Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Merlendy Azteca escriba una noticia?

Consejos para el aseo del anciano dependiente

04/03/2011 08:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Atender a un familiar que pertenece a la tercera edad requiere paciencia y buena actitud, sobre todo si el ser querido tiene dificultades para valerse por sí mismo. Algunas recomendaciones acerca de su aseo personal harán que esta labor sea menos complicada

El aseo en el ser querido dependiente de usted es algo elemental, puesto que de ello dependen su comodidad y estado de ánimo. Claro está que este tipo servicio, como todas las demás atenciones que se le prodigan a los viejecitos, requieren de buena dosis de paciencia y buena actitud.

Muchas veces, lo que parece fácil se torna complicado, por lo cual le recomendamos seguir los siguientes consejos:

Baño

Puede realizarse desde cada 2 días hasta cada 5, dependiendo de factores como el peso del anciano (si lo baña todos los días, antes de un mes usted tendrá hernias por todos lados), frecuencia de sus evacuaciones, la limpieza al dársele sus alimentos, así como las dificultades que existan para trasladarlo al baño por la distribución de la casa.

Es recomendable que utilice jabón neutro o aquellos que contengan avena, almendra o cacahuate, pues proveen ciertos lubricantes apropiados para la piel y evitan que ésta se reseque. Asimismo, es conveniente reemplazar el tradicional estropajo por una toallita facial (hay esponjas con felpa en el lado opuesto que constituyen excelente auxiliar para el baño).

Se debe considerar que el baño al ancianito siempre debe dársele sentado, en una silla de plástico, con patas abiertas y que cuente con un orificio para poder asear perfectamente glúteos y sus genitales, para así impedir el desarrollo de focos de infección en esos lugares de difícil acceso.

Secado

Es fundamental secar con sumo cuidado todo el cuerpo del adulto mayor, ya que la presencia de humedad favorece el desarrollo de infecciones causadas especialmente por hongos. Este proceso debe ser mucho más escrupuloso si la persona padece diabetes, pues una infección como la descrita puede llegar a complicarse y pasar de simple comezón o pies con ardor a graves problemas circulatorios que, en caso extremo, conducirían irremediablemente a la necesaria amputación de dedos o el mismo pie.

Genitales

La limpieza de esta zona del cuerpo exige de todo su respeto y minuciosidad, no olvide que está tocando lo más delicado en lo referente al pudor del individuo pero, por otro lado, piense que es en esta parte donde más malos olores se producen y existen mayor número de bacterias y bichos.

Mencionado esto, será recomendable utilizar una toallita de felpa de algodón (toalla facial) impregnada con espuma de jabón para asear esta parte: En la mujer, preste mayor atención a los labios mayores y menores, pues es el área donde se acumulan secreciones que favorecen infecciones o irritaciones, y es la responsable del olor. En el caso del hombre, hay que limpiar detenidamente los testículos, escroto y tener especial cuidado con la piel que cubre el pene (prepucio), la cual debe retraerse para poder asear el surco del mismo, lugar en donde se pueden acumular secreciones que favorecen enormemente irritaciones y hasta infecciones en esta área.

Cabello y piel

Como cualquier otra persona, el cuidado del cabello en el anciano es importante, por lo que se deberá usar un shampoo apropiado, sea para cabello reseco o graso. Asimismo, después del baño se deberá secar y peinar adecuadamente, pues ello también forma parte de su dignidad y autoestima.

Ahora bien, si hablamos de la piel se debe tomar en cuenta que toda ella debe lubricarse, con cremas o aceites, ya que la acción del jabón, sea cual sea, resta a la epidermis el ya de por sí escaso lubricante natural que posee.

El uso de talco debe de limitarse a situaciones muy especiales, por ejemplo, cuando una mano se encuentra cerrada por un espasmo (estrechamiento súbito y breve de un vaso sanguíneo, que puede reducir temporalmente el flujo de sangre a los tejidos que irriga) en el paciente que presenta un problema neurológico; en tal caso, es muy frecuente que el anciano desarrolle infecciones por hongos, por lo que es recomendable impregnar un algodón con el talco indicado por el médico y colocarlo dentro de la cavidad de la mano. Para mantener el algodón en su lugar es suficiente cubrirle la mano con un calcetín con elástico un poco flojo, sin necesidad de vendas.

El uso de talco también se recomienda cuando hay excesiva humedad en algunos pliegues del cuerpo del viejecito (ingles, axilas), aunque el aseo frecuente siempre será lo más aconsejable.

Baño de esponja

Se recomienda esta alternativa cuando la persona está permanentemente en cama y el traslado al cuarto de baño es doloroso o dificultoso.

Este tipo de baño se realiza sobre la cama misma, de acuerdo a las siguientes recomendaciones:

  • Cierre las puertas y mantenga las ventanas entreabiertas evitando corrientes de aire.
  • Desnude completamente al anciano y coloque debajo de su cuerpo una sábana plastificada (es más sencillo si rota a la persona hacia un lado mientras desliza la sábana, y enseguida lo voltea al otro lado y repite la operación).
  • Coloque sábanas enrolladas a los lados de su cuerpo, cuidando que no queden espacios vacíos y proceda a enjabonar el cuerpo con la toallita facial repleta de espuma jabonosa.
  • Retire la espuma con la misma toallita, pero ahora con agua limpia; cuando ésta escurra hacia los lados será retenida en las sábanas enrolladas.
  • Evite colocarlo "boca abajo", ya que pudiera tragar agua y espuma contenidas bajo su boca, lo que resultaría muy desagradable y peligroso en cierto momento.
  • Lave minuciosamente cada parte del cuerpo del anciano. En el caso de los genitales se deben separar sus pliegues, pues muchas veces la vergüenza conduce a complicaciones derivadas del desaseo.

Rasurado

El procedimiento es, en esencia, sencillo y lógico, sólo debe humedecer la superficie facial que va a afeitar con agua tibia, para luego untar una capa uniforme de espuma o gel para rasurar y retirar el vello por áreas con un rastrillo bien filoso (que no se haya usado más de cinco veces). Al terminar, retire los residuos de espuma con una toalla húmeda y aplique loción para después de afeitarse.

Ropa

La ropa más aconsejable (interior y externa) siempre será la de algodón, ya que conserva una temperatura relativamente estable y absorbe excelentemente sudor, orina o cualquier líquido corporal.

Asimismo, las prendas deben ser holgadas, de preferencia sin cierres; sin embargo, si el anciano tiene la capacidad de trasladarse con cierta responsabilidad, podrá utilizar la ropa de su preferencia, mas los pants de algodón constituyen muy buena alternativa para ser usados dentro y fuera de la casa. La ropa abierta, es decir, la que se coloca solamente metiendo los brazos (primero uno y luego el otro) son también muy convenientes. En el caso de los hombres, bajar el cierre del pantalón forma parte de un reflejo condicionado persistente, de manera que el uso de este tipo de ropa es muy recomendable.

Ahora bien, siempre se debe vestir apropiadamente y de acuerdo a la temperatura ambiental, sin dejar de tomar en cuenta que debido a su inactividad y a la disminución de la circulación, el anciano conserva una temperatura un poco menor que los más jóvenes. De ninguna manera caiga en el error de cubrirlo exageradamente, pues se corre el riesgo de condenarlo a asfixiarse cubierto de trapos, o a deshidratarse.

Uso de pañal

Pocas personas creen relevante meditar al respecto, pero es importante que se tenga en cuenta que usar este accesorio disminuye la autoestima del anciano; por ello, se debe considerar el uso del pañal cuando se modifican los hábitos y rutinas del resto de la familia a causa de incontinencia urinaria (orina) o fecal (excremento) del abuelo, no antes.

De manera que el uso de pañal es una sabia decisión cuando el cuidador (quien lo atiende) y el cuidado (el anciano) han hablado de ello y se ha decidido en conjunto que es lo mejor. Recuerde, los mejores productos de este tipo son los que aglutinan los líquidos, es decir, los que lo hacen gelatina, pues de esta manera se logra mantener perfectamente seca el área pélvica y en especial los genitales.

Por su parte, las cremas o pomadas para las rozaduras son excelentes, especialmente las que contienen vitaminas A y/o E en su fórmula; igualmente, son recomendables aquellas que cuentan con algún antiséptico suave (como cloruro de benzalconio o yodopolivinilpirrolidona).

Asimismo, es útil aplicar (como medida preventiva) vaselina sólida en todo su cuerpo, en especial en la zona pélvica, genitales, periné (área comprendida entre los genitales y el ano), pues así se consigue lubricar e impermeabilizar la piel y de esta forma impedir la presencia de cualquier agresión para la misma. Considere, además, que al momento de aplicar esta sustancia se tiene contacto físico, lo cual es altamente gratificante para el anciano dependiente.

Calzado

Los zapatos deben lucir por su comodidad, no por su aspecto. Los de suela de goma son excelentes para evitar resbalones y caídas, y son mucho más aconsejables los tipo mocasín que los de agujetas, pues son más amplios y representan menor dificultad para calzarlos. Los tipo choclo, debido a las cintas, pueden representar un riesgo, pues el anciano puede pisarlas y tropezar.

Al elegir el calzado hay que tener en cuenta que, con suma frecuencia, los abuelos sufren hinchazón en piernas y pies, por lo que si usa zapatos ajustados seguramente le causarán trastornos circulatorios o dolor; en este caso, los choclos son buena alternativa, pues podrían ser aflojados si esta situación llegara a presentarse.

Finalmente, es fundamental que los calcetines o medias jamás opriman los miembros inferiores, pues se corre el riesgo de ocasionar isquemia (falta de oxigenación) y problemas circulatorios graves. Un elástico ancho y flojo es el indicado para los calcetines de su viejecito.

Recuerde, es muy importante el cuidado de todos los aspectos antes descritos, ya que si el abuelo se mira frente al espejo y advierte un ser humano limpio y bien vestido su ánimo se mantendrá alto, su actitud será positiva y esto repercutirá definitivamente en su estado de salud.

Fuente:Dr. José de J. Valencia Rodríguez


Sobre esta noticia

Autor:
Merlendy Azteca (134 noticias)
Visitas:
7958
Tipo:
Tutorial
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.