascotas.com te recomendamos estos productos



Sobre esta noticia

Autor:
Tatansecol (348 noticias)
Fuente:
ciudaddemascotas.com
Visitas:
1197
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.