Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Palabrasvan escriba una noticia?

¿Comer para llenar vacíos?

05/05/2009 19:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Artículo de autoayuda que aborda el uso de la comida para \"resolver\" problemas, calmar penas o alegrías, como ellos afecta a la salud y la autoestima y la lucha por controlar este mal.

Todas los países tienen, por tradición, una gastronomía variada, muchas veces exótica y no convencional, pero de las más famosas y conocidas del mundo, son deliciosas, tanto en la cocina como en la repostería. En verdad, no creo que haya una persona que se resista a un potaje con una vista apetitosa, un olor cautivante, un sabor exquisito…aunque sea abundante en calorías.

Comer es un placer, qué duda cabe. Sin embargo, muchas personas con problemas de peso,  casi en su totalidad, se han dejado dominar por ese placer que los ha llevado a comer desmedidamente y que más allá de satisfacer una necesidad o un antojo, comen por ansiedad, por calmar una pena, por superar una cólera o por llenar un vacío afectivo.

Comer para olvidar, comer para no llorar porque no somos felices. Por raro que parezca, esto se convierte en una adicción, tan dañina como cualquier otra. Hace algún tiempo, conocí el testimonio de una señora que con 45 años pesaba más de 120 kilos y durante un tiempo, cuando vivió momentos difíciles al tener a su hijo adolescente en un hospital, todos los días tenía los bolsillos de su ropa repletos de dulces y chocolates que no ingería por placer, simplemente masticaba mecánicamente para calmar su ansiedad, para llenar el vacío de su pena y dolor.

Quiero aclarar que no estoy en contra de comer dulces o chocolates, porque a mí me encantan, lo que rechazo completamente es comer y dañarse, aunque parezca contradictorio. Sí, esa ingesta desmedida de cualquier tipo de comida o dulce -y que ya ni cuenta nos damos que ni lo disfrutamos, sino lo hacemos como robots-  sólo perjudicará nuestra salud,  fundamentalmente.

Porque el sobrepeso y la obesidad que de ello deriva, permite la aparición de diabetes, es un factor de riesgo del cáncer de seno en las mujeres, tenemos riesgo de sufrir infarto, sin contar el aspecto deprimente de vernos gordísimos (as) y usar prendas gigantes que no nos visten ni nos quedan bien, sólo cubren nuestro cuerpo como ponerle una sábana a un pesado mueble.

Comer para vivir, no vivir para comer. Ésa es la clave, una frase concreta tan difícil de aplicar en la vida diaria, cuando las presiones de todo tipo nos empujan a aplacar nuestra ansiedad comiendo un trozo gigante de pastel o un sandwich tamaño familiar.

He vivido tantos años en ese error, que ahora que estoy tomando las riendas de mi vida y que no permito que la comida me domine más, comparto la experiencia porque estoy segura que si yo aprendí y estoy cambiando, porque les informo que este es un proceso que dura toda la vida, estoy segura que a otros también les servirá.

Empecemos detectando cuáles son y porqué tenemos o sentimos vacíos. Cada persona es un mundo y cada conflicto es personal. Pero lo que sí estoy convencida es que ninguna pena o problema se resuelve con otra igual. Siempre será mejor enfrentar los problemas que atiborrarlos de comida “para olvidar que están allí” porqe sólo ahondamos el pozo del sufrimiento. Salgamos de él, caminemos hacia la luz de una vida mejor.

Palabrasvan


Sobre esta noticia

Autor:
Palabrasvan (1 noticias)
Visitas:
13841
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.