Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Innovaworld escriba una noticia?

El concepto 2.0 de la moda online

19/10/2017 01:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Swedish Kingdoms presenta el nuevo concepto de moda online, donde el usuario elige las combinaciones de colores y prendas que mejor le convienen

“Incrédulas y con sorpresa”, según confiesan, Sol Acuña y Josefina Helguera recibieron el prestigioso Premio Emprendedor del Año 2013, que entrega Ernst & Young. Sin embargo, las fundadoras Rapsodia, no son ningunas improvisadas y encarnan a la perfección los valores y el carácter propios de los emprendedores: confianza, entrega, perseverancia, creatividad, visión, realismo, optimismo, liderazgo y trabajo en equipo, entre muchos otros.

Catorce años después del lanzamiento de la marca, que se transformó en un estilo propio para el público femenino de la región, Acuña y Helguera, amigas desde la infancia, revelan en una entrevista con Management cómo lograron identificar, en base a sus necesidades personales, un espacio sin cubrir en el mercado de la moda, los pasos que tuvieron que dar para llegar a la marca propia y los secretos de su éxito, que en los últimos años traspasó las fronteras.

Rapsodia nació en 1999 y, desde entonces, la Argentina ha cambiado mucho. Desde la primera tienda en La Cañitas hasta la consolidación regional: ¿Qué cambió y qué sigue igual en ustedes como emprendedoras después de todo ese tiempo?

Josefina Helguera (J.H.): Pasó que nosotras crecimos, desde lo personal y lo profesional, y, a la par lo hizo Rapsodia. Fue un camino increíble, luminoso y repleto de colores, tal como es la marca. Arrancamos solas y el camino se fue abriendo en forma muy estructurada, soñando y volando muy alto, pero en una realizad que arrancó desde "contigo pan y cebolla".

Sol Acuña (S.A.): Cuando empezamos, en un momento tuvimos que reclutar gente y no sabíamos cómo hacer ¡teníamos miedo de hasta revelar nuestra ideas y secretos! Pensábamos que íbamos a hacerlo todo solas, pero de repente se formó el departamento de Recursos Humanos, que fue un puntapié excelente, porque no sabíamos que teníamos que preguntar. Y todo se fue dando muy rápido, se fue profesionalizando de una forma impensada. Y entonces empezamos a crecer.

Swedish Kingdoms estará disponible en todo el mundo a mediados de 2018

 

¿Ese vértigo no las asustó?

S.A.: Fue un cambio. Pasamos de hacer todo nosotras a que llegue gente profesional, con ideas, con las cuales compartir y crear. No nos asustó, pero fueron dolores de crecimiento, de adaptación, aunque siempre positivos al final.

J.H.: Lo más importante fue que pudimos forjar muy fuerte la personalidad de la marca desde el mismo origen. En los primeros años ya teníamos una identidad y, entonces, toda la gente que se iba sumando al proyecto sabía qué tenía que hacer, comprendía cuál era nuestra esencia.

Esa personalidad es la que escribieron en aquel ‘libro violeta’, su primer business plan ¿Cambió en estos catorce años?

J.H.: Es impresionante, no cambió nada. El libro violeta consta de diez páginas en el que estaba todo: nuestra clienta target, posicionamiento y hasta nuestra primer local en un barrio como Las Cañitas, que no era shopping e iba a ser como nuestra casa, con desniveles, chimenea, en donde uno se iba a poder sentir bien a gusto.

¿Cómo hicieron para contagiar ese espíritu tan ‘familiar’ a una empresa de indumentaria?

J.H.: Primero teníamos que creernos nosotros nuestro proyecto. Entonces, para bajar nuestro plan a tierra teníamos que saber y pensar cuál era nuestro sueño, a dónde queríamos llegar. Es como que te digan: “Soñá lo mejor que te pueda pasar en tu vida”. Eso fue lo que hicimos.

S.A.: En definitiva, nos preguntamos qué ropa querés hacer, cómo la querés vender y qué le querés dar a Azucena, nuestro cliente target imaginario. Y entonces escribimos que queríamos que Azucena compre en un lugar que fuera como su casa, que tenga su probador grande, que se vea en un espejo divino, que la chica de ventas sea una amorosa, que la deje mirar todos los percheros, y que si necesita asistencia esté a su servicio; si necesita estar sola que esté sola.

Fernández opta por la exclusividad y calidad ante la nueva era téxtil

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Innovaworld (1 noticias)
Visitas:
2210
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.