Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Delegadof escriba una noticia?

Cómo se manifiestan los dioses

28/08/2018 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como develar la manipulación en la que estamos inmersos como humanos

Cómo se manifiestan los dioses Pero ¿en verdad se manifiestan? Porque la pregunta que más frecuentemente se escucha es: « ¿Por qué no se manifiestan?» No se manifiestan (de la manera como los hombres quisiéramos que se manifestasen) simplemente porque no les interesa. Se manifiestan, en cambio, de otras sutiles maneras con las que 1) consiguen lo que quieren de nosotros y 2) nos permiten seguir pensando que nosotros somos los reyes del planeta. Veamos cuáles son sus maneras de manifestarse. Los dioses se manifiestan directamente de dos maneras muy diferentes: Se manifiestan públicamente a pueblos enteros o a grupos más o menos numerosos de seres humanos, y se manifiestan privada e íntimamente a determinados individuos, causando en ellos un gran impacto psíquico y haciendo, de ordinario, que sus vidas cambien por completo desde el momento en que tiene lugar la manifestación o el «encuentro» con el dios. Manifestaciones privadas Comenzaremos por examinar esta manifestación personal e íntima, que precisamente por tener estas características, pasa la mayor parte de las veces inadvertida, no sólo por la sociedad, sino hasta por las mismas personas que circundan al que la experimenta. Esta manifestación puede tener muchos grados, siendo difícilmente disimulable por parte del individuo, cuando es avasallado y vehemente, de modo que la persona se ve como completamente inundada por la presencia del ser extrahumano. Pero en muchos casos, la presencia del dios se hace sentir de una manera más suave y gradual, de modo que el individuo puede fácilmente disimular lo que le está pasando. Y al hablar así, estamos ya tratando de lleno un viejísimo fenómeno del que la humanidad ha sido testigo —un testigo asombrado— y del que ha dejado testimonio impreso en todas las historias y literaturas, incluidos los primeros petroglifos de los que tenemos conocimiento. Se trata del fenómeno de las apariciones —cuando son visibles— y de la iluminación, cuando ésta sucede es la interioridad del individuo. Apariciones Las apariciones son un fenómeno, que por más que algunos lo cataloguen como algo puramente subjetivo, está presente en todas las religiones, incluida la religión cristiana; y no sólo en las religiones, sino en las tradiciones de todos los pueblos del orbe. A estas] alturas sería totalmente pueril el pensar que sólo son verdaderas las apariciones que se dan dentro de la religión cristiana, como sería igualmente ingenuo el pensar que todas las apariciones que nos presenta la Iglesia como «auténticas» sucedieron así en la realidad. En todo este fenómeno, considerado de una manera global, siempre ha jugado un papel muy importante el psiquismo desajustado de muchas personas. Pero de lo que no se puede tener duda alguna es de que en todas las épocas ha habido personas dignas de toda credibilidad que han asegurado —muchas veces con detrimento de su fama y hasta con peligro para sus vidas— que se les había aparecido tal o cual entidad luminosa, encima de algún árbol o fuente, y que tal entidad les había comunicado un mensaje. De ninguna manera quiero convertir este capítulo en un tratado exhaustivo acerca de las apariciones religiosas o extrareligio-sas, pero no tengo mas remedio —si quiero dar algún fundamento a la manifestación de los dioses entre nosotros— que señalar algunas de las peculiaridades o de los tópicos de estas apariciones de seres extrahumanos. Si el lector ha sido en alguna ocasión aficionado a leer historias o vidas de santos (y no precisamente de tiempos remotos sino contemporáneos a nosotros, como son las vidas de San Juan Bosco, San Antonio Ma. Claret, el Padre Pío, Fátima, Garabandal, etc.) allí habrá podido ver muchas de estas peculiaridades, admitidas y bendecidas por las autoridades eclesiásticas, que no sólo no tienen dudas sobre ello sino que además las usan para convencer a los fieles de la verdad de la doctrina que ellos predican. Y como detalle de enorme importancia, podemos añadir que estos mismos hechos con idénticas peculiaridades, se dan en todas las demás religiones en las que vemos a sus santos varones visitados por «Dios» o por sus mensajeros, como quiera que éstos se llamen, conforme a las múltiples religiones en que la humanidad está dividida. Muchos de estos videntes no sólo ven, sino que también oyen, palpan y perciben olores de los misteriosos visitantes. A veces incluso reciben, salidos de la nada, objetos que les son entregados. Como algo sospechoso, tendremos que añadir que con gran frecuencia ciertos detalles a primera vista insignificantes, se repiten en apariciones de muy diverso tipo: los videntes suelen estar orando o por lo menos, retirados; no es raro que estén ensimismados, en un estado de semisomnolencia, tumbados en la cama o recostados en el campo; muchas veces la visión ha tenido lugar en una cueva, cerca del agua o encima de algún arbusto, apareciéndose el ser repetidamente y en fechas periódicas previamente fijadas. Parece que todos estos «detalles» predisponen las mentes de los videntes y las sintonizan con la frecuencia en que operan las respectivas apariciones, facilitando así la visión y la comunicación. Iluminaciones Aunque podríamos extendernos muchísimo describiendo este misterioso e interesantísimo fenómeno de las apariciones, como ya lo hemos tratado más a fondo en otra parte («Visionarios, Místicos y Contactos Extraterrestres») preferimos detenernos más otra de las maneras privadas que los dioses tienen de manifestar la llamada «iluminación». Si bien es cierto que en la mayoría de los casos en que hay una aparición, ésta va acompañada de una iluminación o ilustración de la mente del vidente, sin embargo en muchas ocasiones no así, ocurriendo la iluminación sin que haya tenido lugar aparición alguna. Como ya apuntamos más arriba, la iluminación puede se repentina o puede ser progresiva. En las iluminaciones repentinas el sujeto se siente súbitamente inundado por una felicidad que empapa no sólo el espíritu, sino que lo cala hasta los rincones mas profundos de su cuerpo; y junto con ese sentido de felicidad inefable, el ser humano siente su mente y su inteligencia repentinamente agrandada con conocimientos que nunca antes había tenido y de los que ahora se siente seguro. Naturalmente, el individuo relaciona lo que está sintiendo por dentro, con lo que está viendo; y siendo tan arrebatadora la experiencia por la que está pasando, no puede menos de relacionar la persona que está viendo, con Dios o con algo que procede muy directamente de Dios. Ante tanta felicidad y tanto asombro, capacidad crítica del vidente se hace nula, y ni por un momento; duda de que aquello que tiene delante, que es capaz de causar en él tal transformación, no sea algo divino o Dios mismo. El que quiera estudiar a fondo todo este fenómeno, debería leer a un autor clásico en estas materias que por desgracia es muy poco conocido en el mundo hispano parlante; me refiero a William James —uno de los padres de la moderna psicología— y a su libro: «Variedad de las experiencias religiosas» en el que desapasionada-mente y de una forma objetiva y magistral hace un análisis exhaustivo de todo este fenómeno al que relaciona con el misticismo cristiano, la llamada «santidad», los estados de trance, etc. W. James, a pesar de no proceder del campo religioso y de dictar sus clases en una Universidad laica, sin embargo no duda de la realidad de las transformaciones instantáneas de muchos de estos iluminados —algunos de los cuales eran amigos de él ymiembros de la nobleza inglesa— y en vez de negarse a oír o de recibir las informaciones con la sonrisita con que lo hacen muchos de los autollamados «científicos», investigó a fondo durante muchos años todos estos estados alterados de conciencia llegando a conclusiones interesantísimas que es lástima desconozcan la mayoría de los teólogos y autoridades eclesiásticas. El fenómeno psicológico de la iluminación, en tiempos pasados estaba muy relacionado con la conversión religiosa y estaba muy condicionado a la presencia o a las prédicas de algún gran predicador o santo. Hechos de esta clase abundan y superabundan en las vidas de todos los santos y no dudamos por un momento de que en realidad haya sido así. No sólo los admitimos, sino que los extendemos a ámbitos y circunstancias ajenas a lo religioso, aunque entonces reciban otros nombres. En la actualidad este proceso de iluminación se sigue dando, pero en una sociedad mucho más secularizada e independiente de la influencia religiosa, ya no está tan íntimamente relacionado con creencias teológicas y sí más con ideologías esotéricas, y filosofías orientales panteístas o cósmicas. Aunque hay que admitir que todavía —sobre todo en algunas sectas protestantes— el fenómeno de la iluminación está completamente entremezclado con lo religioso recibiendo entre ellos el nombre de «conversión» «bautismo del Espíritu Santo» o «nuevo nacimiento». En la actualidad, en las personas de una mentalidad liberal o agnóstica, pero con un grado alto de cultura y dotadas de una gran sensibilidad hacia la naturaleza (y muy en especial entre aquellas influenciadas por las filosofías orientales, y practicantes de algún tipo de meditación, de acuerdo con estas filosofías), cuando se da el fenómeno de la iluminación, éste no suele tener las connotaciones religiosas que son frecuentes entre las personas menos cultas, y no suele impulsar al individuo hacia una corroboración o admisión de tales creencias, sin que le haga identificar la experiencia con algo «divino», «religioso» o «sobrenatural». Por lo general, el individuo de estas características que experimenta la iluminación, si ve alguna entidad luminosa no la suele identificar tan fácilmente con Jesucristo o con algún personaje de la teologíacristiana; y en cuanto a la paz y felicidad interna de que igual mente se siente inundado, la atribuye más bien a una comunión con el Cosmos o con la Gran Inteligencia difusa en todo el universo, a la que no tendrá inconveniente en identificar en último término con la Primera Causa. Pero en el fondo, tanto los hechos externos al sujeto como el mecanismo psicosomático envuelto el todo el proceso, son exactamente los mismos, sea que se den en el ambiente religioso o fuera de él, y lo mismo da que ocurran en seno del cristianismo o en cualquiera de las otras religiones, i La iluminación, en fin de cuentas, es un fenómeno trascendente porque el ser humano salta -involuntariamente la barrera hacia otras dimensiones o niveles de existencia. En real dad es forzado a saltar sin que le quede otra alternativa, ante lo que se presenta frente a sus asombrados ojos. Entre los místicos católicos nos encontramos con algunos de ellos que se resistía con todas sus fuerzas a esta invasión (aunque creyesen que provenía de Dios) de sus mentes; pero al mismo tiempo nos encontramos con que «Dios» acababa siempre por vencer esta resistencia y adueñarse por completo del alma del místico. En realidad este es el fin y el motivo de todo este fenómeno: la posesión del alma del vidente. En la teología cristiana, cuando el autor de tal violación es «el Maligno», entonces no hay inconveniente en llamarle claramente «posesión diabólica»; pero cuando la misma violación es practicada por «Dios», entonces se le llama «éxtasis» o «arrobamiento». Pero no tenemos que olvidarnos de que estamos presentando el fenómeno de la iluminación —no importa el nombre que se le dé— como una de las maneras que los dioses tienen de manifestarse a los hombres; aunque, como más tarde veremos, esta manifestación no es un acto altruista de ellos «para darse a conocer» o para «ilustrar al hombre», sino que es un acto para dominar al hombre y ponerlo a su servicio; es una auténtica violación de su mente con la que la condicionan para que más tarde trabaje en las tareas que ellos le asignarán (por supuesto, creyendo siempre el hombre, que está actuando con una voluntad totalmente libre y en pro de causas nobles, dignas y hasta santas). La «escritura automática» Por ser un fenómeno muy afín a la iluminación y por ser, al mismo tiempo, otra manera privada de manifestarse los dioses, diremos algo de la llamada «escritura automática». Este insidioso fenómeno, tan propenso a hacer fanáticos y que ha tenido y tiene engañadas y esclavizadas a tantas personas, consiste en recibir del «más allá» mensajes y comunicaciones de muy diverso contenido y de una manera específica. Los mensajes a veces son oídos claramente por el humano (que enseguida los pone por escrito), pero más frecuentemente no son oídos sino que es la mano la que los percibe directamente, poniéndose ésta en movimiento y escribiendo de una manera automática, sin que la mente sepa qué es lo que la mano va a escribir. Ante un fenómeno tan extraño, lo más normal es que el sujeto que lo experimenta crea que ha sido «escogido» y se brinde voluntaria y alegremente a hacer su papel de receptor y de mediador. Pero la triste verdad es que está siendo víctima de un abuso y de una indebida intromisión en sus procesos mentales. Muy probablemente cuando en el futuro quiera rebelarse contra tal papel de «mediador» o de «receptor» ya le será totalmente imposible y contra su voluntad tendrá que escribir horas y horas, «mensajes» que lo mismo pueden ser de las más bellas concepciones filosóficas, místicas o poéticas que estar llenos de groserías y necedades sin sentido. También es frecuente que al principio de la experiencia los mensajes que reciben sean positivos, pero a medida que pasa el tiempo se vayan haciendo vulgares. Lo malo de todo ello es que mucha gente pasa automáticamente de la innegable realidad objetiva del fenómeno, a atribuirle una bondad y una utilidad que dista mucho de tener. Una de las cosas que más ata la mente de los que practican la escritura automática son las «profecías» que mediante ella reciben. Al ver que algunas de ellas (de ordinario intrascendentes y' sin importancia) se cumplen tal como habían sido predichas, caen en la trampa de creer que las más importantes se van a cumplir de igual manera, cosa que repetidamente se ha comprobado no ser verdad. Estas «profecías» importantes suelen referirse casi sinexcepción a grandes catástrofes. Sin embargo, pese a su reiterado incumplimiento, los receptores de estas «profecías» seguirán impertérritos recibiendo «mensajes» en los que se les explica por que no se cumplió la profecía y para cuándo se ha pospuesto cataclismo. Un ejemplo perfecto de lo que estamos diciendo lo tenemos en el autor francés Maurice Chatelain. En su libro «El fin del mundo> (J. Granica Ediciones. Barcelona) podemos ver cómo un científico de primera categoría como él (trabajó muy activamente en la NASA en el Proyecto Apolo) cae en la trampa de la «escritura automática» y nos dice las increíbles cosas que podemos leer en su libro. Junto a su innegable erudición, de la que hace gala en los interesantísimos datos científicos que nos da, tenemos «profecías» como la que nos dice que en el año 1982, si no ocurría el fin del mundo, habría grandes cataclismos. Y en el año. 1982 no hubo cataclismos extraordinarios al igual que no los habrá en 1999, ni en el año 2000 ni en ninguno de los años que Chatelain nos indica. Emmanuel Swedenborg, otro científico de prímerísima línea-en su tiempo, (siglo XVIII), que fue también víctima involuntaria del mismo fenómeno, fue más crítico en sus apreciaciones y nos dejó este inestimable consejo: «Cuando los espíritus le comienzan a hablar a un hombre, éste debe guardarse muy bien de creerles nada de lo que le digan. Porque casi todo lo que dicen son mentiras inventadas por ellos. Cuando hablan de cómo son las cosas de los cielos y de cómo es el universo, dicen tantas mentiras que uno se queda asombrado». Efectos de la iluminación Dejemos para más adelante los fines que los dioses se proponen con estas iluminaciones y ahondemos en cómo se realizan; es decir, cómo ellos logran la difícil tarea de romper la barrera que los separa de nosotros y de conseguir manipular nuestra mente y ponerla a su servicio, y todo esto sin que nos demos cuenta. En realidad llegan aún a más: han conseguido desde hace ya milenios, no sólo que no nos demos cuenta de su manipulación, sino que las autoridades y poderes constituidos acallen de mil sutiles o violentas maneras las voces de todos aquellos que denuncien tal situación. Recuerdo que en mis estudios de teología en la universidad de Comillas, el profesor del tratado «de Ecclesia», hacía mucho hincapié en la importancia de la palabra de Cristo «mazeféusate», que traducida del griego, significa «haceos discípulos», pero en un sentido activo, es decir, «lograd que otros se hagan discípulos vuestros». En la nueva teología de los dioses, esta palabra sigue teniendo una similar importancia. Cuando años más tarde me sumergí en el estudio del fenómeno ovni, me quedé pasmado al constatar la importancia que a esta misma idea —aunque esté enunciada en palabras vernáculas— le asignan los misteriosos visitantes extraterrestres. Tanto ellos, como los que se presentan bajo formas celestiales o sagradas en las apariciones, hacen un tremendo hincapié en la circunstancia de «hacer grupos» y de «crear discípulos»; y de hecho, todos los videntes, contactados o iluminados, tienen una enorme facilidad para captar adeptos y para convertirlos a su manera de pensar. Esta es una cualidad específica y curiosísima de todos estos tocados de los dioses. Por ser una cosa a la que atribuyo una gran importancia, voy a detenerme a explicar algo que hasta ahora no he visto nunca suficientemente esclarecido: el mecanismo por el que los iluminados de todos los tiempos han sido capaces de atraer a su causa —por disparatada que ésta fuese- a una multitud de adeptos, a los que acaban convirtiendo en fanáticos, carentes de criterio. Cuando un ser humano tiene una aparición real de algún tipo (descarto aquí a toda clase de psicóticos y alucinados con sus visiones puramente subjetivas), su psiquismo tiene o sufre unas profundas alteraciones, aunque esto no sea visible fácilmente. En realidad, deberíamos decir «cuando un ser humano es víctima de una aparición», por más que en esta aparición él crea que el que se le ha aparecido es Dios, y por más que haya sentido su ser inundado por la presencia divina. Como dijimos más arriba, se trata más ni menos que de una violación psíquica y en gran par también física. La alteración más profunda que padece es en su cerebro, y hecho a la larga, con una enorme frecuencia, los que han sido víctimas de un fenómeno de esa clase, suelen terminar sus días bastante desquiciados, cuando no han optado por quitarse la vida o por abandonar por completo a su familia, profesión, etc. Pero en un principio, esta alteración sólo se echa de ver en un sentido positivo, es decir, se nota en ellos una ampliación de su inteligencia y unas cualidades mentales que no poseían antes de la experiencia Si poseyésemos aparatos suficientemente sensibles, podríamos percibir en los cerebros de tales individuos unas ondas que no existen en los cerebros de los seres humanos normales. Es de sobra sabido que el cerebro produce diversas clases de ondas eléctricas Lo que no es tan sabido es que la cantidad de ondas diversas que el cerebro puede producir es muchísimo mayor de lo que los electroencefalógrafos pueden registrar. Los electroencefalógrafos, por ejemplo, no registran las ondas mediante las cuales el cerebro de una madre —humana o animal— está unida a su recién nacido; ni las que unen a hermanos gemelos univitelinos, por poner sólo dos ejemplos que han sido repetidamente verificados en laboratorio. No importa a qué distancia estén situados, cuando el recién, nacido o el hermano gemelo sufren alguna fuerte excitación, indefectiblemente el cerebro de su madre o de su hermano lo captarán, aunque tal captación no llegue a un nivel consciente. Las pantallas-de los oscilógrafos se encargarán de indicarnos con toda claridad, el bajón repentino que el patrón normal de sus ondas sufre en el preciso momento en que ocurre la excitación. Este bajón es una señal inequívoca de que un cerebro está captando las ondas que el otro cerebro está emitiendo. Pues bien, los cerebros de ciertos individuos, (individuos que la parapsicología llama «psíquicos», la religión «místicos», el espiritismo «médiums», la ovnilogía «contactos», y nosotros estamos llamando con el término genérico de «iluminados») emiten todos-sin excepción, y de una manera mucho más abundante y fuerte de lo que lo puede hacer una persona normal, un tipo de ondas —con una frecuencia y longitud específica— que tienen poder para alterar —de una manera inconsciente— todo el mecanismo cerebral de los «discípulos» y seguidores más allegados. Es el mismo fenómeno que sucede cuando a un instrumento eléctrico muy sensible, se le hace trabajar cerca de algún aparato con un campo eléctrico grande, o se le hace utilizar una corriente que no tiene el voltaje o el ciclaje específico que ese instrumento requiere. Probablemente el instrumento comenzará a trabajar erráticamente: si es un instrumento para medir, comenzará a dar medidas falsas y si es un instrumento para reproducir voces, probablemente comenzará a emitir una voz cuyo timbre, tono o entonación es completamente diferente al de la voz original. Mecanismo para captar discípulos Esta es, ni más ni menos, la clave para explicarse el porqué de esa innegable y común capacidad de «hacer discípulos» que tienen todos estos visionarios, por más que sus ideas sean absurdas o repugnantes al común sentir de las gentes. El cerebro del «maestro» o del «vidente», cual una poderosa emisora, y de una manera totalmente automática e inconsciente, envía al aire sus ondas que hacen el efecto de un verdadero bombardeo en el cerebro ya condicionado de sus discípulos. Es un bombardeo de tipo físico, a nivel subatómico, al igual que lo son los rayos X o gamma, que acaba por trastornar todo el proceso de cerebración del que se expone repetidamente a él. En algunas ocasiones, el verbo trastornar hay que tornarlo en su acepción más radical ya que el discípulo acaba totalmente desquiciado; pero en la mayoría de ellas, la cosa no llega a tanto y los discípulos, lo único que hacen es perder su capacidad de crítica, rindiendo por completo su mente a las doctrinas del «maestro». Casos como el de Charles Manson (el asesino de la actriz Sharon Tate) son además de abundantísimos, una prueba total de lo que estamos diciendo. El proceso físico envuelto, es algo muy bien conocido en electrónica: la onda predominante acaba imponiendo su ritmo a todas las más débiles, haciendo que éstas vibren en la frecuencia de ella Aplicado a nuestro caso, las ondas cerebrales del «maestro» acaban, a la larga, imponiendo su ritmo en los cerebros de los discípulos, haciendo que las ondas de éstos entren en sintonía con las de él, con lo cual sus ideas son admitidas como algo completamente natural. Si bien es cierto que este proceso es de ordinario paulatino, en algunos casos, sobre todo cuando está uno ante un gran psíquico con una gran capacidad de radiación o de emisión, este proceso puede ser fulminante, logrando conversiones o adhesiones instantáneas, aun antes de haber pronunciado el maestro una sola palabra. El cerebro es afectado sin que el individuo se dé cuenta, de una manera parecida a como es afectada la mente mediante los mensajes subliminales: esto hace que poco a poco el discípulo vaya admitiendo las ideas que le van siendo implantadas por el maestro hasta llegar a admitirlas como algo completamente natural y lógico, por disparatado que sea. Uno se pasma, en muchas ocasiones, cuando ve a profesionales y personas inteligentes, completamente fanatizados por sectas y grupos que defienden ideas totalmente indefendibles o, cuando menos, repelentes y antipáticas. Los Testigos de Jehová y el Opus Dei son dos ejemplos que caen de lleno en lo que estamos diciendo; en los últimos, nos encontramos con la fuerte personalidad psíquica de «el Padre»: para uno que no estuviese atrapado por las fuertes vibraciones que provenían de su psiquismo, era inconcebible contemplar cómo aquel hombre, con las vulgaridades que decía y con sus ademanes más bien mojigatos, era capaz de tener embelesados a ilustres profesionales que lo seguían ciegamente, distando algunos muy poco de venerarlo en vida. Contagio psíquico En cuanto a los Testigos de Jehová, su capacidad de «hacer discípulos» —a pesar de lo antipático y hasta absurdo de sus doctrinas— es algo que debería hacer reflexionar a las jerarquías de la Iglesia. En ellos, al igual que en muchos otros predicadores fanáticos de sectas, está presente el proceso llamado «contagio psíquico». (Aparte de otros factores, como son la vaciedad espiritual en que están caídos la mayoría de los cristianos, y la insistente machaconería de los Testigos, que si se salvan por apóstoles, les van a dar algún castigo por pesados). En el «contagio psíquico» no se requiere la presencia inmediata de un gran «maestro»; el proceso es, tal como su nombre indica, paralelo al contagio de una enfermedad mediante un virus o una bacteria. La onda cerebral impuesta por el gran maestro de la secta, se ha ido haciendo prevaleciente y común en los cerebros de todos los discípulos, y sigue conservando su eficacia, aunque naturalmente no con la misma fuerza que tenía cuando salió de la mente del «fundador». Un ejemplo preclaro y trágico de todo este extraño y complejo mecanismo psíquico lo tenemos en el horrible suicidio de la Guayana en el año 1979. Uno naturalmente se pregunta: ¿cómo es posible que novecientas personas sean capaces de ingerir veneno, sólo porque un líder religioso les diga que con ello conseguirán su salvación eterna? Y todavía se asombra uno más cuando se entera de que entre los suicidas hubo varias madres que antes de poner fin a su vida, fueron con todo cuidado introduciendo en la boca de sus bebés el veneno letal, hasta que los vieron ya muertos; ¿qué motivación o idea, en la mente de estas mujeres, fue capaz de sobreimponerse al fuerte instinto materno? La explicación de todo este misterio es únicamente la que señalamos más arriba: las potentes ondas cerebrales de su desquiciado «maestro» —el Reverendo Jones— habían dominado por completo los ritmos cerebrales de sus discípulos y habían hecho posible que éstos admitiesen como cosa natural sus aberrantes ideas. Este fenómeno, si no con la virulencia y la desnudez con que lo vemos en la Guayana, se ha repetido al paso de los siglos en innumerables ocasiones. Cada vez que a lo largo de la historia nos encontramos con un líder de ideas raras (y ha habido innumerables), y a veces no tan raras, seguido de una multitud de incondicionales dispuestos a dar la vida por esas ideas, tenemos quesospechar que estamos ante un fenómeno semejante al que estamos considerando.(Según las creencias de la «Hermandad de la Muerte Roja> finales del siglo pasado en Rusia, el mundo iba a terminarse el de noviembre de 1900. Como, llegada la fecha no pasó nada decidieron morir en la hoguera. Ni cortos ni perezosos hiciere una gran pira y a ella se arrojaron 862 de sus seguidores. Cuando llegó la policía ya más de cien estaban completamente carbonizados). Este fenómeno —cuyas consecuencias son indudablemente sociales, psíquicas, sentimentales y espirituales— es tan físico en sus orígenes, que yo les recomiendo a los padres de adolescentes (y aun a las personas que no tengan una personalidad muy hecha que no permitan a sus hijos acercarse o estar demasiado en con tacto físico con cualquier tipo de líder exaltado que defienda ideas raras. Aunque pueda sonar a algo supersticioso afín a la magia, la proximidad física tiene mucho que ver en este fenómeno. El «iluminado» —sobre todo si lo ha sido de una manera violenta— emite alrededor de sí un «campo» de irradiación que en nada se diferencia de los campos físicos de que nos habla la moderna ciencia física. Y el lector debe saber que hay aparatos usados en las ciencias parafísicas que ya son capaces de registrar semejantes «campos». Las mentes no preparadas corren un serio peligro en presencia o en la proximidad física de estos potentes emisores, y más si sus mentes han sido previamente condicionadas por propagandas e imágenes de los medios masivos de comunicación. No es de extrañar que en muy breve tiempo, la mente de un joven sea absorbida por el vórtice de las ideas del «maestro», cambiando radicalmente su manera de pensar y de actuar. En los Estados Unidos, el caso de miles de jóvenes que han abandonado sus hogares por seguir a uno de estos iluminados, y han repudiado a sus padres y comenzado a llevar una vida totalmente desquiciada, se ha convertido en un serio problema social contra el que las autoridades han comenzado a tornar medidas. Los individuos encargados de rehabilitar a estos jóvenes, se llaman desprogramadores y en poco tiempo han ido surgiendo unas cuantas escuelas para su preparación; (aunque tengamos que decir que en algunos casos los métodos de desprogramación son exactamente iguales que los de programación, pero a la inversa. Total, que la mente humana es más manipulable de lo que suponemos). Conozco el caso de un psiquiatra veterano y muy eminente en su profesión que mientras estudiaba en la isla de Trinidad los métodos para entrar en trance y los estados alterados de conciencia de ciertas tribus negras, repentinamente sintió cómo su cerebro comenzaba a experimentar unos cambios extrañísimos, al mismo tiempo que sentía un fuerte impulso para incorporarse a la danza, que acompañada de un monótono canturreo, hacía ya varias horas estaba desarrollándose ante él. A pesar de su veteranía, su cerebro quedó sintonizado con la onda dominante —y totalmente alienadora— que existía en aquel lugar. Si esto es capaz de lograrse en el cerebro de una persona adulta y de sólidas ideas, imagine el lector lo que podrá pasar en el cerebro de un adolescente o de una persona impresionable. Y en realidad no tenemos que imaginarlo; las escenas que tantas veces hemos visto en el cine y en la televisión, de cientos de adolescentes en trance histérico, llorando ante melenudos estridentes que esgrimen una guitarra mientras con los ojos en blanco y con contorsiones de posesos aúllan una canción, son una demostración visible —y desgraciadamente audible— de este fenómeno que estamos analizando. La música rock, que como una ola ha invadido el mundo capturando las mentes y los gustos de los jóvenes, es también altamente propiciadora de estos estados alterados de conciencia. Sus típicas cualidades (ritmo monótono, volumen ensordecedor, carencia de contenido ideológico y aun sentimental, contorsiones frenéticas, repetición irracional hasta dejar exhaustos a los participantes) son los mismos elementos que encontramos en los ritos y danzas sagradas de todas las religiones primitivas. Personalmente tengo que afirmar que en ocasiones mientras asistía a largas sesiones de los más extraños ritos y creencias, únicamente con el fin de estudiarlos y de observarlos de cerca, he tenido que sacudir fuertemente la cabeza, haciendo al mismo tiempo un acto de autoidentificación, para despejarla de un extraña modorra que comenzaba a invadirla.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Delegadof (78 noticias)
Visitas:
3879
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.