Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Blogdefarmacia escriba una noticia?

Cistitis: beber mucha agua

24/12/2010 15:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cistitis: beber mucha agua

F625105 280 224x300 Cistitis: beber mucha agua

La cistitis o inflamación de la vejiga es muy frecuente, sobre todo en las mujeres. Se caracteriza por una sensación de escozor al orinar, asociado a frecuentes ganas de ir al baño.

Se cura fácilmente y rápidamente, a condición de seguir un tratamiento, y observar correctamente algunas reglas simples de higiene de vida. En resumen, las cistitis serían menos frecuentes y menos agresivas si las mujeres bebieran más y orinasen con más frecuencia.

Las cistitis es muy frecuente, por razón de la disposición de la vejiga, del ano y de la vagina. El tratamiento es generalmente sencillo, pero su eficacia a largo plazo está condicionado por el respeto de la duración prescrita: detener el tratamiento en el momento en el que los dolores han cesado es un grave error que predispone al paciente a que vuelve a reproducirse el mismo cuadro.

Síntomas de la cistitis

La cistitis conlleva dolores al orinar, llegando a ser intensos, y con una sensación de pesadez de la vejiga e igualmente con ganas constantes de ir a orinar, pero con emisiones de tan sólo unas gotas.

La orina puede ser turbia, blanquecina, o de fuerte olor. Si es roja, es que contiene sangre. En general, la temperatura es normal o inferior a 38, 5º C, y no hay dolores lumbares; en el caso contrario, es probable que la infección de orina sea severa, de origen renal por ejemplo.

El origen de la cistitis

Las mujeres están más expuestas al riesgo de infección de orina por razón de su anatomía: la uretra (el conducto urinario que desemboca en la vejiga), la vagina y el ano están situados los unos al lado de los otros.

Por eso las bacterias presentes en el ano pueden llegar a la uretra y a la vejiga. La orina constituye un medio propicio para la multiplicación de las bacterias. Una infección puede desarrollarse a nivel de la vejiga y provocar una inflamación: la vejiga se irrita, de ahí los dolores, y no tolera más la presencia de orina, de ahí su eliminación continua y en pequeñas cantidades.

Blog de Farmacia


Sobre esta noticia

Autor:
Blogdefarmacia (7914 noticias)
Fuente:
blogdefarmacia.com
Visitas:
6457
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.