Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diego Fleitas escriba una noticia?

El cine de Lisandro Alonso

07/11/2009 17:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un crítico de ésos que abundan dijo por ahí: pero ésto no es una película! Tenía razón. El cine de Lisandro Alonso es una experiencia, un intercambio abierto y un continuo planteo

Amigos, no todo está perdido! Algunos datos: La libertad, Los muertos, Fantasma y Liverpool. Son las pelis que lleva éste pibe argento, sobreviviendo como sus personajes, también él a la asqueante cultura de su país, farándula de snobs y vidas chatas con pretenciones. Su obra, porque al fin cabe decirlo con justicia, Su Obra, avanza y destaca por encima de toda la basura comercial que hay que soportar.

Es evidente que a este muchacho no le interesa engancharnos con una historia más o menos creíble, con alguna que otra referencia más o menos explícita y universal que nos identifique en algún punto. Nada de eso. Lisandro Alonso me recordó la sensibilidad de un Horacio Quiroga o un Dostoiesvski, sin exagerar, porque no tuvo miedo en estirar un plano secuencia, imágenes, vamos, sin hablar en términos técnicos, de una impactante atracción, porque allí está todo, y el director nos trasladó su vivencia directa con una realidad que debe ficcionarse para entablar un diálogo directo de la pantalla al espectador.

El ojo de Lisandro Alonso para mostrarnos nuestro sutil contacto con la vida que pasa

Filmar la vida que pasa!

Algo osado, verdad, pero este guacho lo consiguió! No descubrió nada, verdad, pero le puso su sello sin duda. Los personajes, naturalmente, no son actores, son, como nosotros, una sombra que pasa sobre un acontecimiento, un registro más de perplejidad, miedo y desamparo que son la vara con la que se mide nuestro pobre tránsito por el mundo, y más pobre si se vive con presunción, egoísmo y arrogancia. Precisamente, es de esta suerte que Lisandro nos acerca a otra posibilidad del hecho estético, más humana, más creíble y más valiosa sin duda. No hay un drama típico de una clase social interpretado por actores que sudan su hipocrecía artística queríendonos hacer creer tal o cual chorrada. Apenas hay diálogos. Es que vos te parás de tal o cual manera para hablar, para pedir algo, para comunicar o vivir algo impostergable? Hay, entonces, un hombre avanzando por la selva a machetazos como lo haría un hombre avanzando por la selva a machetazo limpio. Tiene hambre y debe sobrevivir. Escucha y convive con su entorno en la manera vital de la supervivencia de los que no tienen historia, porque no van al cine a criticar peliculas, por ejemplo. Entonces Lisandro lleva al hombre del interior al cine, al teatro, donde van los actores y la gente que tiene cultura y resulta que allí se cuenta la misma experiencia vital del hombre y su perplejidad frente a determinados códigos impuestos y sobre todo el azoramiento frente a la vida que pasa, tan callando.


Sobre esta noticia

Autor:
Diego Fleitas (6 noticias)
Visitas:
7093
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.