Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que mimesacojea.com escriba una noticia?

CÓMO ACABAR CON ETA

07/05/2009 01:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

ETA ha vuelto a demostrar que odia los repetidores de televisión con todas sus fuerzas. Tanto, que algunos de sus miembros están dispuestos a acabar en la cárcel con tal de destruir, al menos, una de esas malditas antenas españolistas. La obsesión de esta curiosa banda de delincuentes contra objetos inanimados viene de lejos, como queda patente en su ya celebérrima fobia hacia los cajeros automáticos. 

No es necesario ser un experto en el campo del psicoanálisis para encontrar ecos freudianos en sus acciones violentas. Los repetidores, símbolos evidentemente fálicos, siempre enhiestos hacia el cielo, incomodan a los terroristas. Con su destrucción, ETA sublima su miedo contra lo que sin duda percibe como una gran verga española. Una verga impasible, clavada en el hermoso paisaje de los bosques vascos, desfigurándolo, arrebatando su virginidad. 

Tengamos ahora en cuenta el mecanismo funcional de un cajero automático. Se introduce un objeto (tarjeta/pene) y se lleva a cabo una operación tras la cual dicho objeto es expulsado con un plus placentero (dinero/orgasmo). Con la destrucción de cajeros, ETA manifiesta su más que evidente represión sexual, su inclinación hacia el tánatos fruto de un eros insatisfecho. 

En sus proclamas, ETA pide, entre otras cosas, el acercamiento de presos y presas. No pide la reagrupación. No pide la concentración. Pide el acercamiento. Es, por todo ello, evidente que ETA hace uso del terrorismo para manifestar, de modo inconsciente, su ansia erótica, su imperiosa necesidad de consumar sexualmente. 

Desde esta perspectiva, las políticas antiterroristas desarrolladas hasta el momento se revelan totalmente desacertadas. Ni la actuación policial ni la presión judicial lograrán acabar con estos actos vandálicos. Se debe actuar contra el corazón del problema, poner de manifiesto el trauma y anularlo. Se debe fornicar al terrorista.

Los demócratas deben entregarse a un coito sistemático para con los abertzales hasta provocar un orgasmo colectivo tan largo e intenso que arrastre Euskadi hacia un nuevo tiempo, una nueva era donde el sexo sea, de una vez y para siempre, la forma más pura de independencia. La única por la que valga la pena dejarse la vida.


Sobre esta noticia

Autor:
mimesacojea.com (469 noticias)
Fuente:
mimesacojea.com
Visitas:
8130
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.