Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Ciudad de México vence a la contaminación ambiental le queda ahora vencer al narcotráfico. Diáspora informará

13/01/2011 19:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Repasamos la situación en Ciudad de México al borde del ahogamiento en 1995 y su resurección ambiental hoy tras un esfuerzo de 10 años

Estudios realizados sobre el tema, señalan que Ciudad de México ha mejorado de manera contundente los niveles permitidos de contaminación que la estaban ahogando, tanto como a Pekín. Las autoridades están claras en que aún queda mucho por hacer y más para terminar con la otra tara: el narcotráfico asesino.

La contaminación en Ciudad de México se ha mantenido durante casi 25 años.

Ciudad de México era conocida en el mundo entre otras cosas por ser una de las ciudades con mayor contaminación atmosférica, pero ha conseguido en los seis últimos paulatinamente y con esfuerzo sostenido disminuir su concentración de polución.

Para contemplar los progresos en la lucha contra la contaminación y que sirva de ejemplo también para ciudades como Madrid sin ir más lejos y no digamos Pekín, Nueva York, etc… Hemos echado mano a textos anteriores del 2005 ahora vamos a dar unos exponentes de 1995 para seguir con nuestra comparación.

En ese año la población registrada en el censo era de 14.987.000 habitantes; el 55% vivían en el Distrito Federal y el 45 en los municipios anexos del estado de México un tanto por ciento que no tenemos vivía en chabolas o villas-miseria o ranchitos sin agua potable y sin luz.

2011: lo que se ha logrado en estos años de lucha por el medio ambiente

Así ha logrado apreciar un cielo más despejado no visto en los últimos tiempos.

Los habitantes de la capital mexicana que superan los 20 millones, han descubierto en las últimas semanas un paisaje imponente con las imágenes de los volcanes Popocatépetl ("montaña que echa humo") e Iztaccíhuatl ("mujer dormida"), como fondo. Antes no se veían ni en sus mejores días de viento del Norte.

Al disminuir la polución el habitante puede respirar porque el medio ambiente contaminado es factor de inflamación de mucosas e infección en vías respiratorias— ya que contiene partículas suspendidas, conocidas también como PM10, que se forman por moléculas de metales, cemento, aerosoles, polvo, tierra, arena, ceniza y hollín.

La secretaria de Medio Ambiente de Ciudad de México, Martha Delgado, declaró a los medios de comunicación que se ha logrado alcanzar una importante reducción de partículas contaminantes en el aire dando paso a un ambiente bastante limpio.

"En los últimos años hemos superado el récord de días limpios por ozono. En 2009 fueron 165 días dentro de las normas internacionales y hemos logrado terminar 2010 con el mayor número de días limpios, 250. Y el primer mes del 2011 llegaremos a los de los primeros 30".

Para llevar adelante esas cifras, la capital mexicana cuenta con una sofisticada red de monitoreo ambiental que supervisa la presencia de ozono en el aire.

Según los registros, a comienzos de la década de 1990, la contaminación por esa sustancia superó los niveles máximos permitidos durante bastante más de la mitad del año por lo que resultaba necesario declarar la "contingencia" (una forma de decir máxima urgencia) para reducir el flujo de vehículos, la suspensión de obras públicas y de actividades deportivas al aire libre.

Cifras que hemos obtenido de 1995 pintan una situación al borde del abismo. Para eso hay que tener en cuenta que para llegar a los lugares de trabajo de esa megalópolis los pobladores tanto de ciudad de México Distrito Federal como de los municipios anexos realizaban en 1995 el equivalente a 29, 5 millones de desplazamientos, 60.500 en taxis, 69.560 (“combis”) y microbuses. 10950 en autobuses urbanos y ocho líneas de metro y por fin en número indeterminado los que viajaban en los trolebuses del Distrito Federal.

Estas cifras indican que el 85% de los vehículos satisfacía el 15% de la demanda de transporte es decir, que los coches particulares transportaban sólo al conductor y si acaso una persona acompañante.

A parte de lo mencionado existían otras muchas fuentes de contaminación como era grandes refinerías y fábricas de papel; la producción lenta de gasolina sin plomo con un aditivo que provocaba la oxigenación y una mayor combustión. En esa época para aliviar el tráfico de vehículos las autoridades mexicanas calcularon que la restricción diaria de la circulación de casi 500.000 vehículos reduciría el consumo de 11.500 barriles de gasolina y la misión de 920 toneladas de monóxido de carbono, hidrocarburos, óxido de nitrógeno lo cual significaba ahorrarse 30.000 toneladas de contaminante.

La limitación de la circulación de vehículos con gasolina motores diesel de un día por semana se ejecutó con base al último dígito de las matrículas y el color de la calcomanía que se asignaba. Esto provocó grandes protestas sobre todo de los particulares.

Lo que ha cambiado la historia desde hace 10 años y desde 1995

Por otro lado, Aaron Jazcilevich, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la Universidad Nacional, aseguró que la calidad del aire actual es superior a la de hace 10 años, tras las mediciones realizadas y los estudios efectuados.

"Son dos factores preponderantes: el meteorológico, vientos que dispersan los contaminantes, y la renovación del parque de vehículos privados, además de exigentes verificaciones diarias de contaminantes de los coches”, indicó el especialista que encabeza la investigación en esa área.

Sin embargo, Jazcilevich reconoce que a Ciudad de México aún le falta tiempo para solucionar el panorama de contaminación ambiental, ya que lo ideal sería que sólo un día al año se superaran los niveles de ozono permitidos.

Otros agentes que no contribuyeron a que la ciudad limpiara su atmósfera son las partículas que se mantienen flotando en el aire producto del incremento de la sequía en las regiones de cultivo adyacentes a la capital.

Una de los handicap para conseguir un medioambiente sano es la cantidad de vehículos de Ciudad de México. Su reducción relativa clave incluso de una mejor salud física

"Azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno y plomo se mantienen justo por debajo de los límites recomendados. Pero en el caso de las partículas suspendidas, tenemos que confesar se han incrementado en los últimos dos años", admitió la secretaria de Medio Ambiente.

Una de las medidas que el Gobierno local ha implantado en la capital para colaborar a gozar de un ambiente libre de contaminación se refiere a la adopción de modelo de transporte basados en el metrobús empleado en Colombia y el uso de las bicicletas tal y como en algunas ciudades de Europa…

No obstante, la población se ha mostrado desalentada por esos medios de transporte aun reconociendo que el aire de la ciudad ha mejorado paso a paso.

Al respecto, el diputado del Partido Acción Nacional, Juan Carlos Zárraga, comentó que "la dinámica de Ciudad de México es muy distinta a la de otras grandes urbes de Europa y América Latina. No podemos copiar exactamente lo que hacen en Bogotá o París".

A pesar de que los mexicanos se mantienen en franca lucha contra la contaminación y la mejora del ambiente en los últimos años, la realidad apunta a que el problema de polución persistirá en Ciudad de México, mientras las autoridades celebran nada más que la ciudad haya dejado de ser la más contaminada del mundo.

Al controlar en parte el monóxido de carbono hemos contemplado con nuestros propios ojos una mejora en la disminución de la percepción visual, capacidad de trabajo, destreza manual y habilidad de aprendizaje. Y al suprimir gran parte de bióxido de nitrógeno, que irritaba los pulmones, ha bajado el nivel de casos de bronquitis y enfermedades respiratorias.

Como en muchas capitales del mundo no sólo europeas, asiáticas e incluso latinoaméricanas el problema de los coches excede a nuestra imaginación

En el año 2005 el secretario de transporte de Ciudad de México vaticinó que la capital podría vivir una crisis en el tráfico en pocos años si sigue aumentando la cifra de autos que circulan por esta urbe, estimada en 5, 5 millones de unidades y a los que se suman cada año unos 250.000.

La capital mexicana posee la concentración más alta de vehículos en el mundo, muy por encima de Tokio o Nueva York, los cuales están en una cuenca cerrada que impide la dispersión de emisiones contaminantes.

"En unos cuantos años, tendremos casi los 10 millones de vehículos por lo que vamos derechitos a un ahorcamiento", añadió el funcionario durante la presentación de dos nuevos libros del investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Quintero declaró que uno de los problemas más severos que tiene el gobierno del Distrito Federal es la regularización de los taxis, que suman 108.000 unidades, la más alta del mundo, más otros 20.000 taxis no autorizados.

Añadió que al cierre que estamos proyectando se planea concluir la regularización de todos los taxis, y promover la renovación de la flota debido a que estos aportan el 13, 3 por ciento de la contaminación ambiental.

En la presentación de los textos participó el Premio Nobel de Química, Mario Molina, quien señaló que hace 30 años la zona metropolitana de la capital mexicana era la concentración urbana más contaminada del mundo. Afortunadamente se han tomado medidas para reducir considerablemente la contaminación.

Molina advirtió que se debe trabajar más en el desarrollo de nuevas opciones de transporte masivo y para elevar la conciencia de que llegará un momento en que no todos podrán utilizar su coche.

El Premio Nobel indicó que actualmente en la Ciudad de México tres de cada diez personas tienen coche, y de continuar con este ritmo la urbe no tendrá capacidad para albergar el número de vehículos.

En esta entrega de hoy sobre la contaminación en México y la lucha contra ella, Diáspora se ha limitado al tema estricto de las mejoras de la polución atmosférica pero no a otras poluciones como son el crimen organizado, el narcotráfico y los asesinatos indiscriminados de hombres y mujeres. En la próxima entrega cuya fecha ni nosotros sabemos haremos un estudio pormenorizado de estos últimos fenómenos. Y en eso están trabajando nuestros equipos.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1334 noticias)
Visitas:
19360
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.