Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Claves para el 'sorpasso'

07/05/2016 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La nociva influencia del neoliberalismo nos condujo hacia una democracia de baja intensidad que sustituyó la normalidad de la acción política por conductas autocráticas, cuya única reconducción pasa por el relevo político de los causantes del deterioro

En  política  las cosas  no son blancas o negras por mas que así nos lo quieran hacer ver,   pues en buena praxis  su desempeño es variopinto  y  mismo multicolor, salvo cuando como es el caso,  el mal funcionamiento de la democracia  causa  la mas común de las  patologías,  cuya consecuencia llevada   a términos  oftalmológicos se traduce en    la aparición de un    daltonismo  congénito que  solo posibilita  detectar el color del dinero y anula  toda  visión lateral.

Impidiendo así la percepción de los daños colaterales ocasionados  con sus lesivas prácticas  políticas al ingente  colectivo de sus propias víctimas; factor causante de tan predominante  bicolor,     de ese  blanco y negro que extensivamente  y  para mal de muchos tomó rango de normalidad  ante  la degradante  función desempeñada en su alternancia por los miembros del bipartidismo como consecuencia de su unánime defensa del credo  neoliberal. Evidenciando con ello   que a los miembros de ambos partidos (PSOE y PP) como al nuevo adscrito C's, no puede otorgárseles margen alguno de confianza para el desempeño del servicio público en razón a su  probada apatía  hacia el interés general.

Circunstancia que debe ser tenida  muy en cuenta   a la hora de    tomar posición  en  las próximas elecciones generales, por quienes apuestan decididamente por consumar un  cambió político  de nuevo orden,  máxime, a sabiendas  que tanto las élites como los medios neoliberales dedicarán  todo  su empeño en  evitar que esto suceda. No regateando el mínimo esfuerzo  en influir   y condicionar la agenda de sus subordinados políticos del bipartidismo y afines de  nuevo cuño para coartar tal posibilidad, como ya intentaran sin mucho éxito con la conformación del Gobierno en la fallida  legislatura que por su intromisión  hemos tenido que dejar atrás y vernos obligados a la repetición  de nuevos comicios.

Porque, en su esencia la verdadera finalidad del  neoliberalismo con su  órbita de satélites, está dirigida a consumar la pérdida de derechos políticos y sociales  y situar  a una élite económica en el centro de la política, pues no en balde el neoliberalismo en su versión original, es de hecho, el capitalismo sin miramientos, y por tanto, el principal enemigo de la democracia participativa.

Esta condición  de primacía  y control  no es nada nuevo, sino la continuidad  del consenso bipartidista  que caracterizó el hacer político de los últimos cuarenta años  y cuyas consecuencias por negativas,  además de precipitar  la economía al abismo elevó la corrupción y el capitalismo salvaje a rango de protagonismo,   al tiempo de hundir  a la ciudadanía en un maremágnum de austeridad,  cuya principal consecuencia acentuó  el recrudecimiento de la situación económica  y elevó los índices de desempleo  hasta el extremo de alcanzar  registros insólitos.

El neoliberalismo mas que la piedra filosofal que todo lo arregla, es el narcótico que nos hace olvidar que sus paladines nunca reparten cuando ganan y siempre recortan para no perder

Un conjunto de rasgos  que vienen a  confirmar  que   la inestabilidad y la incertidumbre serán el signo característico de  los tiempos que vienen  como precio a abonar para lograr como único objetivo el cumplimiento del supremo equilibrio de las cuentas públicas, siempre que un vuelco electoral  no  nos reconduzca a la sensatez de las políticas de  crecimiento y empleo.

En ese sentido las elecciones que vienen no pueden ser otros comicios mas, pues   después del fiasco vivido en la odisea de la fugaz legislatura, votar, si debe servir para poner límite a la continuidad de lo inservible, siendo recomendable al efecto  que   previo contacto con las urnas, los electores en un ejercicio de reflexión precisen el sentido de su voto y asuman  por convencimiento que el  neoliberalismo mas que  la piedra filosofal que todo lo arregla,   es el  narcótico de la resignación, el estupefaciente que nos hace olvidar que los paladines de esa tesis nunca reparten cuando ganan y siempre recortan para no perder, siendo por eso que tal doctrina mas que el remedio  que la situación precisa sea en su propia contradicción  el prólogo de su entelequia.

Pero no han de ser únicamente  los electores los que  tomen conciencia  de como proceder  ante los nuevos comicios, sino que en mayor medida deben hacerlo también las organizaciones políticas con marchamo progresista, que  comprometidas en darle un cambio  a la situación han de reaccionar unánimemente, y poniéndose de acuerdo, obstaculizar las maniobras urdidas   desde  la  oligarquía económica en su empeño   de mantener  como  orden social,   la  precariedad sistémica y la  crisis permanente haciendo de la consolidación del neoliberalismo su credo ideológico y  modelo de vida.

Aberración política que convierte la singularidad de esta    democracia de bajo nivel en un instrumento de dominación al servicio de una regulación social absolutista y heterogénea, que suscita nuevas formas de autoritarismo,  y que por tanto exige  la debida respuesta, que necesariamente  pasa por cumplir   con la responsabilidad moral y política de ponernos de acuerdo sobre la premisa de establecer un   programa  de mínimos, y a partir  de la concurrencia, consumar su implantación mediante la conformación de  espacios de Unidad Popular, desde donde, además de  combatir  la consolidación  del neoliberalismo, lograr a través  del consenso  una candidatura de síntesis  con la que concurrir a las nuevas  elecciones generales.   

Y todo en  línea con el acuerdo establecido  entre  IU - Podemos y Confluencias, que cuenta con todas las características de convertirse electoralmente en un  verdadero sorpasso y en  la efectiva alternativa para el cambio


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (430 noticias)
Visitas:
4132
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.