Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Charlypol escriba una noticia?

Connivencia

22/05/2011 23:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La historia de un hombre me llevó a querer escribir un libro basado en sus sufrimientos a raíz de ser un testigo peligroso de una connivencia mortal

Su historia trata de un hecho lamentable de impunidad y gatillo fácil en Argentina resumida en estas palabras:

El caso se convirtió en un símbolo de protesta contra la represión y violencia policial. Y la causa judicial, que prescribió en el año 2002 y terminó con una sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos contra el Estado argentino, resultó un caso modelo de impunidad de la Justicia y su connivencia con sectores del poder policial y político.

Indagando sobre el tema quise saber lo que significa la palabra connivencia para lo cual acudí al diccionario online, pero para ampliar un poco más busque hasta encontrar esta definición:

CONNIVENCIA

El verbo nicto - nictare significa hacer guiños o señas con los ojos, parpadear, mostrar con cualquier señal, que se ha percatado uno de cualquier cosa que brilla o se mueve. De este verbo procede el compuesto conniveo - connivere - connixi, que significa cerrar los ojos, guiñar los ojos, hacer la vista gorda, descuidarse, dormirse. Altero oculo connivere significa guiñar un ojo. In aliqua re connivere, ser indulgente en algo. Con referencia a los astros, connivere significa eclipsarse. Está claro el significado de connivencia. Se ha mantenido invariable desde que se forjó la palabra. Seguramente por ser un cultismo muy poco usado.

La connivencia es la colaboración más valiosa con que puede contar todo aquel que quiera transgredir la ley o modificar la legalidad. Guiñar el ojo, hacer la vista gorda, cerrar los ojos o eclipsarse, son señales todas ellas en favor del que delinque. Son variaciones de un mismo tema. Unas de no beligerancia, otras de complicidad discreta, que no pueda nunca materializarse en acusación formal. Estas actitudes son propias de quien piensa que el delito no le afecta, y por tanto decide no intervenir. Es una actitud ya muy generalizada en la ciudadanía. La reacción más frecuente ante una agresión sufrida por un desconocido, es pasar de largo, no complicarse la vida. Con esto los delincuentes pueden cometer sus fechorías a plena luz del día y ante la mirada distraída de multitudes, que como dice el refrán, es como si aprobasen lo que ven.

Cuando la connivencia es con quienes van minando nuestros derechos civiles, puede tener hasta un aura de tolerancia, puede venderse incluso como una gran virtud democrática. Tolerancia con grupos cada vez más intolerantes. Pero como el ejercicio de la connivencia-tolerancia se va haciendo gradualmente, se llega al fin a aceptar como algo natural que en un campamento de euskaldunización un chavalín tenga que hacer las excursiones con la mochila cargada de piedras por haber hablado en español. Y se acepta que todos los fines de semana los chiquillos de las ikastolas se calcen los pasamontañas para hacer sus chiquilladas. Y que los adversarios políticos puedan ser coaccionados, amenazados y cuando convenga, asesinados. Y se les dan nombres decentes a estas cosas. Y ya ni siquiera se mira para otra parte. Se miran de frente y se comprenden. Se ejerce con ellas la virtud de la tolerancia, de la convivencia con los que "piensan" de forma distinta, la transigencia con sus pequeñas transgresiones.

Y por fin, la clave. Perseguir a los terroristas, pararles los pies, detenerles, es poner en peligro la paz. Es un acto de irresponsabilidad. Es demostrar que no se quiere la paz, que se busca tan sólo la confrontación. Eso han confesado, su connivencia con el terrorismo. Era evidente, pero aún no la habían confesado. Los que realmente tienen el poder, les obligan a destaparse. Y sólo están empezando. Aún nos falta oír muchas más cosas sobre la paz que quieren vendernos. Y nosotros, como si no entendiéramos de qué va la película, que a cuánto el kilo.

Más sobre

Mariano Arnal

Al leer esto, baya sorpresa, dije: "Pero si esta palabra está en la Biblia" Entonces busque en el libro de Proverbios escritos por el rey Salomón y leí en el capitulo 6 que decía esto:

El hombre malo, el hombre depravado, es el que anda con perversidad de boca; que guiña los ojos, que habla con los pies, que hace señas con los dedos.

Perversidad hay en su corazón; anda pensando el mal en todo tiempo; siembra las discordias.

Había leído estos versículos muchas veces y como fuí visitador carcelario por muchos años pensaba que estos versículos iban dirigidos a delincuentes comunes que a la vista de todos se hablaban entre ellos con señas y con un movimientos de dedos muy sagás.

Al interesarme en esta historia y al escuchar y leer sobre la connivencia que había entre jefes policiales, jueces y políticos quedé pasmado.

La historia de mi amigo me dejó helado, el pasó cuatro años de su vida preso, quisieron asesinarlo, inducirlo al suicidio, hacerlo callar por ser testigo de un asesinato y victima de una connivencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Charlypol (628 noticias)
Visitas:
3208
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.