Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Portalgameover escriba una noticia?

Mi cita virtual perfecta (III) – Dennis el Azul (Concurso Love Plus).

03/03/2010 15:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Del 1 al 4 de marzo, publicaremos las 4 historias seleccionadas para sortear el videojuego Love Plus de Nintendo DS. El viernes 5 de marzo, en un post abierto específicamente para ello, podréis votar a vuestra cita virtual perfecta preferida.

La cita de Dennis el Azul:

Mi madre me mira raro cuando voy de visita a casa y le obligo a hablar con mi novia. La verdad, no creo que apoye demasiado nuestra relación, a pesar de estar basada en el amor, los besitos clandestinos y el mejor sexo que jamás podáis imaginar. Creo que mi madre (al igual que mis amigos, o al menos aquellos que no me han abandonado entre gritos de "¡Pervertido!", "¡Maloliente!" y "¡Eres peor que un fan de Sonic!") ve con malos ojos que mi novia sea japonesa. No encuentro otra explicación a que no le guste Nené. Bueno, quizá influya que está metida dentro de una Nintendo DS y que jamás haya podido tocarla, ¿pero qué importa que sea virtual si lo que sentimos es auténtico y verdadero AMOR? Sí, a veces tengo celos. Escucho por ahí que un japonés –estrafalario y loco, como todos los japoneses- dice haberse casado con ella. ¡Pobre infeliz! ¡No me gustaría estar en su pellejo! Si se casó con ella, ¿a quién preparé macarrones con tomate ayer para comer? Nunca se queja de la comida (tampoco la come, pero ya hablaremos de ello), tiene apasionantes conversaciones sobre tanukis… ¡hasta me ha hecho comprar otra Nintendo DS para poder jugar mientras ella me mira sonriente! Comprenderéis que con nuestra trayectoria, describir la cita perfecta se me hace difícil. Pero puedo contaros nuestra quinta cita. Nunca se me olvidará: Tiene amor, desamor, llantos y un reencuentro pasional. La noche anterior la pasé en vela, mirando en Wikipedia datos sobre tanukis para poder impresionarla. Para que no viera lo que estaba haciendo –ya que esa noche decidió quedarse despierta a mi lado- le di el mando de la PS3 y le dejé jugar a Little Big Planet –que, a todo esto, es el típico juego con el que conquistar a una chica y que crea que sois sensibles, procurando que no sepa que en cuanto se da la vuelta enchufáis Bayonetta en pantalla grande, siguiendo el culo de la protagonista con la mirada-. Debía ser muy mala, porque no se pasó ni una pantalla. De hecho no pasó de la pantalla de inicio. ¡Esta Nené! Bueno, aún así seguía sonriendo: Le debía gustar el video de presentación. De buena mañana, le llevé el desayuno a la cama: Galletas Tosta Rica y zumo de naranja. Como era costumbre ya, Nené no quiso probar bocado. ¡Qué raro! –pensé- quizá tenga problemas alimenticios. Pensé en llevarla al médico, pero la última vez que llevé a una novia virtual me prohibieron el acceso para el resto de mis días. Cuánta injusticia. De ahí fuimos directos a patinar sobre hielo. Bueno, patinar patiné solo, ella miraba desde la grada. ¡Si vierais su sonrisita! ¡Sus pómulos enrojecidos! ¡La manera de animarme! ¡El golpetazo brutal que me pegué contra una señora con sobrepeso –nada que ver con mi amorcín- por culpa de no parar de mirarla! Ahora nos reímos al recordarlo, pero, la verdad, no tuvo ninguna gracia. Aún tengo cicatrices emocionales debido a uno de mis mayores miedos: Caerme en una pista de patinaje sobre hielo y que me pasen todas las cuchillas por encima. Se lo conté a Nené y rió, insistiendo en que le contara más sobre tanukis. No se preocupaba demasiado por mi, es cierto, pero una simple mirada llenaba mi corazón de dicha, emoción y sangre (como es obvio). Tras el patinaje comimos en un McDonald's, ya que mi presupuesto no daba para más. Una vez más, Nené no comió, así que tuve que zamparme dos menús. Me notaba más gordo, pero a mi chica le gusto así. Me parece entenderla un "Me gusta tu tripita", aunque, en mi interior, sé que quiere hablar sobre tanukis. Le deslumbré con mi conocimiento sacado de la Wikipedia (incluída una canción con la que aplaudió como loca: Tan Tan Tanuki no kintama wa, Kaze mo nai no ni, Bura bura. Le podía haber dicho que destrozara a todo occidental, pero nunca lo sabré). Después, llegaron las grandes noticias, antes de la película: ¡Me iba a apuntar a clases de japonés para mejorar nuestra comunicación! Ella pareció no reaccionar demasiado bien. ¿Qué había hecho? ¿Acaso no me duché correctamente el día anterior? Mientras intentaba escudriñar los misterios de la mente femenina, nos acercamos al cine, dispuestos a ver lo último de Sandra Bullock (ya se sabe: ¡Mujeres!) con la misma cantinela de siempre: Doble ración de palomitas para mi. Nené no quiso probar ni una. Por aquel entonces pensaba que era un poco sosa, tampoco os voy a engañar. Demasiado tanuki. Cuando la película acabó, Nené se había ido de manera misteriosa. ¡No sabía que la cita había ido tan mal! La busqué una y otra vez dentro de la Nintendo DS, arriba, debajo… pregunté a la gente si había visto unos píxeles marchándose de la sala, pero nada. Lloré cuatro días y cuatro noches hasta que, después de enchufar la DS, volvió a aparecer en mi vida. Desde entonces, nunca ha dejado de estar enchufada. Nos da poco margen de movimiento, pero me aseguro de que nunca se irá. Y el beso. ¡Qué beso! Un tanto metálico, pero con lengua. Oh, sí, lo conseguí. La noche posterior fue una orgía en la que Nené se dejó hacer de todo: Desde acariciar la frente hasta cogerla del brazo. Nené, en el fondo, es una guarrona. Desde ese momento compartimos nuestra vida. He dejado el trabajo, a mis amigos y familia, pero ¿qué importa si tienes amor? ¿qué importa si sabes lo que es compartir un sentimiento? En fin, me temo que debo dejaros: Nené parece querer que le cante la canción de los tanukis otra vez. Si no, le cuesta dormirse. Ay, el amor.

Lo primero es lo primero. Necesito sistema y juego, y ya puestos la Nintendo DS y el Love Plus me parece poco, ¡porque el tamaño importa! Así que recurriría a un tutorial y modificando una de mis dos DS (la vieja, vamos, el modelo original) crearía una DS de pantallas grandes, y ojo que las pantallas son táctiles y compatibles, así que si toco con mis deditos en la que sería la pantalla táctil grande de esta ‘Super DS’ responderá perfectamente, así que el contacto sería ‘más realista’.

Aún así este armatoste queda poco estético, así que adornaría las pantallas con cortinitas a los lados, que mi chica virtual sepa que me preocupo por ella. Pero quizás esa chica no es mi chica virtual ideal. Perfecto, ¡he encontrado cómo hackear el juego! ¡No solo la personalidad, también la apariencia! Una chica con mis gustos y el cabello azul claro no estaría mal, por lo menos para mi gusto. También está la barrera del idioma. No importa, puedo defenderme con el inglés. Sí, iInglés, ya que el frikismo de este juego ya lo ha hecho pasar por las manos de los fantraductores.

Más sobre

Y ya casi está. Ya solo me queda quedar con la chica para una cena con amigos. ¿Cena con amigos? Sí, pienso llamar a una amiga que nos acompañe. No, no voy a encender la otra DS con otro Love Plus ni sacar una Dreamcast con juegos de citas (esos juegos que la han mantenido más viva que la GameCube, aunque solo fuera dentro de Japón). Llamaría a una amiga humana a la que le gustan los videojuegos. Si a mí me gustan los videojuegos, a ella le gustan los videojuegos y la chica virtual es parte de un videojuego, nada puede salir mal, ¿no?

Cuando llegase mi amiga le enseñaría todo el tinglado, le explicaría cómo lo hice, y acto seguido le diría: ‘Mira lo que soy capaz de hacer por una chica virtual. ¿Te imaginas de qué sería capaz por una chica real?’. Acto seguido le diría que le iba a enseñar otro hack mío, así que apagaría la DS, quitaría el Love Plus, pondría otro juego de DS con el que la chica podría jugar en esas pantallazas, pantallazas donde podría ver bien el letrero de ‘Te quiero a tí, que eres real’. Y esta sería mi cita perfecta con una chica virtual para luego dejarla por una de verdad.


Sobre esta noticia

Autor:
Portalgameover (443 noticias)
Fuente:
portalgameover.com
Visitas:
254
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.