Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Baloneuropeo escriba una noticia?

23º 26´17" (las claves de Sudáfrica 2010): días uno y dos

13/06/2010 11:59 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No, no estoy loco y si, esto sigue siendo un blog de fútbol. 23º 26´ 17" es la latitud donde está situado uno de los cincos paralelos que atraviesan la tierra. Este, llamado Trópico de Capricornio, pasa a través de varios países, entre ellos Argentina (mi ubicación) y Sudáfrica. La idea no es dar una clase express de Geografía sino denominar a una sección que pretende aportar una visión detallista pero concreta sobre los partidos durante el Mundial. He aquí la primera entrega. Que lo disfruten...

Comenzó la fiesta en el Soccer City con vuvuzelas y sudafricanos como eje denominador. El insoportable y constante sonido de ese bendito invento africano no impidió –por suerte- que tengamos un partido inaugural con muchos alicientes. Fuera del empate final pudimos darnos cuenta de dos cosas: una; los locales prometen dar guerra y dos; los buenos augurios mexicanos se quedaron sólo en promesas.

Parreira sumó su sexto mundial a cuestas y su equipo se mostró muy entusiasta, con mucho dinamismo y ganas para opacar su falta de fútbol. Tshabalala, un volante técnico pero tácticamente desastroso llenó las bocas de gol de la mayoría presente con un zurdazo implacable. México y su orgullo a cuestas lograron igualar para apagar el fuego de las críticas de las que no pudo salvarse Aguirre, su entrenador. Y es que preferir a Oscar Pérez antes que a los implacables Ochoa o Michel tiene delito, aún más teniendo a Guardado o al sorprendente Chicarrito Hernández sentados a su lado y no en el campo. Gio Dos Santos aportó el desequilibrio, Márquez el gol y la defensa mexicana en complicidad con el ataque sudafricano destellos de emoción en un flojo pero vibrante debut mundialista.

De arrojar toda la emoción a la basura se encargaron Uruguay y Francia con un encuentro soporífero. La dinamita de Suárez y Forlán no encontró la chispa necesaria para encenderse, mal acompañados por Ignacio González a sus espaldas y con poca ayuda por parte del planteo conservador de Tabarez. Domenech y su locura no estuvieron al margen. La banda derecha fue un esperpento, con Sagna contenido –pero seguro, como siempre- y con un Govou que ni siquiera pudo justificar su estrafalaria titularidad. Con un Ribery intermitente sin la ayuda de Evra y con un Gourcuff obstinado en marcar un 'jabulani-gol', el asunto no podría terminar de otra manera que no fuese con un empate. Ah, si, Nico Lodeiro ingresó y se fue expulsado por dos duras faltas. Si es que hasta los líricos se contagian, paradojas de la vida...

El Grupo B dio inicio con un Corea del Sur – Grecia que dejó en claro las capacidades de ambos conjuntos. Sorprendieron los asiáticos con su veloz juego asociado y sus apariciones individuales. Todo lo contrario por el lado heleno, si hasta se defendieron de manera pésima, toda una tragedia griega. De la mano de Park Ji-Sung que marcó el segundo gol -¿hay algo que el hombre del United no haga bien?- Corea consiguió un vital triunfo.

La emoción se traslado a Johannesburgo con toda la expectativa para ver a la Argentina de Messi... y de Maradona. Por fin pudimos disfrutar de una selección albiceleste ofensiva y con casi todas sus mejores cartas sobre la mesa. Sólo un golazo de Heinze –si, 'Heinze' y 'golazo' en la misma frase- pudo batir a un inspirado Enyeama. Con Di María desenchufado al igual que Verón, y con Tevez e Higuaín en modo sacrificio ON, apareció la figura de Messi para poner las cosas en su lugar. El brillante portero nigeriano y la floja puntería argentina dejaron corto al marcador. Argentina, con algunas lagunas abajo y arriba, todavía debe mejorar bastante, y no sólo de cara al arco. Material e inventiva sobran. Ah, el ingreso de Odemwingie revolucionó a unas águilas con poco vuelo.

Inglaterra sufrió nuevamente el maleficio bajo sus tres palos, un error clamoroso que le otorgó el gol del empate final a una selección de Estados Unidos que hace tiempo dejó de jugar al soccer. Capello no quiso ser menos que Aguirre y Domenech, sorprendió con Milner por izquierda –un experimento que duró 30 nefastos minutos- y desencajo a la súper dupla Lampard-Gerrard en rol de doble pivote. Por fortuna para los pross un inspirado Steven se combinó con Heskey –en su única aparición útil durante el encuentro- para marcar el primero y plantar bandera por parte de los ingleses. A partir de allí, los protagonistas fueron Altidore, Donovan, Dempsey y... Green. Empate con gusto amargo para una Inglaterra sobrada de empuje y carente de ideas. La solución pensante se llama Gareth Barry, esperemos verlo ante Eslovenia el próximo 18 de junio.


Sobre esta noticia

Autor:
Baloneuropeo (30 noticias)
Fuente:
baloneuropeo.com
Visitas:
5395
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.