Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Naturalezacantabrica escriba una noticia?

¿Es la ciencia radical o es que no queremos creer lo que dice?

24/05/2021 15:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Llevamos más de un año sufriendo los efectos de la pandemia del Covid-19, que se ha llevado por delante a casi 4 millones de personas, aunque los últimos análisis apuntan a que podrían ser muchos más. Una pandemia que ha cambiado, quizás para siempre, nuestra forma de vida, nuestras relaciones sociales y seguramente nuestra manera de afrontar el futuro.

Cuando aparecieron los primeros casos, rápidamente comenzaron a florecer las teorías conspiranoicas para justificar lo que nos estaba ocurriendo. Ese virus tenía que haber sido creado en un laboratorio, no era posible que esto nos estuviera pasando a nosotros, la especie elegida, el sumum de la evolución. No podíamos estar amenazados por un ser insignificante, minúsculo, que ni siquiera llega a la categoría de ser vivo porque ni siquiera tiene un metabolismo propio. Sólo nosotros, otra vez nosotros, podríamos haberlo creado, con intenciones abyectas y oscuras. Pronto aparecieron trabajos científicos que tras secuenciar su genoma confirmaban el origen natural del virus (Andersen et al, 2020). Se trataba de un nuevo caso de zoonosis o salto de un virus de un animal al ser humano. No era la primera vez que ocurría (SIDA, SARS, Ébola, etc.) pero esta vez se había extendido más rápido, debido en parte a la mayor virulencia del virus y también a que nuestra capacidad para desplazarnos se ha incrementado exponencialmente en los últimos años.

image

Al mismo tiempo que aparecieron estos trabajos, surgieron las voces que trataron de desacreditarlos. Se acusó a los científicos de estar vendidos a las élites, de publicar artículos de impacto para medrar en las instituciones y engrosar su curriculum e incluso de querer enriquecerse a costa de la enfermedad. La ciencia ya no servía, y no servía porque nos decía lo que no queríamos oir y nos volvía a bajar del pedestal al que nosotros seguíamos empeñados en seguir subidos. Nada nuevo que no hubiera pasado antes con Galileo, Darwin, Pasteur y tantos otros, que aplicando el método científico se enfrentaron a las teorías unánimente aceptadas por la sociedad para demostrarnos que ni éramos el centro del universo, ni éramos una especie bendecida por un hálito divino, y que por tanto, no estaba sometida a las leyes de la naturaleza como el resto de especies "inferiores".

image

Lo cierto es que la ciencia ya llevaban mucho tiempo avisando de que la pérdida de biodiversidad y la degradación y destrucción de los ecosistemas incrementaba el riesgo de zoonosis (Quammen, 2012*). Si la biodiversidad es elevada, el riesgo de zoonosis se reduce. Un ecosistema sano con una elevada biodiversidad está habitado por multitud de especies que tienen distintos roles dentro del mismo. Hay depredadores y presas, hay especies generalistas y otras especialistas, también hay especies que compiten entre ellas por los mismos recursos. Y toda esta red de interacciones hace que se mantenga un equilibrio que impide que la población de ciertas especies exceda unos límites. Asimismo, los depredadores eliminan los animales enfermos y débiles, atajando la dispersión de los patógenos por los que han enfermado. En resumen, un ecosistema sano, con elevada biodiversidad, hace que esos patógenos estén diluidos entre toda esa diversidad de especies, dificultando e incluso bloqueando su salto hacia los humanos (Halliday et al, 2012; Kahli et al., 2016).

Ante estas evidencias científicas, lo esperable sería que basándonos en la experiencia adquirida durante estos meses, hiciéramos el mayor esfuerzo posible para detener la alarmante pérdida de biodiversidad que estamos sufriendo, restauráramos los ecosistemas alterados y conserváramos con uñas y dientes los pocos espacios que aún se encuentran en buen estado de conservación. Ya no se trataría solo de un deber moral, ya que nosotros somos los primeros responsables de este desaguisado, se justificaría por un puro egoismo de especie para lograr un escudo contra futuras pandemias.

Para lograr esos objetivos deberíamos hacer muchos cambios, deberíamos sacríficar algunas comodidades, deberiamos ceder espacio a otras especies y deberíamos contener nuestro crecimiento, entre otras cosas. El esfuerzo, sin duda, merecería la pena y los beneficios de adoptar esos cambios superarían con creces esos sacrificios.

Pero lo cierto es que no queremos cambiar, y ahora que parece que se empieza a vislumbrar el final de esta pandemia (gracias a los científicos y a las vacunas que nos están sacando del atolladero), olvidamos todo lo aprendido y queremos volver cuanto antes a la "normalidad". Una normalidad que implica seguir como hasta ahora, seguir destruyendo la biodiversidad para tener mas superficie para "progresar" y seguir creciendo, bajo la única variable que les importa a los gobiernos: el PIB. Los gobiernos nos dicen que hay que recuperar el tiempo perdido e incrementar aún más los esfuerzos para conseguirlo. La naturaleza vuelve a ser el enemigo y los científicos vuelven a ser un incordio que lo único que hacen es poner palos en las ruedas del progreso.

image

Hoy por la mañana, leía en un periódico regional que tras encargar un informe sobre la restauración ecológica del río Piles, en Gijón, los afectados por la restricción de actividades que implicaría dicha restauración, exigían al ayuntamiento eliminar ese informe e " inhabilitar a los responsables del mismo ". El argumento se basaba en que a pesar de ser " científicos brillantes ", " son representantes de una de las tendencias más radicales en la estrategia de restauración de ríos ", que centran sus esfuerzos en " la restauración geomorfológica y biológica de los cauces ". Como señalaban en otro medio, " un conocimiento bien caracterizado en los libros de ciencia es que las personas que se dedican a la investigación científica son influenciadas por sus creencias, a veces de forma inconsciente".

Hemos vuelto a ponernos la venda en los ojos y estamos reparando la escalera para volver a subirnos al pedestal. Seguimos siendo la especie elegida y por eso, si se repite la historia, sacaremos a los científicos de sus cajitas para que vengan al rescate. Mientras tanto, que estén callados y no estorben.

Referencias

Andersen KG, Rambaut A, Lipkin WI, Holmes EC & Garry RF (2020) The proximal origin of SARS-CoV-2. Nature Medicine volume 26, pages450?452

Halliday FW, Rohr JR & Laine A-S (2020) Biodiversity loss underlies the dilution effect of biodiversity. Ecology Letters https://doi.org/10.1111/ele.13590

Khalil H, Ecke F, Evander M, Magnusson M & Hörnfeldt B (2016) Declining ecosystem health and the dilution effect. Scientific Reports 6, Article number: 31314

Quammen (2012) Spillover . W.W. Norton & Company. 592 pp (* en 2020 se publicó la traducción en castellano con el título "Contagio)


Sobre esta noticia

Autor:
Naturalezacantabrica (603 noticias)
Fuente:
naturalezacantabrica.blogspot.com
Visitas:
6662
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.