Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lainvasiondelasultracerdas escriba una noticia?

Cine Tres Delicias: "woman On Top"

20/05/2011 11:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como bien sabéis, las Ultracerdas no es sólo un espacio en el que hablar sobre temas de primer orden (tintes, clínicas VIP de desintoxicación y hits musicales que no hay por donde cogerlos), sino también un foro de debate que no teme mostrar su compromiso con la cultura. And by "cultura", I mean "vagina" "cine" . Sí, amigas, hablo de esas pequeñas joyas del séptimo arte que, con toda la desidia que los caracteriza, los de Cahiers Du Cinéma no mencionarán jamás. Lo sé: injusto, pero así es la vida. Así que hoy, en nuestra sección "Cine Tres Delicias", venimos quijotescas perdidas a "desfacer entuertos" analizando Woman on Top , una de las primeras películas de Penélope Cruz en la Meca del Cine... si no la primera, fíjate lo que te digo (podría buscarlo en la Wikipedia o algo, pero total, ¿ pa qué?). El caso es que Woman on Top fue un poco engañosa, porque dio la impresión de que Pe podría ser la nueva Sarita Montiel ... pero al final, ha resultado que no, que Pe se ha salido de tabla y ha acabado siendo algo sin precedentes en nuestro país. Bien por ella. ¿Y por qué la nueva Sarita Montiel? Yo le cuento, señora: porque Woman on Top es a Pe lo que Samba fue a Sara, es decir, una película concebida exclusivamente para que ella salga monísima haciendo de humilde brasileña que alcanza el éxito y se ve dividida entre dos amores. Además, si en el caso de Sara no había quien se la creyera de brasileña... chiqui, no seré yo quien diga que a Pe te la crees mucho más. A ver, que sí, que tampoco es que la madre de Leo Bardem esté haciendo de japonesa (eso sería peor... y Dios sabe que Marlon Brando tuvo la poca vergüenza de incurrir en semejante error), pero vaya, que todos sabemos que el acento que mejor le sale a nuestra chica es el de Alcobendas... y claro, en la película queda ampliamente demostrado. Pero vamos por partes, porque si algo merece un estudio bien sesudo es esta delicatessen que convoca realismo mágico de sal gorda, Galavisión y pelos al viento. Tras unos títulos de crédito llenos de colores, magia y sabor, al ritmo del tema inspirado en el país que inspiró el disco de Victoria Abril Pucheros do Brasil (inesperado derroche de originalidad), la película coge el toro por los cuernos y se abre con el siguiente plano...

Hay que tener los coconuts como sandías de agua para presentar a una "desconocida" con este careto. Claro que enseguida nos explican qué es lo que pasa: Isabella (o sea, el personaje encarnado por la co-protagonista de Gothika ) se marea fácilmente cuando está en movimiento, lo cual es un problemilla que tiene desde que era pequeña. Sus padres trataron de pedirle a Iemanjá , su diosa pagana, que les resolviera este defectillo... y el narrador, con un par de huevos así de gordos puestos allí, nos explica que Iemanjá no resolvió eso, pero a cambio hizo que Isabella tuviera una mano para la cocina que, vamos, te hace unos platos que quitan el sentío . Ya ves tú, como si una cosa tuviera que ver con la otra. En fin, un desvarío. Pero bueno, es lo que hay. Isabella crece monísima ella, con unas tetas con sabor a tortilla de patatas con cebolla que están para chuparse los dedos, y un día va buscando curro por la isla y se encuentra con un garito en el que buscan cocinera. Y claro, a ella le viene muy bien porque cocina divinamente. Además, el propietario del garito es un brasileño de estos que están para ponerles un pisito en Benidorm...

...uno de esos que les sale un destello de la pupila cuando te miran por primera vez (ya sabéis a lo que me refiero, seguro que os ha pasado cientos de veces). Naturalmente, Isabella se queda prendida hasta decir basta. Y él, que por cierto se llama Toninho , pues también. Así que él le hace serenatas para rondarla, empiezan a salir y se casan. Hasta ahí, todo bien... pero pronto Toninho descubre algo que va a mortificarle. ¿Os acordáis que nuestra brasileña se mareaba cuando estaba en movimiento? Pues no es eso exactamente: resulta que se marea cuando el movimiento no lo puede controlar ella. Por eso necesita ser ella quien conduce la vespa, ser ella quien lo lleva a él cuando bailan... y ser ella quien se pone encima cuando están echando un señor polvo (de ahí el maravilloso título inglés, que significa algo así como "La mujer arriba" ... aunque ya veremos que también se refiere a una posición más metafórica que la que simplemente implica el deporte favorito de María Lapiedra ). Volviendo a lo nuestro, que resulta que Toninho lleva fatalmente todo este tema, porque él es en el fondo un hombre muy hombre, de los de Soberano, así que una noche se escapa por la ventana y va a echarle un polvo a la mulata que tienen de vecina...

... que no sólo está ella de escándalo, sino que es una mujer como Iemanjá manda (es decir, que permite que el hombre de la casa se ponga encima y componga todo un Men On Top). El caso es que Isabella, que será monísima pero de tonta no tiene un pelo, se cosca de que aquí pasa algo raro... y los pilla, claro. ¡Drama! Huye con el corazón destrozado, mientras su señor marido corre tras ella y trata de explicarle que él tiene sus necesidades y no puede ser que tenga que estar siempre debajo. Arrasada de pena, Isabella se dedica a su escena más Montiel de toda la película: se arrodilla frente a la capillita que tiene dedicada a Iemanjá en su casa y le pide "Virgencita, Virgencita, sácame de esta" . Y la diosa que no puede curarte los mareos pero te da una mano de santo para la cocina que para qué contarte, le muestra una señal: hace que el cuadro de la boda se caiga y se rompa en mil pedazos (bueno, igual eran algunos menos). E Isabella, que en el fondo es muy Meg Ryan , como todos nosotros, lo toma por UNA SEÑAL...

Si os fijáis bien, veréis que Iemanjá es el logotipo del Starbucks Café

Pues nada , que ni corta ni perezosa, Isabella hace la maleta y se las pira a San Francisco, a ver si la acoge su amiga Mónica (de aquí sale el plano del principio, cuando vuela en el avión con la cara que suele poner cuando le hace una pregunta algún reportero del cuore ). Total, que aterriza y soborna a una taxista para que le deje conducir el taxi hasta su destino (acordaos que nuestra chica lleva muy malamente lo de dejar que sean otros los que tengan el control de las cosas). Y la taxista lo flipa, porque Isabella conduce como un demonio y llegan en menos que tardas en decir "Pamplona".

La brasileña con inglés de Alcobendas pregunta al casero por el apartamento de Mónica y sube las escaleras como una camionera, vaya, o por lo menos como si estuviera a punto de parir a Leo y el niño ya estuviera asomando la cabeza. Le da penica todo, añora su tierra, etc, etc... Pero como ella es muy raguda , ya sabéis, como muy woman on top , enseguida se recompone y se lanza a las calles sanfranciscanas a buscar curro. Pero claro, con estos tiempos de crisis que tenemos, que ya sabéis cómo está la fila del paro y que en Infojobs no hay manera de que te llame nadie, a la chica le cuesta. Por suerte, al final tiene un golpe de ídem y la colocan como profesora de clases de cocina para friquis. Y ella encantada de la vida, claro, porque trabajar de lo tuyo en los tiempos que corren, eso no tiene precio. No obstante, enseguida nos damos cuenta de que ella no es una profesora al uso: lo suyo es dar clases como muy metafóricas, muy latinas, muy de las de encontrarle la poesía hasta al hecho de limpiarle las tripas a un pescado. Muy de clase de baile, ¿sabes? De eso en plan "déjate llevar, siente el ritmo de tu corazón mientras preparas un buen sofrito..." Ella te pocha y te rehoga lo que no está en los escritos, pero eso sí, siempre sintiendo el ritmo de su corazón latino. Que yo la miraba, luego miraba a sus pobres alumnos y pensaba: "Estos acaban el curso sin saber freír un huevo". Porque claro, ella te agarra una guindilla, la parte por la mitad, se la lleva a la nariz, la olisquea y, ale, tiene un flashback tremendo de sí misma en las playas de Brasil con el maromazo de Toninho. Y así cualquiera le encuentra la poesía a una guindilla abierta, ya te digo. Pero lo que no puede esperar Isabella es que semejante coro (me remito a la foto inferior) huela un condimento y rememore polvos inexistentes. Perdona, Isabella, pero no es realista por tu parte. No seas cutre.

Entre unos y otras, estamos apañaos. Desengáñate, Isabella: aquí no hay poesía ni hay na.

Luego tenemos una escena que déjatela estar, en la que nuestra chica vuelve a casa y añora tanto los meneos de su chulángano que, ni corta ni perezosa, agarra una foto enmarcada que tiene y se masturba con ella. No me invento nada: abajo os dejo el cuerpo del delito.

Mientras, tampoco te creas tú que el macizo de Toninho está precisamente pasándola rebien en tierras de Regina Do Santos . Al contrario: se siente tan culpable por la desaparición de su churri que, ciego de ira, reta a Iemanjà. Y la diosa, que no sólo no da pie con bola a la hora de conceder deseos, sino que encima es rencorosa, la muy lagarta, decide que va a castigar a todo el pueblo a una horrorosa sequía de pesca. O sea, que éramos pocos y parió la burra, porque entre la crisis económica y esto, apaga y vámonos. A lo que también digo yo: ¿qué leches tiene que ver el pueblo entero con los arrebatos de este hombre? Resumiendo, que lo de siempre: pagar justos por pecadores (de la pradera). Así que, cuando vemos a Toninho mirando melancólicamente la poesía de una guindilla, no sabemos si echa de menos a la novia a la fuga o si se siente culpable porque la ha liado parda. Que ojo: igual va y son las dos cosas, no te digo yo que no. El caso es que tiene una revelasión y deduce que la poetisa de los fogones se tiene que haber ido a San Francisco con su amiga Mónica. Así pues, agarra y se va para allá.

Mientras tanto, la tal Mónica sale de la cárcel (porque era una chunga y estaba a la sombra) y sólo entonces descubrimos que había gato encerrado. Porque vamos a ver: ¿cuál es la amiga imprescindible para toda jovencita brasileña con inglés de Alcobendas que se precie?

Exacto: un travesti como la copa de un pino, de esos que te mueven el dedito, los aretes y las pulseras mientras dicen "I'm more man than you'll never be, and more woman than you'll never get" . Muy The Lady Chablis , pero más para todos los públicos y más rollo étnica también.

¿Os acordáis de cuando os bañábais con vuestro mejor amigo travesti en la misma bañera? Qué tiempos aquellos...

En fin, que siempre lo mismo: tiene que aparecer una travesti negra para que encuentres el norte y superes tus desengaños amorosos (a mí me ha pasado constantemente, ¿a vosotras no?). Y el consejo de Mónica es que hable con una especie de Oda Mae Brown del Caribe, ya que estas señoras suelen tener respuesta a todo (y también suelen tener varias botellas de ron en el armario). Finalmente, el consejo es que le haga una ofrenda a Iemanjá para que le ayude a olvidar a Toninho. Así que Isabella la hace... y la ofrenda consiste en cocinarle a Iemanjá su plato favorito y echarlo al mar. Que yo lo flipaba, porque sinceramente, no me imagino a una diosa teniendo platos favoritos... pero se ve que en Brasil los dioses son muy suyos para estas cosas.

A la mañana siguiente del ritual, Isabella despierta convertida en una versión the hits and beyond de sí misma. Vamos, que no sólo ha olvidado por completo a su ex, sino que amanece hecha un pivón de infarto de miocardio. Y le da por cocinar, y los guisos desperdigan por la ciudad unos aromas que se ve que son afrodisíacos a matar. De modo que, cuando la nueva Isabella baja a la calle con un vestidazo rojo de escándalo y el pelo al viento, se ve que va soltando una sinfonía de feromonas tal que los hombres heterosexualos que la ven oyen en sus cabezas "La vi pasaaaar... pa pa pi wuaaaaa... llegaba tarde a clase..." Total, que se ponen a seguirla como si aquello fuera una plaga de zombis con el rabo tieso. Vamos, que esto sí que es la invasión de las ultracerdas entendida del modo más literal.

Chicas, no hay desengaño amoroso que no podáis superar con una buena ofrenda a Iemanjá. Este es mi consejo de hoy.

Pues nada, que llegan hasta el sitio este donde ella da clases de cocina y aquello es todo amor. Isabella es así de generosa: no sólo reparte poesía, sino que consigue que un acosador ultrasur se líe con una virgen con pinta de rancia, que ni siquiera sabe encontrarle las sinécdoques a un pimiento de Padrón, la muy cutre. Ah, y entre los admiradores secretos de Isabella, resulta que hay un creativo de la tele que está buscando desesperadamente un programa que pueda arrasar y competir en la franja horaria de las siete de la tarde con Xena, la princesa guerre ra (no me invento nada, esto es literal). ¿Y a que no adivináis que se le ocurre al zagal? Pues sí, un programa de cocina con Isabella y sus mamellas. De nuevo, no me invento nada con lo de las mamellas...

Es que no es lo mismo enfocar a Eva Arguiñano que enfocar a Isabella. No hay color, chiquis. Y si me apuras, el programa de cocina de Bárbara Rey en la autonómica valenciana hubiera durado más, de haber tenido esta producción fantástica.

Otra cosa muy interesante es que el programa se convierte en nº 1 de audiencia. Incluso cuando se va la señal de la tele en un bareto de mala muerte atestado de garrulos viendo un partido y, al volver, lo que sale es el programa de cocina, nadie protesta (supongo que deben de ser como los que iban al bar de Flashdance : gente sensible, que en el fondo sabe apreciar el arte). Mientras tanto, llega a la ciudad Toninho y tiene un encuentro con la churri renovada. Flipa al verla, claro, toda liberada. Pero ella le dice que ya no tienen na que rascar, mientras el viento agita su melena lavada con Timotei.

Se me había olvidado comentarlo: el pelo al viento es súper importante e n "Woman on Top". En la calle, en el plató, dentro de una cámara acorazada, haciendo compañía a Ryan Reynolds dentro del ataúd de "Buried"... esté donde esté, el pelo de Penélope se agita siempre con una brisa ideal y mágica. Ella es de la escuela de Mónica Naranjo y Bunbury.

En cualquier caso, Toninho no es un hombre que se dé por rendido de buenas a primeras. De modo que, así porque sí, se planta en el plató de televisión con su cuadrilla de mariachis brasileños y se pone a hacerle una rondalla a Isabella en vivo y en directo. Ella lo flipa, claro, y coge un cabreo del ocho. Pero los directivos ven una tensión sexual tremenda y deciden contratar al choto para que cante en el programa mientras la otra cocina. Muy fuerte todo.

Aquí huele a pedo...

Las siguientes escenas son las típicas de encontronazos de los dos galanes de noche de la prota (porque no os lo he dicho, pero seguro que os lo habíais imaginado: el creativo se enamora de ella). Llegado el momento, pues, el creativo en cuestión le pregunta a Mónica qué es lo que tiene Toninho para que Isabella se hubiera fijado en él (hijo, como si no saltara a la vista...). Pero el caso es que, rauda y veloz, nuestra travesti lo saca de dudas en menos que canta un gallo...

Luego Mónica le da consejos para conquistar a Isabella y le dice cosas realmente mágicas, como que tiene que saber conocer a las mujeres brasileñas, que Brasil no es un lugar sino un estado de ánimo, una forma de vivir... vamos, que viene a ser como una clase de poesía culinaria de Isabella, sólo que en ligoteo.

La que hay detrás de Pe no es Chantal Biya.

.

Por su parte, Toninho también habla con Mónica y le pregunta en qué sentido puede suponerle una amenaza el creativo soso de la tele. Nuestra travesti, para la que los amigos de sus amigas son sus amigos, lo saca de dudas en un santiamén...

Mientras, el programa favorito de los camioneros y borrachos sube como la espuma...

... e Isabella, que aún con todos los candidatos a empotradores que había tenido desde lo de la ofrenda, sigue sin echar un polvo (parece mentira, hija), decide que hasta aquí hemos llegado y se tira a la piscina con el candidato nº 2, o sea, el soseras. Desafortunadamente para ambos, allí no hay química ni hay na , que no se coordinan ni a la de tres. Y, para que no me tachéis de mentiroso, os dejo una prueba...

Por tanto, lo dejan correr. Isabella vuelve a ser la mujer más imponente y peor follada de San Francisco (ni siquiera peor: nulamente). Está claro que lo de la diosa del Starbucks es una maldición, mais que nada . Así pues, se vuelca en su trabajo, que era lo mejor que podía hacer en estos momentos. Lo malo es que su éxito ha atraído a los ejecutivos de una gran cadena, que han comprado el programa y ahora quieren hacer con ello algo grande. Y lo primero que hacen es despedir a la ayudante travesti y vestir a la presentadora como si fuera a una boda gitana.

Mónica, hija, es que para un día que se te ocurre ir más Chantal Biya que nunca, tiene que ser justo cuando vienen los peces gordos de la tele.

Finalmente, Isabella manda al soso a tomar viento fresco, porque se da cuenta de que es un lameculos de los peces gordos, luego hace otra ofrenda a la diosa (con concurso Miss Camiseta Mojada incluído) y, tras creer que ha perdido sus cualidades culinarias, descubre que no hay nada como cocinar al alimón con el hombre que te ha puesto los cuernos. De modo que vuelve a Brasil con Toninho, pues está claro que él decide cambiar... y esto último lo sabemos porque el plano que cierra la película es uno tan maravilloso, tan poético, tan henchido de resonancias como el que vemos aquí abajo, con Isabella reconquistando la posición que le corresponde en el catre: WOMAN ON TOP.

FINE

En otro orden de cosas, os comento que ayer salió en la red la primera reseña crítica a mi nueva novela Cuerpos descosidos , así como una auto-entrevista publicada en el blog "El Subcultural". Y ya para rematar la jugada, ¡desde ayer mismo se encuentra la novela a la venta en librerías físicas! Yo no sé a qué estáis esperando para comprarla, la verdad... Además, si queréis que os firme vuestro ejemplar en las presentaciones que haremos durante el mes de marzo (y serán varias... y algunas de lo más interesantes... y el que avisa no es traidor), yo encantado. Como siempre, podéis estar al día de presentaciones, eventos y más relativos a Cuerpos descosidos simplemente yendo al blog oficial de la novela, pinchando abajo en el "cuerpo descosido" de John Wayne Bobbit .


Sobre esta noticia

Autor:
Lainvasiondelasultracerdas (55 noticias)
Fuente:
lainvasiondelasultracerdas.blogspot.com
Visitas:
13321
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.