Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Comunicados escriba una noticia?

Cirugía plástica, cuando los resultados no son los esperados

10/05/2011 19:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Lo primero que tenemos que reflexionar una vez que hayamos pasado por una cirugía estética es que los resultados que observamos a inmediatamente después de la operación no serán los resultados finales. Los hematomas, las cicatrices, la hinchazón y marcas rojas que observemos en un principio, suelen ser transitorios y, por más que sean molestos y nos provoquen frustración, debemos ser pacientes y esperar el tiempo necesario para que los resultados finales salgan a la luz.

Además de los efectos secundarios, que podemos considerar normales después de una operación, podemos encontrarnos con otras consecuencias menos comunes, como problemas de sensibilidad de la piel en la zona operada, dolor constante, hemorragias frecuentes, etc. Si advertimos cualquiera de estos síntomas, debemos comunicarnos urgentemente con el cirujano que se encargó nuestro caso, para que pueda apreciar si estas secuelas serán pasajeras o permanentes y logre señalarnos el procedimiento correcto para remediarlo.

Debemos saber además que, aunque las cirugías, como por ejemplo la rinoplastia, son intervenciones con resultados muy eficaces, uno de cada diez pacientes podría necesitar una segunda operación para solucionar problemas que hayan podido aparecer (como dificultades respiratorias) o para perfeccionar los resultados, si no se han podido corregir algún defecto en la primer operación.

Hay cirugías en las que, una vez superado el postratamiento, surgen defectos estéticos no deseados, como puede ser asimetría mamaria (en la mamoplastia), irregularidades en el contorno de la piel (en la blefaroplastia), o pinzamiento en la punta de la nariz (en la rinoplastia), entre otros defectos que pueden aparecer tras la cirugía.

Si estas secuelas estéticas corresponden a un error quirúrgico, debemos haberlo hablado previamente con el cirujano, para que sea corregido sin que genere un gasto extra de nuestra parte. Para evitar este inconveniente, es recomendable repasar el contrato de consentimiento que firmamos previo a la operación, para cerciorarnos de lo que estamos firmando y que no estamos eximiendo al especialista de cualquier responsabilidad en caso de error.

Si necesitamos volver a pasar por otra cirugía, debemos ser conscientes de que tendremos que repetir de nuevo todo el proceso. Debemos plantearnos si vale la pena, a pesar de las molestias por las que tenemos que volver a pasar.

Hay otras situaciones en los que esos resultados estéticos no deseados serán a causa de una reacción adversa por parte de nuestro organismo. En estas raras ocasiones, quizás no pueda solucionarse el problema con una nueva intervención. Tendremos que buscar con nuestro cirujano que posibilidad existe de corregir el aspecto de esa zona.

Autor: Canaty

Fuentes del artículo:

http://www.rinoplastia.org.es http://www.otoplastia.org.es

http://www.lamamoplastia.com/

http://www.blefaroplastia.org.es/


Sobre esta noticia

Autor:
Comunicados (523 noticias)
Fuente:
leetu.com
Visitas:
234
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.