Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pedro Borrero escriba una noticia?

Ciencia Yogui de la respiración

11/04/2010 16:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La ciencia ha demostrado que si el cerebro queda durante más de 5 minutos sin oxígeno muere. Es importante practicar la correcta respiración ya que cuanto mejor respires, más energía tendras y unas células robustas..

Desde la más remota antigüedad se sabe que la respiración es la base de la vida. La ciencia moderna ha demostrado que si el cerebro se queda sin oxígeno, durante más de 5 minutos muere.

Por tanto, podríamos decir que respiramos, luego existimos. Todos los seres vivos, desde los menos hasta los más evolucionados, respiran. Una planta respira, un microorganismo respira, los habitantes del océano respiran, las aves respiran y, desde luego los mamíferos. Por ende, el hombre también respira. Se dice que sin respiración no puede existir vida. Cabe, entonces, preguntarse: ¿por qué y para qué es tan importante la respiración? ¿Qué nos aporta la respiración que nos permite seguir viviendo? Comencemos a responder todas y cada una de estas preguntas.

El cuerpo de todo ser viviente, realiza funciones, presenta movimientos y para efectuar todo ello requiere energía. Los alimentos son fuentes de energía, pero cualquier sustancia que ingrese al organismo de un ser vivo no es en sí energía. Es fuente de ella, pero debe ser extraída mediante un proceso denominado metabolismo. Es decir, el metabolismo es el conjunto de procesos que realiza un organismo vivo para obtener energía de su fuente alimenticia. El metabolismo, a su vez, tiene dos procesos: el catabolismo y el anabolismo. En el primero, el organismo toma la fuente de energía y la degrada hasta sus componentes básicos llamados azúcares. En el anabolismo, se toman estos azúcares y con ellos se produce la energía necesaria para la elaboración de proteínas que van a constituir los tejidos del organismo. Todo esto ocurre en un fenómeno descubierto por un científico, en honor a quien se llamó “Ciclo de Krebs”. En esta fase, la respiración es fundamental porque aporta oxígeno, uno de los gases fundamentales para la producción de energía en forma de Adenosina Trifosfato o ATP. Esta ATP es la cápsula de energía que recorre todo el cuerpo a través de la sangre y permite que las células puedan procesar las proteínas, minerales y aminoácidos que tienen a su disposición para alimentarse, sanarse y reproducirse.

Una mejor respiración

De ahí la importancia de la respiración correcta. Cuanto mejor respire el individuo, más energía tendrá a su disposición para realizar todos los procesos celulares de crecimiento, desinfección, alimentación, reproducción y salubridad. Por lo tanto, tendrá células robustas, limpias, equilibradas y armoniosas, tanto interna como externamente.

Lo cual se traduce en una palabra, se llama SALUD. Cuando la respiración es insuficiente, se tenderá a producir grasas o sustancias de reserva, con la consiguiente aparición de celulitis y la obesidad con todos sus males concomitantes: problemas renales, cardíacos, circulatorios, digestivos, entre otros.

La respiración Diafragmática permite que la capacidad pulmonar sea llenada en su totalidad y de esta manera las células tienen suficiente oxígeno para realizar sus procesos

Ahora nos podríamos preguntar entonces, ¿cuál es la forma correcta de respirar? Todo médico sabe que en el cuerpo humano sólo existe un músculo respiratorio, tanto en hombres como en mujeres, y se llama diafragma.

La respiración Diafragmática

La respiración correcta es la diafragmática. En ella, la totalidad de la capacidad pulmonar es llenada y las células tienen suficiente oxígeno para realizar todos sus procesos, lo que redunda en salud para nuestro organismo, así como mayor resistencia contra las epidemias. Por supuesto, lo anterior debe ser complementado con una alimentación balanceada.

Los sabios yoguis de la antigüedad se preguntaron: ¿qué nos aporta la respiración que nos permite seguir viviendo? Descubrieron que todo en el universo es energía. Igualmente, se dieron cuenta de que la energía del universo se encuentra presente en el cuerpo humano. En sus investigaciones descubrieron que el substrato del que se compone el universo entero puede ser activado para producir cualquier manifestación a través de una energía presente en él, la cual también se encuentra presente en nuestro organismo, y la llamaron prana o alimento vital. Se dedicaron luego a estudiar cómo se comportaba ese prana dentro de sus cuerpos y si existía algún modo de controlarlo. Así, desarrollaron una ciencia que denominaron pranayama o control del alimento vital. Con el tiempo, se dieron cuenta que manipulando la respiración controlaban el prana, y que subyugando dentro de sus cuerpos la energía que hace posible la manifestación del universo entero a partir de substrato también podían controlar toda la energía universal. A esto lo llamarón kundalini shakti o energía creadora.

Esta energía universal es la que nos aporta la respiración, pero cuando no la controlamos bien, el aporte es infinitesimal; prácticamente nulo. De ahí que los yoguis se dedicaran a buscar cuál era la forma correcta de respirar, descubrieron el método yóguico de respiración nasal-abdominal o diafragmático. Luego, desarrollaron varias técnicas de control de la respiración y encontraron que cuando variaban los ritmos de la respiración lograban activar ciertas sensaciones que antes ni siquiera imaginaban que pudiera experimentar el cuerpo humano. Los sabios yoguis se dieron cuenta de que la respiración consta de tres fases y no de dos como se creía. Las tres fases son inhalación, exhalación y retención.


Sobre esta noticia

Autor:
Pedro Borrero (76 noticias)
Visitas:
42236
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.