Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alejandro Holmes Heins escriba una noticia?

¡¿Cómo No Recordarla?!

18/11/2010 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La magnitud de aquella tragedia no tiene parangón con otros cataclismos ocurridos en su territorio

Producto de la emergencia provocada por las intensas lluvias que han damnificado a Colombia por estos días dejando una estela de muerte y dolor a raíz de la pérdida de más de un centenar vidas y más de un millón de personas afectadas por las inclemencias de la naturaleza, el presidente José Manuel Santos, no pudo evitar retrotraerse con sus palabras al drama experimentado por su nación hace 25 años por la erupción del volcán Nevado del Ruiz y cuyos estragos implicaron no solo la devastación del pueblo de Armero con su reguero de lodo y cenizas, provocando la muerte de más de 20 mil personas. La magnitud de aquella tragedia no tiene parangón con otros cataclismos ocurridos en su territorio, tanto por el número fatídico de víctimas y también por una singularidad de resonancia mundial que fue una bofetada que no dejó insensible ni al más estructurado de los bípedos humanos, que como pasivos espectadores y sin posibilidad alguna de intervención para cambiar el aciago destino, fuimos testigos a distancia del calvario de una angelical niña de tan solo 13 años llamada Omayra Sánchez, que inmovilizada por un enjambre de vigas, no obstante los ingentes esfuerzos por arrebatarla de ese cautiverio, no se pudo torcer el derrotero de dolor e impotencia de verla agonizar durante 60 horas y luego morir ante el escrutinio atónito de la comunidad internacional.

No obstante los ingentes esfuerzos por arrebatarla de ese cautiverio, no se pudo torcer el derrotero

La evocación efectuada por el presidente Santos fue un campanazo a los intersticios de nuestra memoria aun aturdida por aquella tragedia, que trasuntada en el infausto rostro de Omayra Sánchez, sigue acompañándonos y sin entender el sentido brutal y prematuro de la muerte, que se ensañó con una niña de tan solo 13 años.


Sobre esta noticia

Autor:
Alejandro Holmes Heins (19 noticias)
Visitas:
6060
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.