Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alejandro Coma escriba una noticia?

Combatir el estrés y los trastornos del sueño

27/05/2022 13:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Uno de los principales causantes es el estrés, de hecho, es probable que la persona no sea consciente de ese estrés. Si estas personas se levantan en la madrugada, comienzan a sentir estrés por la incapacidad de volver a conciliar el sueño, lo que formaría un círculo que gira en torno al estrés

Seguramente, alguna vez en tu vida has experimentado problemas para dormir: el día anterior a un exámen, el primer día de trabajo, la acumulación de tareas, etapas de mala suerte o vivencias de desgracias entre millones de causas que pueden estar afectando a tu ciclo del sueño. 

 

Es habitual que, si estás pasando por una situación parecida, no consigas dormir o incluso te despiertes en mitad de la noche. El problema aparece cuando la vigilia nocturna se prolonga durante más de 3 semanas, provocando efectos nocivos para la salud mental, y dificultad para realizar las actividades diarias. 

 

Uno de los principales causantes es el estrés, de hecho, es probable que la persona no sea consciente de ese estrés. Si estas personas se levantan en la madrugada, comienzan a sentir estrés por la incapacidad de volver a conciliar el sueño, lo que formaría un círculo que gira en torno al estrés. 

El sueño y el estrés van de la mano ya que el estrés afecta al ciclo del sueño, y la falta de sueño provoca un aumento en el nivel de estrés. De esta manera, al actualizar tus patrones de sueño logras reducir el estrés y viceversa.

 

Antes de la llegada del coronavirus el 77% de los españoles reconocía sufrir estrés. Aunque esta cifra ha disminuido durante el último año, situándose en un 42, 1% (SEAS, 2021), con la pandemia, el estrés laboral se ha disparado a un nivel preocupante, recurriendo a la consumición de sedantes. 

 

La mayoría recurre a la consumición de sedantes como método habitual, pero traemos otra solución que puede ayudar gratamente a combatir el estrés y por ende el trastorno del sueño. Se trata del cannabidiol o CBD, un cannabinoide no psicoactivo que, gracias a su efecto calmante se ha convertido en un excelente remedio para manejar esta causa latente del trastorno del sueño. 

 

¿Qué es el trastorno del sueño?

El trastorno del sueño es una afección que altera el ciclo del sueño, afectando a la salud mental y física. Los síntomas de este problema incluyen: somnolencia la mayor parte del día, respiración irregular, movimientos inusuales a la hora de conciliar el sueño, ansiedad, dificultad para dormir, fatiga, o vigilia nocturna entre otras. Estas conductas serán estudiadas para evaluar la existencia del trastorno. Como todos los trastornos, su gravedad y anormalidad depende de su duración y prolongación en el tiempo, teniendo impacto sobre la salud general. 

Este trastorno se suele presentar en cualquier edad, aunque es más probable que ataque en la edad adulta, debido al aumento de situaciones que provocan ansiedad.

 

Tipos de trastornos del sueño

 

Estos son algunos tipos comunes de trastornos del sueño:

 

  • Insomnio: dificultad para conciliar el sueño o completar el ciclo del sueño sin despertarse durante la noche. 

  • Apnea del sueño: una afección caracterizada por patrones anormales en la respiración mientras. Estas interrupciones de respiración pueden durar desde unos pocos segundos a minutos y pueden ocurrir más de 30 veces por hora.

  • Síndrome de las piernas inquietas:es un problema del sistema nervioso que causa una sensación incómoda y un impulso incontrolable de levantarse y caminar como respuesta para eliminar esa sensación.

  • Narcolepsia: una afección caracterizada por la constante sensación de cansancio y por una somnolencia extrema durante el día. Es muy común que estas personas se queden dormidas repentinamente en cualquier situación y momento del día. También puede presentar síntomas como: Cataplejias, parálisis del sueño, alucinaciones, o sueño nocturno fragmentado.

Etapas del ciclo del sueño

 

Los ciclos del sueño son unos periodos de tiempo en los que tienen lugar las diferentes fases de nuestro sueño. Durante la noche se completan entre 4 y 6 ciclos de sueño y cada ciclo tiene una duración que oscila entre los 90 y 110 minutos.  No obstante, esta duración experimentará cambios conforme la edad del paciente.

El sueño se puede dividir en dos grandes fases: sueño no REM y sueño REM.

 

Por una parte, el sueño no REM es la etapa en la que el cuerpo descansa físicamente y en la que no existen movimientos oculares rápidos. A su vez, esta etapa se puede dividir en tres fases: 

  • Fase I: se corresponde con el inicio del sueño ligero, es decir, el proceso en el que se pasa de estar despierto al sueño.La duración de esta fase es muy corta y resulta muy fácil despertar al individuo.

  • Fase II: tiene mayor duración que la anterior. Permite al cuerpo descansar y conservar energía.

  • Fase III: denominado científicamente sueño de ondas lentas, es la fase en la que el sueño es profundo. 

Por otra parte, el sueño REM es la etapa en la que aparecen los sueños y las pesadillas. En esta etapa tienen lugar movimientos oculares rápidos, los músculos están relajados y la frecuencia cardiaca y respiratoria puede incrementarse. La duración de esta etapa disminuye paulatinamente conforme la persona envejece.

Más sobre

 

El estrés puede estar afectando en tu sueño

 

El estrés es una afección que puede causar muchos tipos de síntomas físicos y emocionales. Algunas veces posiblemente no se dará cuenta de que estos síntomas son ocasionados por el estrés. 

 

Existen dos tipos de estrés: 

 

  • Estrés agudo: tiene un periodo de duración muy corto y por lo general desaparece rápidamente. En este momento se produce una respuesta saludable del sistema endocrino a través de la liberación de hormonas y una liberación de cortisol que disminuye en el momento en que el episodio de estrés se acaba.

 

  •  Estrés crónico: aparece cuando el estrés se prolonga en el tiempo, llegando a causar problemas de salud.  

Uno de los signos más comunes que le puede estar causando el estrés son el cansancio y los problemas para dormir. El estrés y el sueño están correlacionados, esto se debe a que el sistema de HHA controla las reacciones del estrés y por lo tanto influye en el ciclo del sueño. La hiperactividad del HHA, y la reducción del sueño puede provocar estrés.

 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el estrés durante el brote de una enfermedad infecciosa puede ocasionar entre otras:

 

  • Agravamiento de problemas de salud crónicos.

  • Agravamiento de problemas de salud mental.

  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación.

  • Dificultades para dormir o concentrarse.

 

Estrés laboral 

 

Se requiere cierto nivel moderado de estrés laboral, necesario para afrontar situaciones difíciles y atender satisfactoriamente a las exigencias del entorno (estrés positivo) De lo contrario, los niveles demasiado bajos de estrés están relacionados con desmotivación, conformismo y desinterés.Sin embargo, cuando las personas sufren estrés excesivo, estaríamos ante un estrés negativo.  

 

Durante la crisis sanitaria, la incidencia de estrés registrada en España alcanzó valores hasta entonces inalcanzables (81%). El cierre de negocios, el aumento de despidos, aislamiento social o el teletrabajo son algunas cuestiones que han provocado un aumento significativo del estrés laboral en la sociedad. El rendimiento de los trabajadores ha disminuido, y el absentismo y las bajas laborales se han incrementado. 

 

De hecho, la encuesta de 'Condiciones de Trabajo y Salud', elaborada por la Universitat Autónoma de Barcelona (UAB) y el sindicato CCOO afirma que, el 24% de los trabajadores consume sedantes habitualmente para tratar de aliviar el estrés laboral.

 

Cómo usar el CBD para dormir bien 

 

Los sedantes y los fármacos tradicionales son los más recurrentes como remedio contra los trastornos del sueño, pero existen opciones más sostenibles y menos invasivas y perjudiciales para el organismo.

Se trata del CBD o cannabidiol, un componente no psicoactivo (libre de THC) que trata el sistema nervioso a través de la causa latente de los trastornos del sueño. Por tanto, alivia el estrés y relaja los músculos de manera natural, ayudando a reducir la tensión en las piernas, a disminuir el estrés y a calmar dolores. 

 

Existe un estudio de investigación, publicado por ‘The Permanente Journal’ en el que se estudia el efecto del CBD en 72 adultos que sufrían de ansiedad y sueño deficiente. La conclusión fue que el sueño mejoró en más del 66% del grupo y la ansiedad se redujo en el 79%.

 

Aceite de CBD para combatir el sueño 

 

¿Sueles tomar manzanilla o valeriana antes de dormir?  A partir de ahora, tomarás aceite CBD, más rápido y efectivo. 

 

Aunque la ingesta de estos aceites no causan efectos secundarios narcóticos, las dosis deben ser controladas.Excepto si la  persona es fumador/a, la cantidad habitual de consumo de aceite CBD varía en función de su peso, sexo y edad.

 

Lo más recomendable es empezar por una dosis de aceite de 10% diariamente, media hora antes de ir a dormir y evitando todo tipo de actividad que requiera ejercicio físico. Deberás poner cuatro gotas de aceite bajo la lengua, esperar un poco, y proceder a ingerirlo.

Los efectos se empiezan a notar tras una semana de consumo, en caso contrario se debería aumentar la dosis, añadiendo una o dos gotas diarias.

 

En caso de terminar necesitando 8 o 10 gotas (que suele ser en casos de gente muy grande/alta), se debería comprar el aceite de 20%. Debido a que estos aceite tienen un porcentaje de concentración de CBD más elevado, hay que reducir a la mitad el número de gotas diarias. 

 

Flores de CBD para combatir el sueño  

 

Las flores de CBD se pueden utilizar de tres maneras: 

  1. Mediante la vaporización de los cogollos de CBD: al vaporizar el CBD no se genera combustión por lo que es la opción más recomendable. Notarás los efectos casi inmediatamente. 

  2. Fumar las flores: se considera menos sana que la anterior. Estas flores se pueden fumar (enrolladas como un cigarrillo) o en una pipa de agua o bong.

  3. Cocinar con flores: actúan como un condimento más, pueden ser un excelente ingrediente para cocinar una gran variedad de recetas.

 

En cuanto a la dosis recomendada, al igual que el aceite, se debe empezar por una dosis baja pudiendo aumentarla progresivamente.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Alejandro Coma (32 noticias)
Visitas:
708
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.