Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Hidritec escriba una noticia?

Cloración

05/01/2012 19:37
0

Cloración

El cloro es uno de los desinfectantes más utilizados en tratamientos de agua, ya sea para potabilización de aguas, depuración de agua residual o piscinas. La cloración proporciona unos resultados eficientes en cuanto a desinfección bacteriológica y además, tiene un efecto bastante permanente ya que no se descompone con tanta facilidad como otros desinfectantes como el ozono.

Otra de las ventajas del tratamiento con cloro es su sencillez y asequibilidad económica ya que en su forma de suministro más común, como hipoclorito sódico, tiene un precio bastante asequible en comparación con otro tipo de desinfectantes.

Para mantener una cloración efectiva hay que tener en cuenta varios factores. Como cualquier desinfectante se establece que su poder de desinfección está relacionado con una variable constante que resulta del múltiplo de la concentración y el tiempo: el llamado factor CT. Esto quiere decir que si ampliamos la concentración podemos reducir en la misma proporción el tiempo de contacto que necesita el cloro para hacer efecto con los mismos resultados. También a la inversa, una reducción del tiempo de concentración implica trabajar a mayores concentraciones de cloro para obtener los mismos resultados.

Vemos por tanto, que el tiempo de exposición es indispensable. Un sistema de cloración proporcional al consumo que inyecte el cloro justo en el momento previo del consumo de agua, o a la salida de un depósito no es efectivo. Necesitamos al menos entre media hora y una hora de tiempo de contacto para que el cloro produzca su efecto desinfectante a unas concentraciones asumibles para consumo humano.

image

Esto nos obliga a tener en cualquier caso un depósito de contacto. Clorar el agua a la salida de un pozo previo uso a consumo no es un sistema de desinfección eficaz. Instalar un pequeño depósito tras la inyección del cloro sí asegura el tiempo adecuado para la desinfección, siempre y cuando podamos tener la certeza de que el agua del depósito no se queda sin cloro.

Según el factor CT, el otro parámetro a tener en cuenta además del tiempo es la concentración. Con tiempos de contacto de al menos media hora o una hora, podemos trabajar a concentraciones en torno a 0, 5-0, 8 ppm (partes por millón) de cloro libre. Estas concentraciones son asumibles para consumo humano y con los tiempos de exposición adecuados nos aseguran, en prácticamente la totalidad de los casos, una desinfección adecuada para consumo.

Existen varias posibilidades de instalación de sistemas de cloración. La más económica y menos aconsejable es una cloración proporcional al caudal, siempre de forma previa al depósito de contacto. Para ello es necesaria la instalación de un contador-emisor de impulsos. Este equipo nos dará una señal eléctrica cada cierto volumen de agua. Mediante una bomba dosificadora apropiada, podemos gestionar esta señal haciendo una cloración proporcional y calcular los mililitros de hipoclorito sódico dosificado por cada litro de agua introducida al depósito y controlando así una concentración de cloro bastante exacta a la entrada del depósito.

La ventaja de este sistema es el poco gasto energético que necesita, lo cual lo hace ideal para tratamientos de depósitos apartados sin posibilidad de corriente eléctrica. Mediante una panel solar, una batería de gel y un regulador de carga se puede instalar un sistema de cloración totalmente autónomo.

El gran inconveniente de la cloración proporcional es que podemos conocer la concentración de cloro que entra al depósito, pero no la concentración de salida que es la realmente nos interesa para consumo. Esto es debido a que el cloro se descompone con el tiempo así como con los aumentos de temperatura y la luz solar. Puede darse el caso de que transcurran varios días sin consumo y todo el agua retenida en el depósito ya se haya quedado sin cloro desprotegiéndose de los microorganismos.

Es por ello, que el tratamiento más adecuado consiste en una medición continua del cloro libre del depósito con control de la dosificación de hipoclorito sódico. Para ello suelen instalarse equipos de medición de cloro libre con sondas de tipo amperométrico, potenciostático o sistemas de medición fotométricos. Lo habitual es establecer unos parámetros de concentración de cloro libre como valores de consigna y mediante una señal normalmente de 4-20 mA, el equipo se encargará de enviar a la bomba dosificadora la orden de dosificar a un determinado caudal o frecuencia, que será tanto mayor cuanto más bajo sea el nivel de cloro y por tanto más lejos nos encontremos del parámetro requerido. Una vez alcanzado el valor de consigna la bomba dosificadora se detendrá.

Para realizar la medida lo conveniente es hacer una pequeña recirculación al depósito de agua, mediante la cual, por un lado hacemos pasar la muestra de agua para su determinación de cloro libre, y por otro lado, favorecemos la difusión de cloro en el depósito y evitamos la aparición de zonas muertas o estancas donde pueden desarrollarse los microorganismos o decantar la materia orgánica.

Más información en:

http://www.hidritec.com/hidritec/sistemas-de-cloracion

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en