Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bestard escriba una noticia?

Conoce A Este Importante Reto Mental Para Que Vivas En Bienestar

20
- +
24/06/2020 10:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Te confieso que cuando joven tenía un amor platónico por esa gran cantante española que fue Rocío Dúrcal. Me encantaba su canción “Costumbres”. Esa canción refleja el gran reto para tu bienestar. Permite que te lo explique

Te confieso que cuando joven tenía un amor platónico por esa gran cantante española que fue Rocío Dúrcal.

Me encantaba su canción “Costumbres”.

Al pasar los años comprendí que esa canción hablaba sobre la infelicidad porque como dice en una de sus partes:

“No cabe dudas que es verdad que la costumbre es más fuerte que el amor”.

Y yo diría que es más fuerte que la felicidad.

Así que ante ti tienes un importante reto que se puede resumir en esta frase:

COSTUMBRES vs BIENESTAR

Permite que te lo explique.

La costumbre es la forma habitual y frecuente de cómo nos manejamos en la vida.

El desarrollar costumbres tiene un lado muy positivo pues significa un considerable ahorro de energía tanto física, como mental, a la hora de actuar en nuestra vida cotidiana.

Precisamente se llama “vida cotidiana” porque está conformada por ellas.

El desarrollo de costumbres conforma, en gran medida, esa zona de confort que nos permite lidiar con la incertidumbre y el misterio de la vida, pero a veces, sin darnos cuenta, terminamos acostumbrándonos a situaciones que nos hacen infelices.

Nos adaptamos a rutinas frecuentes y nos contentamos con relaciones que nos despojan, paulatinamente, de nuestra felicidad y de nuestro bienestar (escucha bien la letra de la canción que mencionaba al principio y te darás cuenta de ello).

Lo lamentable de todo esto es que impulsados por esos hábitos nos marcamos un ritmo en el cual no nos da tiempo a pausar y reflexionar qué es lo que estamos haciendo con nuestras vidas.

Es una sensación de que la vida se nos escurre, como el agua, entre las manos y uno sigue dando vueltas en el mismo círculo de infelicidad y descontento.

Es como si funcionáramos en piloto automático solo preocupándonos por sobrevivir.

Lo cierto es que detrás de toda esa resistencia a cambiar las costumbres está la necesidad de sentirnos seguros.

Lo que no entendemos es que mientras más seguridad tratamos de buscar más inseguros nos sentimos cayendo en un círculo vicioso.

Aunque no siempre somos conscientes de ello, en muchos casos, preferimos la seguridad a la felicidad.

Por eso, muchas personas pasan toda su vida soñando con algo, pero nunca se deciden a dar el paso porque eso significa renunciar a la seguridad conquistada.

Y comienzas a atentar contra tu bienestar cuando esa búsqueda de seguridad te convierte en una persona o:

  • Insatisfecha,
  • Amargada
  • Frustrada

Las costumbres te dan seguridad, pero no felicidad

El problema es cuando a tenor de mantener esa seguridad creamos lazos que nos estrangulan y nos impiden hasta el respirar libremente.

La especie humana tiene un gran potencial de adaptación, pero cuando está enfocada a la supervivencia y no a la felicidad es cuando esa adaptación se convierte en malestar.

Esa es una de las razones por la que las personas pasan gran parte de su vida realizando trabajos que no les gustan o manteniendo relaciones que han dejado de satisfacerles porque ya no tienen ningún punto en común salvo el del hábito construido a lo largo de los años.

Vivir de esta manera es resignarnos, equivocadamente, a creer que la infelicidad es parte natural de la vida.

Hay un proverbio árabe muy elocuente al respecto: “De nada te sirven los ojos cuando tu cerebro es ciego”.

La ceguera cerebral ocurre cuando no nos damos cuenta que hay momentos en los que necesitamos permanecer dentro de nuestra zona de costumbres y hay otros en los que necesitamos saltar fuera de ella.

Lo crucial es saber cuándo ha llegado la hora de ajustar las velas y cambiar de rumbo.

Debes ser consciente que para avanzar tendrás que liberarte de gran parte del peso que has acumulado gracias a esas mismas costumbres.

En ese momento tendrás que preguntarte:

¿A cuántos de mis hábitos estoy dispuesto a renunciar para potenciar el bienestar que tanto necesito?

Recuerda esto: Las costumbres te dan seguridad, pero no felicidad.

Te voy a relatar algo muy interesante:

Si ponemos una rana en una olla de agua hirviente, inmediatamente intenta salir.

Pero si ponemos la rana en agua a la temperatura ambiente, y no la asustamos, se queda tranquila.

Cuando la temperatura se eleva de 21 a 26 grados, la rana no hace nada, e incluso parece pasarlo bien.

A medida que la temperatura aumenta, la rana está cada vez más aturdida, y finalmente no está en condiciones de salir de la olla.  Aunque nada se lo impide, la rana se queda allí y se cocina.

Si te estás cocinando lentamente en el sufrimiento creado por tus costumbres, es hora de que saltes fuera de tu olla mental.

¿Estás dispuesto a hacerlo?

Coméntame al respecto.

Y comparte esta información.

“No cabe dudas…”, que esa es una noble tarea.

MUCHAS GRACIAS.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Bestard (54 noticias)
Visitas:
497
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.