Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cefauro escriba una noticia?

Comunicación y Aprendizaje

10/09/2010 08:22

0 Desde la Prehistoria de la Humanidad, el ser humano se ha comunicado, ya fuera con señas, con gestos, con sonidos, con ruidos o con señales como el humo y los gráficos, llámense números o dibujos

0

Comunicación y Aprendizaje.

Es importante que resaltemos que la comunicación permite llevar un mensaje a otra u otras personas, con el propósito de instruirle o educarle. Por otra parte, aprender consiste en aceptar algo que nos han transmitido, es hacer para sí un conocimiento.

Es así, que hablar de comunicación y aprendizaje nos conduce a considerar que existe una estrecha relación entre ambas áreas, porque para aprender se requiere comunicar, es decir, transmitir una serie de informaciones dirigidas a lograr cambios de actitud y de aptitud en los alumnos, no importando su nivel de estudio, edad, condición social o desarrollo intelectual.

Cómo se logran los cambios es el gran reto que todo docente tiene a diario. Es entonces, cuando acude al uso de los recursos y materiales didácticos, que le permiten captar la atención de los alumnos para que logren leer, escribir, dibujar, analizar y otras actividades propias del aula de clases.

Al inaugurarse la Época Antigua, recién se descubrió la forma gráfica de expresarse (la escritura), el proceso de enseñanza - aprendizaje se fue fortaleciendo, ya que la curiosidad, el ensayo y el error a ciegas, fueron minimizados dándole paso a la reflexión, al uso de razón como instrumento para encontrar la verdad.

Durante la Edad Media la labor de comunicación y aprendizaje recayó en manos de la Iglesia Católica, que desarrolló un sistema educativo centralizado y secreto, con el cual solamente se beneficiaban las congregaciones de religiosos y religiosas.

Fue a partir de la Época Moderna con los grandes cambios que se dieron al nivel mundial, como los descubrimientos geográficos, el cisma de occidente y, para efectos de nuestro estudio, el invento de la imprenta de Gutenberg jugó el principal de los roles para que la comunicación y el aprendizaje fuera ampliado a las clases sociales que antes desconocían los beneficios de la instrucción en las artes ciencias de ese tiempo.

Nuestra época continuó profundizando el proceso de transformaciones, con el invento del telégrafo, del teléfono, la radio, la televisión, siendo los más notables y de mayor influencia en la actualidad, la televisión digital satelital, el teléfono celular y la internet. Este último recurso, que es el más completo, pues reúne todos los medios de comunicación antes mencionados, ha sido de gran apoyo a la labor del docente en el proceso educativo en nuestro país y al nivel mundial.

· La comunicación, que tiene como objetivo lograr una transformación, se da mediante el uso de instrumentos impresos, eléctricos y electrónicos que transmiten una serie de mensajes dirigidos a la población nacional o mundial sin distingos de ningún tipo, contribuyendo con la modificación de la conducta del niño, del adolescente y hasta de los adultos, sin que haya una verdadera regulación al respecto.

· El aprendizaje impositivo, característico de la escuela tradicional, que promueve la continuidad de la enseñanza magistral y que se centraliza en el aula de clases, herencia de la Edad Media, no permite que el educando despegue hacia la búsqueda de nuevos horizontes de desarrollo.

· El docente es el primer obstáculo para lograr las transformaciones en materia de comunicación y aprendizaje, pues aún cuando sea depositario de las actualizaciones psicopedagógicas, metodológicas y andragógicas a través de seminarios, se resiste a llevar esas actualizaciones al aula de clases, porque lo que no comprende no lo considera viable.

Para enfrentar la problemática que nos ocupa, estudiaremos la relación existente entre comunicación y aprendizaje, fenómeno cultural que se ha dado, como lo hemos afirmado anteriormente, en todas las épocas históricas, incluso en la Prehistoria, cuando la comunicación se daba de manera directa y rudimentaria sin que mediara el interés intencional de tomarla como instrumento para el aprendizaje, aunque de hecho así se dio.

Paulo Freire, filósofo, psicólogo, abogado y educador brasileño, escribió los textos iniciales que inspiraron a toda una generación de especialistas de la comunicación de América Latina, entre ellos Juan Díaz Bordenave, Mario Kaplún, Francisco Gutiérrez y Daniel Prieto Castillo.

La educación como proceso de comunicación (es decir, diálogo, reflexión colectiva, puesta en común, participación), ha sido motivo de múltiples debates al nivel internacional, siendo que es indispensable en una sociedad donde la escuela ya no es la que “forma” al individuo como se creía tradicionalmente. La escuela no solamente no forma, sino que tampoco deforma. Su influencia actual es limitada, porque se ha quedado al margen de una sociedad donde los individuos y las comunidades están sometidos permanentemente a otras influencias que contribuyen en su formación (o deformación). La televisión, la publicidad, la presión de grupo, y por supuesto el acceso a la red (web) a través de Internet, son factores que, sobre todo en el ámbito urbano (que hoy es globalmente mayoritario), determinan la conformación de una personalidad “mediada”.

El informe encomendado por la UNESCO a la Comisión Internacional sobre la Educación en el Silo XXI, presidida por el ex ministro de Francia Jacques Delors concluyó que los cuatro pilares de la educación son:

1. Aprender a conocer

2. Aprender a hacer

3. Aprender a convivir

4. Aprender a ser

En América Latina varios foros y autores han enriquecido esos conceptos añadiendo: aprender a emprender.

Estos pilares son la base fundamental de la educación contemporánea. Mario Kaplún usaba expresiones como “se aprende al comunicar”, “conocer es comunicar” o “del educando oyente al educando hablante”, y afirmaba: “educarse es involucrarse y participar en un proceso de múltiples interacciones comunicativas”. En la medida en que la educación se concibe como un proceso de aprendizaje de toda la vida, no puede sino acudir a la comunicación como su complemento directo.

Siguiendo a Paulo Freire, si la educación es a la vez un acto político, un acto de conocimiento y un acto creador, entonces no puede sino hacer el mismo camino que la comunicación en el proceso de cambio social.

De ahí el rol tan importante de los medios de comunicación públicos, aquellos que informan y proponen contenidos que refuerzan los valores humanos y los derechos colectivos, y los medios comunitarios, que a partir del derecho a la comunicación construyen comunidades de diálogo y participación. Sin los medios de comunicación públicos y participativos, es difícil equipar mejor a la escuela frente a los medios de difusión comerciales, cuyos límites en el campo de la responsabilidad social son bien conocidos. Con lo anteriormente anotado, reforzamos la idea de que la comunicación es indispensable para que haya aprendizaje.

Para darle fortaleza a esta investigación, hemos considerado necesario incluir una serie de acepciones idiomáticas y sus definiciones, con relación a los conceptos en cuestión.

La comunicación y el aprendizaje se vienen dando como un binomio inseparable desde que el ser humano sintió la necesidad de inducir a los demás a que hicieran algo distinto; así mismo, cuando alguien llegó a hacer imitaciones de conductas.

Comunicación.

· Es la forma en que se transmite información de un emisor a un receptor, ya sea hablando directamente entre las personas, o a través de un medio electrónico, como Internet, teléfono, mensajes de texto por celular, etc.

· Es un fenómeno inherente a la relación grupal de los seres vivos por medio del cual éstos obtienen información acerca de su entorno y de otros entornos y son capaces de compartirla haciendo partícipes a otros de esa información.

· Es el acto de expresar y compartir ideas, deseos y sentimientos.

· Es la transferencia de mensajes por medio de transmisiones de señales.

Aprendizaje.

· El aprendizaje es el proceso a través del cual se adquieren nuevas habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como resultado del estudio, la experiencia, la instrucción y la observación.

· Cambio más o menos permanente de la conducta, producido como resultado de la información recibida y de la práctica ejercida.

· Cambios en el comportamiento de un individuo derivados de la experiencia.

· Proceso mediante el cual el sujeto incorpora o modifica una experiencia a su presente conocimiento o destreza. Es el motivo imprescindible del acto formativo.

El proceso enseñanza – aprendizaje formal, no formal e informal.

Según las definiciones clásicas, la educación formal es la impartida en escuelas, colegios e instituciones de formación; la no formal se encuentra asociada a grupos y organizaciones comunitarios y de la sociedad civil (siendo la que en aquel momento se consideró que podía realizar una especial contribución a la formación en los países en vías de desarrollo), mientras que la informal cubre todo lo demás (interacción con amigos, familiares y compañeros de trabajo). En la práctica, y debido a la naturaleza misma del fenómeno educativo, las fronteras entre categorías se difuminan fácilmente, sobre todo entre la educación no formal y la informal. Esta distinción tripartita pasó a asociarse además a un nuevo concepto que surgió también por entonces en el ámbito de la política educativa: el del aprendizaje permanente o a lo largo de toda la vida.

Las nuevas tecnologías que surgen a partir del invento de la computadora y de su principal aliada la Internet son de gran utilidad para el logro de los objetivos didácticos

El concepto de aprendizaje permanente ha pasado a ocupar hoy día un lugar prominente en el ámbito de la educación, y la UE le está prestando una especial atención. La Comisión Europea subrayó recientemente la complementariedad de los aprendizajes formal, no formal e informal en este contexto, y en su Comunicación «Hacer realidad un espacio europeo del aprendizaje permanente» ofrece las siguientes definiciones, que siguen el modelo clásico:

«Educación formal: aprendizaje ofrecido normalmente por un centro de educación o formación, con carácter estructurado (según objetivos didácticos, duración o soporte) y que concluye con una certificación. El aprendizaje formal es intencional desde la perspectiva del alumno.

Educación no formal: aprendizaje que no es ofrecido por un centro de educación o formación y normalmente no conduce a una certificación. No obstante, tiene carácter estructurado (en objetivos didácticos, duración o soporte). El aprendizaje no formal es intencional desde la perspectiva del alumno, es decir se es autodidacta».

Educación informal: aprendizaje que se obtiene en las actividades de la vida cotidiana relacionadas con el trabajo, la familia o el ocio. No está estructurado (en objetivos didácticos, duración ni soporte) y normalmente no conduce a una certificación. El aprendizaje informal puede ser intencional pero, en la mayoría de los casos, no lo es (es fortuito o aleatorio).

Es evidente que estos conceptos se solapan a veces con otros que han venido utilizándose en diversas épocas en los ámbitos nacionales. En el caso español, podemos citar como ejemplo la tradicional distinción, todavía vigente, entre enseñanza reglada y no reglada, que en ciertos aspectos coincidiría con la formal y la no formal. Pero lo que nos interesa sobre todo desde el punto de vista de la traducción es el hecho de que todos estos conceptos surgen en un contexto concreto y se utilizan hoy día en un marco teórico y con unas connotaciones determinadas. Para utilizar en cada caso la terminología adecuada, hay que tener muy en cuenta, pues, el contexto de que se trata.

El rol de las tecnologías.

La idea de que se pueda asegurar una transmisión (cultural) con medios (técnicos) de comunicación constituye una de las ilusiones más habituales de la ‘sociedad de la información’, propia de una modernidad cada vez mejor armada para la conquista del espacio pero cada vez lo está menos para el dominio del tiempo.” Regis Debray.

Los cambios que afectan el papel de la comunicación en la educación no deberían ser ni cosméticos ni instrumentales, sino de enfoque y de proceso. El añadido de nuevas tecnologías sobre un sistema arcaico de educación no es la solución.

Se cree que dotando a las escuelas de computadoras, conectividad de Internet, cámaras de video y estudios de producción radiofónica, se acorta la “brecha” que existe entre una escuela que opera en base a la letra y una escuela que opera en base a la imagen. En ese caso se olvida algo muy obvio: lo que importa no es el libro o la computadora, lo que importa es el aprendizaje de la lectura (del texto o de la imagen, y el puente entre ambos).

La incorporación de la tecnología es apenas un paso en un nuevo proyecto educativo. La tecnología per se corre el riesgo de perpetuar un sistema decimonónico en lugar de renovarlo, si es que no se renueva a la vez el proceso educativo, basado en competencias emocionales y en experiencias vivenciales. Una educación pertinente que utilice como instrumentos las nuevas tecnologías, tendría sobre todo que crear posibilidades de construir de manera critica el conocimiento, haciendo énfasis en el dialogo y el debate, y en la apreciación crítica de los mensajes audiovisuales y de los propios procesos de comunicación e información.

La creatividad de los jóvenes debe ser alentada, no coartada con argucias técnicas. No basta que ellos elaboren los guiones, sino que tengan responsabilidad sobre todo el proceso de producción audiovisual, porque de otro modo, lo que uno percibe es que con el argumento de cuidar la calidad técnica, se implantan filtros y formatos convencionales que limitan la creatividad de los jóvenes y despojan de frescura sus obras. Al final, todo se oye igual o se ve igual, porque ha sido modificado en función de un criterio conservador de la técnica y de la lectura audiovisual, por algún técnico bien intencionado que lo que hace es uniformizar todas las producciones para que suenen como una radio comercial. De ahí la reiteración de los formatos, de los efectos sonoros o visuales, de la música. Al final, deja de ser el producto de la creatividad de un joven, para convertirse en un producto neutro, correcto técnicamente, pero sin emoción.

Conclusiones

Aún cuando la comunicación y la educación siempre han marchado tomadas de la mano, es hasta este siglo cuando se les ha considerado como ciencias que se apoyan entre sí. Es por esto, que en los tiempos actuales es hasta un insulto considerarlas por separado.

El docente educa, instruye, sustentado en técnicas y metodologías, las cuales requieren ser comunicadas. De lo contrario, la labor de enseñanza – aprendizaje carecería de importancia.

Al culminar este breve estudio de La Comunicación y el Aprendizaje, podemos señalar los siguientes aspectos como los más relevantes:

1. La comunicación juega un rol muy importante e indispensable dentro y fuera del aula de clases.

2. No puede haber, ni siquiera un intento de enseñar o de aprender sin el apoyo de la comunicación, la cual conlleva el uso de los métodos y las técnicas didácticas (pedagógicas y andragógicas) que facilitan el aprendizaje de los alumnos.

3. Las nuevas tecnologías que surgen a partir del invento de la computadora y de su principal aliada la Internet son de gran utilidad para el logro de los objetivos didácticos.

4. El uso de estas tecnologías sin el previo conocimiento y destreza de la lectura comprensiva y de la escritura serán de poco provecho, pues deben ser consideradas como un recurso para el logro de conocimientos y no como el conocimiento mismo.

5. La labor de todo docente se sustenta con el uso combinado de las técnicas, metodologías y tecnologías para el logro de los objetivos, siendo el principal de éstos el cambio de actitudes y aptitudes en los alumnos.

Sugerencias

Este trabajo ha resultado enriquecedor, por cuanto nos ha permitido conocer a fondo la problemática de la comunicación con relación al aprendizaje, nos ha dirigido a las conclusiones incluidas en el aparte anterior, con lo cual podemos sugerir lo siguiente:

ü Debe darse una formación constante a los docentes sobre el uso adecuado de los recursos que provee la comunicación como apoyo a la labor educativa dentro y fuera del aula.

ü Realizar una supervisión educativa orientadora y constante al docente, de tal manera que permita evaluar la aplicación de las metodologías y los logros obtenidos al finalizar cada período escolar, ya sea bimestral, semestral y anual.

ü El Ministerio de Educación, otros ministerios y empresas privadas deben apoyar con los recursos necesarios y suficientes para que la labor educativa sea participativa.

ü Al educando se le debe motivar hacia el logro de los objetivos mediante la aplicación constante de las técnicas didácticas, recursos mnemotécnicos y otros, que junto a la práctica de lo aprendido reafirme sus conocimientos.

Reflexiones

“El estudio no se mide por el número de páginas leídas en una noche, ni por la cantidad de libros leídos en un semestre. Estudiar no es un acto de consumir ideas, sino de crearlas y recrearlas.” Pablo Freire.

A lo que añadimos: crear las ideas y recrearlas únicamente para acumular conocimientos no es el propósito que debe alimentar el aprendizaje, sino para lograr las competencias y destrezas necesarias para el correcto y efectivo desempeño en la vida familiar, social y laboral.

Panamá necesita no solo de buena voluntad, sino también de acciones tendientes al despegue del estancamiento en que se encuentra la educación y, por ende, la sociedad completa. Nos jactamos de decir que Panamá tiene un amplio desarrollo económico y financiero, pero en materia educativa no podemos afirmar lo mismo. En El campo laboral, por causa de la deficiencia educativa, los nacionales se ven amenazados a ser desplazados por los extranjeros, que cada vez van en aumento.

La labor es de todos: padres de familia, docentes, educandos, Estado o gobierno, empresa privada y el resto de la sociedad civil.

Infografía

1. http://www.babyboomercaretaker.com/Spanish/senior-dating/communication/Four-Types-Of-Communication.html

2. www.sectormatematica.cl/.../01%20EDUCACION%20FORMAL.doc

3. http://www.mailxmail.com/curso-pedagogia-como-ensenar-bien/comunicacion-proceso-ensenanza-aprendizaje

4. Enrique Martínez-Salanova Sánchez http://www.uhu.es/cine.educacion/didactica/0031clasificacionmetodos.htm

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en