Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiamedicadeiguala escriba una noticia?

¿Colesterol y triglicéridos en la dieta; saludable o dañino?

02/06/2009 18:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El nivel y calidad de las grasas en la sangre es uno de los temas de salud que más preocupan actualmente a la población

Conocer cuales son los alimentos que promueven la síntesis interna de colesterol y triglicéridos puede ser mas útil que simplemente tratar de evitar la grasas. El nivel y calidad de las grasas en la sangre es uno de los temas de salud que más preocupan actualmente a la población. No en balde, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de mortalidad en las sociedades industrializadas. Esta preocupación es alimentada, además, por la constante alusión que a ellas se hace en los medios de comunicación.

Colesterol y triglicéridos son los lípidos sanguíneos que se analizan para conocer los niveles de grasa en la sangre. Los triglicéridos son moléculas de ácidos grasos que constituyen la forma más común de almacenamiento de grasa en el organismo. También viajan en el torrente sanguíneo. Niveles altos de triglicéridos indica un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Pero su reducción no se conseguirá sólo disminuyendo la grasa. También hay que reducir los hidratos de carbono refinados, y los excesos de cualquier tipo.

En el caso del colesterol, hay además que prestar atención a la calidad de las grasas de la dieta. De hecho, hay especialistas de la salud que relacionan los cálculos de vesícula, uno de cuyos componentes básicos es el colesterol, con un consumo elevado de azúcares rápidos. La mala leyenda del colesterol puede hacernos olvidar la importancia de sus funciones. Entre otras, es la materia prima para sintetizar una variedad de hormonas sexuales y suprarrenales, así como la vitamina D. También se utiliza en la fabricación de la bilis, y contribuyen a regular el grado de rigidez/flexibilidad de las membranas celulares. Por lo que se refiere a la dieta, el problema, como siempre, tiene que ver con la cantidad y con la calidad. Siendo una sustancia que el cuerpo produce, no es tan importante la cantidad total de colesterol que se ingiere, como el perfil el total de las grasas, y lo que hace que se incremente la producción interna de colesterol.

Tipos de colesterol

Según su peso molecular se dividen principalmente en HDL (high density lipoprotein), más conocida como "colesterol bueno", y LDL (low density lipoprotein), o "colesterol malo".

Las LDL transportan el colesterol a las células, es decir, facilitan la incorporación del colesterol al sistema.

Una dieta con un alto contenido en antioxidantes, presentes en los vegetales frescos, evita, entre otras cosas, la destrucción de la vitamina E, antioxidante natural de las grasas

Las HDL lo transportan al hígado, donde pasan a formar parte de las sales biliares. La bilis luego pasa al intestino, donde cumple la función de emulsionar las grasas. Parte del colesterol se vincula con la fibra alimentaria y se elimina con las heces.

Las HDL son el colesterol bueno, porque ayudan a eliminar colesterol del sistema… siempre que la dieta contenga la suficiente fibra alimentaria natural (procedente de verduras, legumbres, cereales integrales, etc.) que lo arrastre. Si el contenido en fibra del bolo alimenticio es escaso, es más fácil que el colesterol sea reabsorbido a través de la mucosa intestinal.

Cuando existe un problema de colesterol, tan importante como la cantidad total es la proporción entre un tipo de colesterol y otro. Bajos niveles de HDL son tan problemáticos como altos niveles de LDL.

Pero existen formas de incidir a través de la dieta en los niveles de unos y otros. Estimulan la síntesis de colesterol; Las grasas saturadas y animales (excepto pescados). Hay que recordar que al hidrogenar un aceite(solidificarlo)se le satura. Aceite de oliva reduce el LDL y aumenta las HDL. Aceites de semillas (omega 6) y Aceites de pescado (omega 3) reducen el LDL y las HDL Protegen el colesterol de la oxidación.


Sobre esta noticia

Autor:
Guiamedicadeiguala (2 noticias)
Visitas:
16004
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.