Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

Visita clave del presidente alemán a Turquía

03/11/2010 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la actualidad, Alemania cuenta en verdad con cuatro millones de inmigrantes musulmanes, de los cuales más de dos millones y medio son de origen turco

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

La Inmigración turca en Alemania constituye un proceso único en el desarrollo social de la nación alemana en la posguerra. Un 3, 7% de la población de Alemania son musulmanes, concretamente 2.637.000 ciudadanos originarios de este país, de acuerdo a la Oficina Federal de Estadística de Alemania. De ellos unos 120.000 viven en Berlín, en lugares como el Kreuzberg, un distrito de la ciudad mejor conocido como la pequeña Estambul. El número de turcos supera al total de extranjeros procedentes de la Unión Europea (UE) y triplica al segundo grupo de extranjeros, el de los yugoslavos. A partir de 1959 las empresas alemanas afrontaron una falta grave de mano de obra. El entonces ministro de trabajo promovió la contratación de trabajadores procedentes de Grecia, España, Turquía, Portugal, Marruecos, Túnez, y Yugoslavia entre 1960 y 1968. Entre 1972 y 2005 cerca de 415.019 turcos obtuvieron la nacionalidad alemana. Desde la década de 1980 los turcos se han convertido en la minoría más numerosa del país.

El presidente alemán, Christian Wulff, ha reclamado recientemente a Turquía que respete los derechos de las minorías cristianas del país. Durante una visita oficial en Ankara, Wulff ha pretendido lanzar un mensaje de conciliación, en pleno debate sobre el nuevo rumbo que toma Alemania en cuestiones de integración de inmigrantes, especialmente los musulmanes (turcos en su mayoría en Alemania). En ese nuevo rumbo se incluye la obligación de los inmigrantes de aprender alemán para poder vivir en el país.

Wulff, primer presidente alemán que visita Turquía en los últimos 10 años, ha reclamado que se facilite a los cristianos en el país la misma libertad religiosa que gozan los musulmanes en Europa. Afirmó concretamente que "Nuestro deseo es que los cristianos puedan vivir en los países musulmanes con los mismos derechos que en Europa, que puedan practicar su fe y construir iglesias. La libertad religiosa forma parte de nuestra concepción de Europa como comunidad de valores".

Para entender este tema resulta necesario tener en cuenta lo siguiente: en los últimos años, Turquía vive una clara islamización que ha fomentado las actitudes hostiles contra los grupos religiosos no musulmanes. El que fuera un modelo de laicismo de mayoría musulmana ha aprobado recientemente el uso del velo en las facultades. Y el integrismo gana cada día más adeptos. Paralelamente, la cancillera Angela Merkel se ha mostrado abiertamente contraria a la entrada de Turquía en la UE, por el temor que un país de 73 millones de habitantes y mayoría musulmana puede tener en el contexto social europeo.

A mi criterio, aquí está la clave, el elemento crucial que nos permite entender este problema, se divisa en lo que siente la cancillera Angela Merkel: temor. El clásico, viejo y repetido temor al extranjero, al diferente. Por supuesto que si un periodista le formula la pregunta de manera directa a la más alta dirigente política de Alemania, ésta lo negará. Dirá que “de ningún modo puedo temer a un país vecino y amigo”. Pero está claro que el prejuicio generalizado que tienen los alemanes sobre los turcos influye en su ideología y en su forma de encarar un asunto que es realmente complejo para la sociedad germana. Por otra parte, me atrevo a señalar que no es una aprensión personal de Angela Merkel, sí es una prevención que se refleja en su ideario como representante y referente que es de la ciudadanía alemana.

El presidente Wulff fué muy criticado el pasado fín de semana por declarar que “el Islam es ahora parte de Alemania, como el judaísmo o el cristianismo”, y de ahí lo polémico de su viaje. Interrogado por los periodistas, Wulff no pudo evitar referirse a esta cuestión: “No podemos cerrar los ojos al hecho de que la inmigración ha traído ciertos problemas. La base para la solución de muchos de ellos está ligada a que aprendan alemán y reconozcan la Constitución”, señaló ayer.

En la actualidad, Alemania cuenta en verdad con cuatro millones de inmigrantes musulmanes, de los cuales más de dos millones y medio son de origen turco. En muchos casos habitan en guetos en los principales centros urbanos de Alemania, donde prácticamente todo, desde los periódicos a los usos sociales, son similares a los de las ciudades del país euro-asiático.

Un tema delicado el de la inmigración y el de la integración de los ciudadanos de un país en otro, un tema sumamente actual, digno de ser observado con detenimiento y cuidado. Un tema que exige comprensión y tolerancia.


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
2040
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.