Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Condicionan republicanos apoyo a reforma migratoria a la seguridad

04/07/2010 14:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El senador republicano por Arizona, John McCain, reiteró hoy que una reforma migratoria integral debe comenzar primero con la seguridad fronteriza, de manera similar a un plan anunciado por senadores demócratas en abril pasado. “Podemos tener segura la frontera. Jon Kyl (senador republicano de Arizona) y yo tenemos un plan de diez puntos. Podemos asegurarla y luego avanzaremos con una reforma migratoria integral”, dijo McCain este domingo a la cadena ABC. McCain, que en 2007 impulsó sin éxito un plan de legalización con el ahora fallecido senador demócrata Edward Kennedy, invitó al presidente Barack Obama a que visite la frontera y compruebe “la absoluta necesidad” de protegerla antes de que la violencia se extienda más al lado estadunidense. Indicó que cuando nuestro gobierno pone señales en la frontera sur que advierten sobre el contrabando humano y de drogas, “entonces nuestra frontera no es segura y nuestros ciudadanos no están seguros”. En un discurso ofrecido el jueves pasado en la Universidad Americana, el presidente Barack Obama dijo que 11 republicanos -incluido McCain- apoyaron en el pasado una reforma migratoria integral, pero que ahora la rechazan “bajo presiones partidistas y políticas en un año electoral”. El senador McCain minimizó las críticas, al indicar que en esa época el entonces senador demócrata Obama apoyó enmiendas contra un programa de trabajadores temporales, lo cual afectó a la coalición que impulsaba la propuesta, que era debatida en ese entonces por el Senado. Señaló que la situación actual es “muy diferente” a la de 2007, porque la violencia vinculada con contrabando humano y los cárteles de la droga, que ha costado la vida a 23 mil mexicanos, incluidos cinco mil en lo que va del año. “Es por eso que pido al presidente que venga a la frontera. No es la misma que en 2007. Y la gente no merece que nuestros rancheros sean asesinados, que un contrabandista de drogas no dispare a un oficial con una AK-47 en el condado de Pinal”, en Arizona, afirmó. Una opinión similar formuló el senador republicano de Carolina del Sur, Lindsey Graham, quien criticó a Obama por presionar al Congreso por las reformas de inmigración y de energía, dos importantes asuntos de la agenda doméstica, a pocos meses de las elecciones de medio ciclo de noviembre. Graham advirtió también sobre las consecuencias de la entrada en vigor a fin de mes de la ley SB1070 de Arizona, que criminaliza a los indocumentados. Se espera que el Departamento de Justicia se una a grupos cívicos en una demanda contra la instrumentación de esa ley, pues violaría la Constitución. “Si se presenta una reforma migratoria al pleno (del Senado) en este ambiente, fracasará. Y fracasará miserablemente, y nadie la tocará por una década y lo que ven en Arizona va a ocurrir en todo el país”, sentenció el senador en declaraciones a reporteros la semana pasada. Con respecto a la oposición de miembros de su partido a un plan de legalización, Graham apuntó: “si mi partido no apoya la idea de que el gobierno debe hacer algo (...) entonces estamos en problemas por un largo tiempo con la comunidad hispana”. Senadores demócratas presentaron en abril pasado un plan de reforma migratoria que ponía la seguridad fronteriza como condición para la legalización de unos 11 millones de indocumentados, pero hasta la fecha ningún republicano ha apoyado esa propuesta. El plan demócrata incluyó elementos elaborados anteriormente por el senador demócrata Charles Schumer y el republicano Graham, quien luego retiró su apoyo a la medida. Los demócratas han buscado mostrar los avances en las reformas de salud y financiera, así como medidas en apoyo a pequeñas empresas para lograr el voto latino en noviembre próximo, pero el tema de inmigración podría afectar sus planes de mantener el control de ambas cámaras del Congreso en ese mismo mes. Una encuesta de la firma Gallup divulgada a principios de este mes indicó que el apoyo de los hispanos a Obama bajó a un 57 por ciento en mayo, en comparación con el 69 por ciento registrado en enero y el 64 por ciento en febrero, en tanto que el respaldo al mandatario se mantuvo estable entre blancos y negros. Las caídas más pronunciadas ocurrieron en febrero, luego del mensaje anual a la nación por parte de Obama en el que apenas mencionó el tema de inmigración y en mayo, cuando reportes de prensa indicaron que el presidente había sacado de su agenda política un plan de reforma migratoria, según Gallup. La caída entre los hispanos encuestados en inglés fue del 65 por ciento en enero al 60 por ciento en mayo, pero entre los latinos entrevistados en español la baja fue de 73 por ciento en enero al 52 por ciento en mayo. Obama no dio un plazo concreto para una reforma migratoria en su reciente discurso, como lo hizo antes con la reforma de salud, la guerra de Afganistán “o cualquier otro tema que a la administración realmente le interesa”, lamentó el columnista del Chicago Tribune, Clarence Page.


Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1924
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.