Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Detective Salvaje escriba una noticia?

City of life and death

21/06/2010 17:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Magnífica película que narra el genocidio perpetrado por los japoneses en la toma de la ciudad china de Nanking, en 1937

Tomando como referentes los films occidentales sobre el Holocausto (especialmente La lista de Schlindler de Steven Spielberg), el director chino Lu Chuan plantea en City of life and death una amarga reflexión sobre la condición humana, utilizando para ello el mismo blanco y negro, áspero y duro, de sus películas hermanas y emparentándola con ello con una forma de hacer cine que busca, ante todo, la recuperación de la memoria histórica. Porque la cinta es, sobre todo, una película necesaria por cuanto nos confronta con lo mejor y lo peor del ser humano y sirve a su vez de recuerdo imborrable y accesible para posteriores generaciones; y lo hace intentando narrar cinematográficamente (cosa en ocasiones harto difícil) mediante un tour de force entre lo íntimo y lo visionario, entre la quietud y el desasosiego, entre la visión de las víctimas y la reflexión histórica, lo que da pie a una narración repleta de altibajos pero carente de presunciones absurdas que hubieran emborronado la disquisición final.

Lo que plantea ante todo City of life and death es la historia de un genocidio, el perpetrado por las tropas del ejército imperial japonés en la toma de la ciudad de Nanking, a la sazón capital de china a mediados de los años 30, durante la guerra chino-japonesa de 1937. Nos encontramos, por lo tanto, con la recreación de un episodio histórico que todavía levanta ampollas entre China y Japón y que impide una reconciliación nacional entre dos países por la negativa japonesa de aceptar parte de su oscuro pasado. Lu Chuan, sin embargo, tiene la interesante idea de plantear su film bajo la perspectiva de un soldado japonés, que observa la transición de la conquista al drama con los ojos de un joven que, en cierto sentido, alcanza su madurez final con el suicidio. Emparienta así el suceso bélico con la intimidad del pensamiento subjetivo, caminando siempre sobre el alambre de la palabra y del gesto, y dejando que la imagen muchas veces hable por sí sola, lo que convierte el film en una reflexión cinematográfica de primer orden. Pero no sólo eso, porque la película tiene imágenes de una belleza sobrecogedora, hasta el punto de que el film lleva a plantear una pregunta al espectador ¿puede la belleza convertirse en el camino de una evocación emocional? ¿puede la belleza, en fin, ser el instrumento adecuado para narrar el horror? La respuesta en este caso es que sí, porque la cinta escapa del esteticismo vacuo mediante una puesta en escena en la que el ritmo (y lo que se narra) no es menos importante que el recuerdo de la maldad.

Porque la cinta es, sobre todo, una película necesaria por cuanto nos confronta con lo mejor y lo peor del ser humano y sirve a su vez de recuerdo imborrable y accesible para posteriores generaciones

No obstante, City of life and death contiene en sus imágenes un aviso para navegantes. El film parece estar dividido en capítulos en los que se muestran y cartas de occidentales (la mayoría escritas en inglés) en los que se da una información escueta sobre la toma de Nanking. El realizador chino consigue con ello dos cosas. Una de ellas, marcar una pausa a través de la cual conseguir una reflexión histórica y emocional. Y la otra, mucho más punzante, mostrar la visión sesgada y distante de Occidente ante esos hechos, y plasmar la realidad terrible de la batalla y sus consecuencias para la población civil, con sus asesinatos genocidas y sus violaciones en masa. El film consigue con ello jugar a dos bandas, en la que la verdad de la guerra se muestra en toda su magnitud, en toda su tragedia, y dejando que sean las imágenes las que hablen por sí mismas, las imágenes de aquello que sucedió pocos años antes del Holocausto. Ahí es nada.


Sobre esta noticia

Autor:
Detective Salvaje (61 noticias)
Visitas:
4466
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.