Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Francisco Arias Solis escriba una noticia?

Concha Méndez por Francisco Arias Solís

20/04/2010 18:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La voz de la sirenita del mar

CONCHA MÉNDEZ

(1898-1986)

Si será la última pena

me pregunto cada vez

que una pena se me acerca

para hacerme entristecer.”

Concha Méndez.

LA VOZ DE LA SIRENITA DEL MAR

Concha Méndez era la niña desarrollada que veíamos, adolescentes –escribía Juan Ramón Jiménez, en el prólogo de Vida a vida-, con malla blanca, equilibrista del alambre en el casino de verano; la que subía con blusa de marinero del aire, prologuista de la aviación, en el trapecio de Montgolfier cabeceante y recortaba su desnudo chiquito blanco negro sobre el poniente rojo; la sirenita del mar que sonreía secreta a los mocitos en su nicho de cristal, acuario esmeraldino, entre algas corales y otras conchas; la campeona de natación, de jiu-jitsu, de gimnasia sueca. La hemos encontrado en el Polo, el Ecuador, el cráter de Momotombo, la mina de Társis”.

Concha Méndez Cuesta nace en Madrid el 27 de julio de 1898, viajera infatigable, amiga y compañera de los que constituyeron la Generación del 27. En 1931, Federico García Lorca le presenta, en la granja El Henar, a Manuel Altolaguirre. Desde este momento inician una interesante labor en común, cuyo primer fruto fue la imprenta del hotel Aragón, donde editaron la revista Héroe, que contó con la colaboración de Juan Ramón Jiménez, Unamuno, Salinas y Guillén. En 1932 contrae matrimonio con Altolaguirre, en una iglesia madrileña. Fueron sus testigos Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Guillén, Cernuda. El matrimonio se instala en Madrid, en el número 35 de la calle Viriato. Al año siguiente, muere al nacer, su primer hijo. Parte para Londres, acompañando a su marido. Fundan la revista 1616 en recuerdo del año de la muerte de Cervantes y de Shakespeare y con la pretensión de aproximar la cultura de los países. En 1935 nace Paloma Altolaguirre en Londres. Regresan a Madrid y en la misma calle Viriato, en el número 73, instalan una nueva imprenta denominada “La Verónica”. Prosiguen su labor editora y confeccionan Caballo verde para la poesía, revista dirigida por Pablo Neruda. En 1937 colabora con distintos poemas en Hora de España. Se traslada con su marido y su hija a París, donde les recibe cordial y generoso Paul Eluard. Publica en Hora de España su prólogo de El Solitario, drama poético en tres actos. En 1939 abandona París rumbo a América. En La Habana Concha y Manuel se detienen y permanecen hasta 1943. Reanudan con fervoroso entusiasmo, sus actividades literarias y fundan una nueva imprenta denominada asimismo, “La Verónica” y una colección poética que llaman “El ciervo herido”. En 1943 parten para México. En 1944 se separa de Manuel Altolaguirre. Concha Méndez permaneció en México hasta su muerte, ocurrida el 7 de diciembre de 1986.

Concha Méndez publicó su primer libro en 1926, con el título de Inquietudes, dos años después aparece Surtidor, en ambos se aprecia cierta influencia de Alberti y Cernuda, especialmente del primero, cuya poesía le marcará durante casi toda su obra. A finales de 1929 viaja a Uruguay y Argentina donde publica su tercer libro Canciones de mar y tierra. Visita Francia e Inglaterra. En marzo de 1932 aparece su cuarto libro Vida a vida y en 1936 aparece Niño y sombras. En Cuba publica su sexto libro Lluvias enlazadas, que incluye casi todos los poemas de Vida a vida. En 1944 publica en México Villancicos de Navidad y Sombras y sueños. Después de muchos años sin publicar poesía, aparece en 1979 Vida o río, su último libro.

En 1931, Federico García Lorca le presenta, en la granja El Henar, a Manuel Altolaguirre

Los temas y motivos de la obra de Concha Méndez se sitúan en el vanguardismo. Transmitiendo a sus versos su vitalismo personal y deseo de aventura.

En México los poetas malagueños Emilio Prados y Manuel Altolaguirre iban a resucitar de nuevo la revista Litoral con José Moreno Villa, Juan Rejano y Francisco Giner de los Ríos. En aquel resucitado Litoral, la voz de Concha Méndez nos dice: “En las aguas del estanque / donde el cielo se refleja, / había otro cielo de agua / con misteriosas estrellas. / Me senté al borde. La noche / había tendido velas. / Me pareció como un barco / que a la inmensidad nos lleva...”

Francisco Arias Solís

Por una justicia democrática y por una judicatura digna.

CÁDIZ CON EL JUEZ BALTASAR GARZÓN

Acto de apoyo al juez Garzón en la Asociación de la Prensa.

Miércoles 21 de abril a las 20:00 horas.

Internautas por la Paz y la Libertad y Foro Libre.

URL: Http://www.internautasporlapaz.org


Sobre esta noticia

Autor:
Francisco Arias Solis (324 noticias)
Visitas:
4079
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.