Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Softevolution escriba una noticia?

Las claves para tener un alumbrado de emergencia eficiente – eficiencia energética

0
- +
11/09/2018 13:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando se alumbra un espacio no solo se debe contar con un sistema y una instalación de calidad que garantice la eficiencia energética, sino también con equipo que pueda respaldar al ya instalado, en tal caso que el mismo pueda fallar

Cuando se alumbra un espacio no solo se debe contar con un sistema y una instalación de calidad que garantice la eficiencia energética, sino también con equipo que pueda respaldar al ya instalado, en tal caso que el mismo pueda fallar. Por medio del alumbrado de emergencia se puede garantizar que ningún lugar se quede sin luz cuando falle por alguna razón. Si llega a suceder algún accidente, el alumbrado de emergencia les podrá permitir a las personas salir del lugar de una forma ordenada, identificar la salida y los accesos próximos, la localización de los medios de aviso, entre otros. Técnicamente un alumbrado de emergencia que contribuya con la eficiencia energética, les puede ofrecer tiempo a los individuos para que puedan resolver un determinado problema cuando se presente.

            A nivel mundial existen normativas para regular y asegurar un alumbrado de emergencia, ya que es el respaldo de todo el sistema eléctrico y el mismo debe contribuir con la eficiencia energética. Cuando falta la alimentación del alumbrado normal, el alumbrado de emergencia asegura una posible evacuación de los sitios donde el mismo falle. Por otra parte, debe ser automática para no perder tiempo al momento de salir del lugar. Además de esto, la luminaria de emergencia debe contar con el flujo luminoso nominal que indica el fabricante y están obligadas a otorgar el 50% de ese valor después de 5 segundo de haber iniciado su funcionamiento y el 100% después de un minuto funcionando. Deben tener una batería con un tiempo de vida por lo menos de cuatro años que permita una operación segura cuando así se requiera y que ayude con la eficiencia energética.

Clasificación y tipos de alumbrado de emergencia

            El alumbrado de emergencia con eficiencia energética, se encuentra previsto para funcionar cuando se produce una falla en el alumbrado normal. El mismo no permite áreas oscuras si esto sucede y busca garantizar la seguridad de las personas. Se puede clasificar de tres formas. La primera de ellas, es el alumbrado de reemplazo, el cual permite continuar las actividades normales debido a que su duración no se encuentra limitada. La segunda, es el alumbrado de evacuación que permite reconocer las rutas de salida e identificar los puntos de servicio contra incendios. Por último se encuentra el alumbrado de alto riesgo. Tiene la facultad de interrumpir las actividades y los trabajos peligrosos con seguridad. Tiene una duración mínima y es el que debe cumplir con los más altos estándares de eficiencia energética.

            Dentro de los tipos de alumbrados de emergencia, se pueden encontrar distintos tipos de luminarias con o sin tensión de red. Uno de ellos es el alumbrado permanente donde las lámparas de emergencias se encuentran alimentadas constantemente, ya sea que se requiera del alumbrado normal o el de emergencia. El no permanente, permite que el alumbrado solo funcione cuando falle el alumbrado normal y la eficiencia energética. El alumbrado combinado suele tener más de dos lámparas donde una se alimenta para el alumbrado de emergencia y las otras a partir de la alimentación del alumbrado normal.

Ubicación de las luminarias para el alumbrado de emergencia

            A nivel general, los lugares donde se debe tener obligatoriamente un alumbrado de emergencia son: locales de reunión, edificios de oficinas, hoteles, industrias,  entre otros. Para los lugares, se debe colocar una señalización luminosa en las zonas de evacuación y la iluminaria debe cumplir con los parámetros de operación que deben estar expresados en valores nominales que cumplan con la eficiencia energética. Las luminarias de emergencia también se deben ubicar cerca de cada puesto de primeros auxilios, en los accesos generales de los edificios, en los estacionamientos cerrados y cubiertos, en los corredores de vías de escape, sobre cada puerta de salida de emergencia, en el exterior de los edificios, cerca de escaleras y cambios de niveles para evitar accidentes, en las zonas donde se encuentren los equipos de extinción.

            Para que un alumbrado de emergencia pueda funcionar correctamente y con eficiencia energética, es necesario que se le realice un mantenimiento de forma regular, el cual debe incluir la revisión de las lámparas y el estado de las baterías. Tanto las baterías como los kits de conversión deben cargarse a tensión de red por lo menos durante 24 horas. Lo más recomendable es utilizar baterías que duren por lo menos 4 años. Cada tres meses se le debe hacer mantenimiento al fluorescente de la luminaria combinada que suele permanecer encendida. La de emergencia cada tres meses y la LED de luminaria, así como la batería de cualquiera de ellas también en este tiempo.

            La frecuencia de reemplazo de cada elemento puede variar de acuerdo al fabricante o al uso. Para el primero de ellos suele ser cada seis meses. Para el segundo, de acuerdo a lo que diga el productor, para el tercero no aplica y con el cuarto cada cuatro años.

El suministro suplementario de energía

            Para que el alumbrado de emergencia funcione, es necesario contar con un sistema de eficiencia energética con relación a las instalaciones eléctricas. El suministro normal de energía se realiza por una empresa distribuidora de energía eléctrica complementario se realiza de la misma manera o cuando se dispone de medios de distribución de energía de forma independiente. Los suministros suplementarios se pueden clasificar en: suministro de socorro, suministro de reserva y suministro duplicado. Cada uno de ellos debe contar con una potencia mínima de funcionamiento para realizar el suministro normal.

            Es muy importante que el suministro de energía se encuentre funcionando al máximo, ya que solo a través del mismo se puede tener un alumbrado de emergencia eficiente. Su puesta en funcionamiento se hará cuando se produzca una falta de tensión en los circuitos alimentados por las empresas distribuidoras de energía o cuando la tensión descienda por debajo del 70%. Independientemente de esto, toda zona debe contar con un alumbrado de emergencia para evitar accidentes que se puedan suscitar mientras no haya luz en un área específica, sin dejar a un lado que el responsable del mismo es el propietario del lugar

Información Obtenida de: http://www.softenergia.com


Sobre esta noticia

Autor:
Softevolution (72 noticias)
Visitas:
95
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.