Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dr. Guillermo Carmona escriba una noticia?

Conductas homosexuales

07/05/2010 00:02

0 Cuáles son las diferencias que existen entre éste tipo de conductas y la preferencia homosexual

0

Hoy vamos a tocar el tema de la conducta homosexual y saber cuáles son las diferencias que existen entre éste tipo de conductas y la preferencia homosexual

¿Qué son las conductas homosexuales?

Se dice que toda actividad que lleva a cabo un organismo y que es observable, es una conducta, entonces, un individuo, no importando su propia preferencia sexual, puede realizar una actividad que sea diferente a sus propias preferencias sexuales. En otras palabras, los seres humanos tienen una gran capacidad para realizar diferentes actividades y no están excluidas las del orden sexual. Por ello, podemos observar a hombres y a mujeres heterosexuales que tienen ocasionalmente una relación sexual con personas de su mismo género, así también, aquellos que su preferencia es homosexual, llegan a experimentar por diversas causas, una relación heterosexual. Por todo esto, las personas pueden sentirse confundidas y llegar a pensar que o son homosexuales o que se están convirtiendo, así mismo, las personas homosexuales pueden pensar que se están volviendo heterosexuales. La realidad es que simplemente tuvieron una conducta sexual diferente que no va a cambiar en nada su propia preferencia sexual. Hay que recordar que las preferencias sexuales se refieren al gusto por relacionarse con personas sexualmente y afectivamente. En las conductas sexuales, solamente interviene el deseo sexual por placer. En la actualidad, es común ver que los hombres y las mujeres traten de obtener diferentes tipos de experiencias sexuales, debido a una apertura en la sociedad que poco a poco ha ido aceptando los derechos de libertad que los individuos deben tener. Hasta hace algunas décadas, este tipo de actividades eran totalmente ocultas ya que se consignaban duramente.

¿Quiénes son más proclives a éste tipo de conductas?

Es importante decir que la incidencia de las conductas sexuales han venido cambiando aceleradamente en las últimas dos décadas. Las causas son diversas, entre ellas, el conocimiento científico de la sexualidad, ha permitido a los individuos perder los miedos, y conocer con mayor precisión el potencial sexual que se tiene. Pero como un evento curioso, son los hombres los que tienen una mayor consignación social, que las mujeres. Esto se debe a que todavía se considera nocivo el que un hombre tenga o bien una preferencia homosexual, y se agrava su situación, si el hombre es heterosexual y se ha permitido el experimentar con conductas homosexuales. En una sociedad como la nuestra, en donde existe una doble moral, se justifica por un lado el rechazo a las conductas homosexuales cuando se trata abiertamente de la experimentación sexual, esto es, cuando se descubre el que se tuvieron relaciones coitales homosexuales, pero se permiten otro tipo de expresiones conductuales homosexuales, como es el caso de los varones que no tienen ningún empacho por ver o participar en eventos deportivos en donde el manoseo de los jugadores es parte de los festejos, me refiero a los casos en donde los futbolistas se tocan las nalgas unos a otros y los dedos van dirigidos específicamente a tocar el ano de su compañero. El caso de las mujeres, puede ser un tanto distinto, ya que desde hace muchos años no se veía mal en la sociedad que dos chicas anduviesen tomadas de las manos por la calle, se llega a considerar una conducta “normal y aceptable” por todos. El que una mujer heterosexual u homosexual tengan una experiencia con personas diferentes a su preferencia, no las hace candidatas al rechazo o la consigna por parte de los hombres, muchas veces, son aceptadas, porque están cumpliendo con una de las fantasías más comunes masculinas, el ver a dos mujeres teniendo relaciones sexuales, y si ese hombre puede participar de la experiencia, seguramente que aceptará con mayor vehemencia la conducta de la mujer.

¿Se puede llamar infidelidad cuando una persona heterosexual está comprometida con otra y tiene una conducta homosexual?

La infidelidad se refiere a todo acto en donde no está enterada la persona con la que has contraído un contrato ya sea verbal o por escrito. El que tu actividad sexual sea diferente a lo establecido no conlleva el que no estés siendo infiel. Muchos hombres piensan que no son infieles, porque solamente fue esporádico y sin afectos. Es diferente si la pareja está de acuerdo. Podemos poner el caso de las personas que buscan integrar a otra persona en su actividad sexual. En el momento que los integrantes de la pareja están totalmente de acuerdo en la participación con alguien más, o inclusive que solamente participe uno de ellos con otra persona, es seguro que ninguno de ellos puede sentirse afectado por la infidelidad.

Los varones, cuando se enteran que su pareja ha tenido una aventura sexual con otra mujer, aviva una fantasía,

¿Cómo reaccionan los hombres y las mujeres ante el conocimiento de la conducta homosexual de su pareja?

Para contestar esta pregunta es necesario separar a los géneros, ya que es diametralmente diferente la respuesta de los hombres y de las mujeres. En el caso de los varones, cuando se enteran que su pareja ha tenido una aventura sexual con otra mujer, en una mayoría, no siente ofensa alguna, ya que no los mete en competencia, sino por el contrario aviva una fantasía, casi siempre tratan de que la pareja les de detalles del encuentro, muchos de ellos se vuelven comprensivos y estimulan la conducta manifestándose de acuerdo, si su pareja quisiera repetir la experiencia, otros más tratarán de convencerla de estar presente y dejan abierto la posibilidad de participar o no, de acuerdo al gusto de la pareja. Son relativamente pocos los que demuestran afectación por esta conducta, se sienten tranquilos cuando descubren que siguen siendo atractivos para su pareja y que solamente se trató de una curiosidad o del disfrute placentero ocasional. En el caso de las mujeres, existe una sensación de frustración por la figura masculina, ya que ellas sienten que no hay forma de poder competir. Sienten que si hubiese sido la experiencia con una mujer, tendrían mayor oportunidad de realizar acciones a que compensen la pérdida, pero ante otro hombre, se les dificulta. Recuerdo una mujer que decía, me podría compara con otra mujer con respecto a la edad, a la belleza, a las demostraciones afectivas y sexuales, pero ante otro hombre, ¿cómo compito? Yo no tengo la menor idea, que puede darle otro hombre. La sensación de impotencia, con una mezcla de desagrado, molestia, desencanto, enojo. Y sobre todo el pensar que he sido por un buen número de años por alguien que ni siquiera comparte mis gustos (preferencias) sexuales, el haberse equivocado en la elección de la pareja, el que decir a sus hijos, a la familia, a la sociedad, hacen de la mujer que se sienta sumamente agredida.

Como siempre sus recomendaciones.

Debemos entender que la sexualidad humana tiene un potencial enorme, que permite a los individuos obtener gratificaciones y estímulos de diversas formas, y que las conductas diferentes a nuestras preferencias no cambian al individuo en su esencia. La comunicación sexual de las parejas es vital para lograr el equilibrio emocional, afectivo y sexual.

Escucha al Dr. Carmona de lunes a jueves de 8 a 9 de la noche por: www.juventudenradio.com

Si deseas que se toque algún tema en especial escribe a sincensura69@hotmail.com

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en