Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zenobia escriba una noticia?

Cómo mejorar la memoria

10/07/2009 20:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay aves que recuerdan el lugar en que almacenaron semillas meses atrás, y las ardillas recuerdan dónde entierran sus nueces. Nosotros, en cambio, olvidamos al cabo de un rato dónde dejamos las llaves

"La memoria amplía nuestro mundo. Sin ella, la vida carecería de continuidad, y por la mañana veríamos a un extraño en el espejo. Cada día sería un episodio aislado: no podríamos aprender del pasado ni prever el futuro" - MYSTERIES OF THE MIND

El ser humano suele quejarse de mala memoria, pero su mente, aunque defectuosa, posee una increíble capacidad para aprender y recordar. El secreto está en aprovecharla al máximo.

El cerebro humano, de casi kilo y medio de peso y del tamaño de un pomelo, posee unos 100.000 millones de neuronas, que forman una red sumamente compleja. De hecho, una neurona puede estar conectada a otras 100.000. Estas conexiones le dan al cerebro la capacidad de procesar y retener una gran cantidad de datos: lo difícil, por supuesto, es recuperarlos cuando se necesitan.

Respecto de su capacidad, se ha calculado el cerebro humano puede almacenar información que “llenaría unos veinte millones de volúmenes, como en las mayores bibliotecas del mundo”. Algunos neurocientíficos han calculado que en toda una vida se utiliza solo una diezmilésima parte (0, 0001) del potencial del cerebro.

El proceso de la memoria se divide en tres fases: codificación, almacenaje y recuperación. El cerebro codifica la información cuando la percibe y la registra, dejándola lista para un uso futuro. Los lapsus de memoria tienen lugar cuando falla una de estas tres fases.

Ahora bien, hay diversos tipos de memoria. Por ejemplo, la memoria sensorial recibe estímulos de los sentidos, como el olfato, la vista y el tacto. La memoria a corto plazo (consecuencia de la simple excitación de la sinapsis para reforzarla o sensibilizarla transitoriamente) retiene durante unos segundos pequeñas cantidades de datos, de modo que nos permite sumar mentalmente, recordar un número de teléfono hasta marcarlo y no olvidar la primera parte de una frase mientras leemos o escuchamos el resto. Pero como es sabido, la memoria corta tiene sus límites.

Si queremos almacenar información por más tiempo, debemos recurrir a la memoria a largo plazo (consecuencia de un reforzamiento permanente de la sinapsis gracias a la activación de ciertos genes y a la síntesis de las proteínas correspondientes). ¿Cómo activarla? He aquí algunas recomendaciones:

INTERÉS: Interésese en el tema y recuérdese las razones por las que debe asimilarlo. Como seguramente sabrá por experiencia propia, la memoria recibe mayores estímulos si hay sentimientos en juego.

ATENCIÓN: “La mayoría de los ‘lapsus de memoria’ se deben en realidad a la falta de atención”, dice el libro Mysteries of the Mind. La concentración y, cuando sea posible, tomar apuntes, evitará que nos distraigamos.

Algunos neurocientíficos han calculado que en toda una vida se utiliza solo una diezmilésima parte (0, 0001) del potencial del cerebro

COMPRENSIÓN: Si no entendemos un concepto, nos cuesta recordarlo. Con la comprensión se establecen relaciones entre las diversas partes de un concepto y se unen hasta formar un todo lógico.

ORGANIZACIÓN: Deben clasificarse los conceptos similares (una lista de compra se puede dividir en carnes, frutas, verduras, etc.) Además, hay que agrupar la información en bloques de no más de cinco a siete elementos. También es útil ordenar los elementos de algún modo, quizás alfabéticamente.

REPETICIÓN VERBAL: Repetir en voz alta lo que deseamos recordar fortalece las conexiones neuronales.

VISUALIZACIÓN: También puede ser provechoso dibujar, esquematizar o formarse una imagen mental de lo que se pretende recordar. Como la repetición verbal, la visualización activa varias partes del cerebro. Cuantos más sentidos usemos, mejor se grabarán los datos.

ASOCIACIÓN: Cuando aprendemos algo nuevo, hay que asociarlo con lo que ya sabemos. Si vinculamos las nuevas ideas con los recuerdos almacenados, se nos hará más fácil codificar y recuperar la información, pues la asociación nos servirá de pista.

CONSOLIDADACIÓN: Debemos permitir tiempo para que se procese la información. Uno de los mejores métodos es repasar lo que se aprende, quizás explicándoselo a otra persona. Con razón se ha dicho que la repetición es la madre de la retención.

OTROS CONSEJOS:

- Estimule la memoria aprendiendo habilidades nuevas, como hablar otro idioma o tocar un instrumento.

- Concéntrese en los asuntos más importantes.

- Beba bastante agua. La falta de líquido puede causar aturdimiento.

- Duerma lo suficiente. Durante el sueño el cerebro almacena los recuerdos.

- Estudie relajado. La tensión cortisol, sustancia que altera la interacción nerviosa.

- Beba con moderación y no fume. El alcohol afecta la memoria corto plazo, y el alcoholismo puede producir una carencia de tiamina (vitamina B1), esencial para el buen funcionamiento de la memoria. Fuma reduce la oxigenación cerebral.


Sobre esta noticia

Autor:
Zenobia (1 noticias)
Visitas:
25470
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.