Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Jimenez escriba una noticia?

¿Por qué China está en la mira de los defensores de derechos humanos?

28/11/2009 21:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los desafíos de China en Derechos Humanos

Primera parte

Por David Kilgour

Permítanme subrayar de inmediato, el respeto y afecto que tengo para con el pueblo chino. Visité China tanto como Secretario de Estado (Asia-Pacífico) de Canadá y como simple turista. Fue un honor representar en el Parlamento de Canadá durante casi 27 años a muchos ciudadanos de Alberta de origen chino. Ellos y otras personas me enseñaron mucho sobre la historia, cultura, los inventos, la resistencia nacional y sus otras fortalezas.

Las mismas opiniones obligan a los amigos de China de todo el mundo a seguir hablando de la dignidad para todo su pueblo. El Partido Comunista acusa a sus críticos de ser "anti-China". En realidad, es el partido el que es "anti-China" pues continúa explotando al pueblo y su medio ambiente natural desde hace seis décadas (aquí no hablaré del papel similar que juega el Partido en Birmania, Sudán, Zimbabue y otras partes en el mundo). Los abogados de derechos humanos chinos, como el nominado al Premio Nobel de la Paz y actualmente desaparecido Gao Zhisheng y sus defensores internacionales ponen enorme atención en mejorar el bienestar del pueblo en general.

Sólo hace unas semanas, asistí a la presentación en Ottawa del nuevo libro hermosamente bien escrito de Denise Chong, Provocar a Mao (Egg on Mao), que es la historia de lo sucedido a Lu Decheng y dos amigos de la provincia natal de Mao, que hicieron un largo viaje hasta la Plaza de Tiananmen para unirse a los manifestantes en 1989. Su propia protesta por un buen gobierno finalmente tomó la forma de arrojar pintura al retrato de Mao en la plaza. Lo qué pasó con ellos después, incluyendo la parodia de juicio de Lu y sus nueve años de prisión, dice mucho de la naturaleza del régimen.

Es cierto que cualquier gobierno de China se enfrenta a enormes desafíos en cuanto a mantener el crecimiento y la creación de puestos de trabajo a escala masiva. Muchas personas han mejorado su nivel de vida desde que el gobierno descartó "el orden y el control" de la economía. Esto se ha logrado a un costo inaceptablemente alto en términos de dignidad humana y no puede ser sostenido a largo plazo. El pueblo chino, ya sea en las calles de Pekín, Lhasa, Urumqi o en miles de lugares en todo el país, han dicho bien claro "ya basta". Los amigos del pueblo chino en todas partes deben apoyar aquellas voces que claman por justicia.

Echemos un vistazo a algunos períodos de represión a través de observadores cercanos.

El Tíbet y su Santidad el Dalai Lama

El 10 de marzo del 2009, los tibetanos marcaron 50 años de sufrimiento en el aniversario del levantamiento de Lhasa de 1959, cuando su Santidad el Dalai Lama huyó. El Tíbet se convirtió en una zona militarizada la primavera pasada. Añado otros hechos desde 1959: decenas de miles de muertos y cientos de miles encarcelados, más de 6000 monasterios y templos saqueados y destruidos. Durante el último año muchos más tibetanos han desaparecido.

En el 2006 en Mao, La Historia Desconocida, de los escritores Jung Chang (autor de Wild Swans) y Jon Halliday relataron al mundo la verdad de cómo trata el Partido al pueblo tibetano. A principios de 1959, Mao escribió sobre el levantamiento de entonces en el Tíbet, causado en parte por el drástico aumento de la demanda de alimentos debido a la hambruna creada en China por su "Gran Salto Adelante": "Esta (rebelión) es... algo bueno. Porque permite resolver nuestros problemas mediante la guerra." Cuando se corrió la voz en el Tíbet después de que Mao planeó secuestrar al entonces muy joven Dalai Lama, miles de tibetanos pasaron enfrente del palacio, al grito de "chinos váyanse". Mao envió un telegrama diciendo que al Dalai Lama se le debía permitir escapar porque temía que su muerte podría enardecer a la opinión mundial, particularmente en los países budistas y en la India..." Una vez que escapó, Mao les dijo a sus hombres: "Hagan todo lo posible por contener a los enemigos en Lhasa...así cuando llegue nuestra principal fuerza podemos rodearlos y acabar con ellos."

El Libro de Chang-Halliday agrega declaraciones del Panchen Lama: un "pasmoso 15 a 20 por ciento de todos los tibetanos, tal vez la mitad de todos los varones adultos, fueron arrojados a la cárcel, donde fueron básicamente a trabajar hasta morir. Fueron tratados de manera infrahumana. El lama Palden Gyatso, un valiente prisionero por mucho tiempo, nos dijo que él y otros prisioneros fueron azotados con látigos de alambre así como arrastraban pesados arados".

Según una encuesta de opinión del 2008 en seis países europeos, el Dalai Lama es el líder mundial más respetado para muchos europeos. También es el líder espiritual de los tibetanos, ganador del Premio Nobel de la Paz y un muy querido ciudadano honorario de Canadá. Pekín lo ha acusado injustamente de fomentar la violencia en el Tíbet. El Dalai Lama aboga por una cierta autonomía del Tíbet bajo dominio chino, pero rechaza enérgicamente la violencia y no está a favor de la separación. Él es la mejor oportunidad para Pekín de una solución pacífica en la cuestión del Tíbet. Robert J. Barnett, un especialista en el Tíbet, piensa que Pekín debería separar "el difícil dialogo sobre la autonomía y la posición del Dalai lama, que es lo que les inquieta, de los temas sencillos como la religión, la migración y el desarrollo". Barnett cree que finalmente el gobierno tendrá que hacerlo, porque la alternativa "de mantener un tercio de su país bajo guarnición militar con tanta frecuencia" es insostenible.

La Plaza de Tiananmen y Zhao Ziyang

Desde la fundación de la República Popular China en 1949, muchos líderes del partido fueron expulsados por no seguir la línea dura. La publicación post mortem este año de Prisionero de estado de Zhao Ziyang, ex Secretario General del partido, contiene importantes revelaciones. Desde su arresto domiciliario en 1989 hasta su muerte en 2005, guardó un diario secreto en audio en su casa de Pekín, una copia del cual fue sacado de contrabando del país. Constituye la demanda elocuente de una importante reforma al gobierno.

Más sobre

El protector de Zhao, Deng Xiaoping, quien en 1986 se estableció firmemente como líder supremo del partido, hizo a Zhao líder de un grupo invitado a proponer un conjunto de reformas políticas. Más tarde en calidad de Secretario General del Partido, Zhao propuso la separación del partido del gobierno. Le dijo a Mijaíl Gorbachov en 1989 que el estado de derecho debería reemplazar a la ley de los funcionarios del partido y que se necesitaba más transparencia. La economía, argumentó, necesitaba un poder judicial independiente.

Durante 1989, se frustraron las esperanzas de Zhao de una China con un gobierno aceptable. En respuesta a las manifestaciones estudiantiles en abril en contra de la corrupción y otras cuestiones, Zhao propuso el regreso a clases, el diálogo y castigar sólo a los que habían cometido crímenes. Desafortunadamente, pocos días después, Deng de 85 años, condenó las protestas al interior del partido. Cuando el primer ministro de línea dura Li Peng circuló sus declaraciones, los sucesos de Tiananmen se intensificaron. No obstante, Zhao pidió a los manifestantes abordar el problema "en base a los principios de la ley y la democracia."

Una semana más tarde, cuando Deng decidió imponer la ley marcial, Zhao mostró gran valentía al decirle a su mentor que era difícil llevar a cabo tal orden. Dos días después, visitó la plaza y pidió a los manifestantes que se fueran, sabiendo que el brutal ataque era inminente. Fue su última aparición en público como primer ministro. Poco después de la masacre de cientos de estudiantes y otras personas en los alrededores de la Plaza de Tiananmen, Zhao fue despojado de todos los cargos del partido y puesto bajo arresto domiciliario hasta que murió. Deng apoyó la liberalización económica, pero se opuso al estado de derecho, la democracia multi-partidos y prácticamente a todos los principios de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. También desencadenó la terrible violencia de la Plaza de Tiananmen sobre su propio pueblo y alentó a un pequeño grupo de afines a la línea dura, Li Peng y Jiang Zemin en particular, a efecto de acaparar al partido. Jiang más tarde inició la persecución a Falun gong. China y el mundo de hoy serían mucho mejor si Deng hubiera seguido apoyando a Zhao.

En gran parte debido a las elecciones de Deng en 1989, el partido-estado en China sigue gobernando con el molde de algunos de los regímenes más totalitarios como nunca se habían visto. La constitución del país sigue siendo un recipiente vacío. Ni siquiera le hicieron caso a los estatutos del partido al tratar a Zhao. Por ejemplo, Deng y unos cuantos compinches decidieron en una reunión en la casa de Deng eliminar a Zhao como Secretario General del Partido, pero en virtud de los estatutos sólo podía hacerlo el Comité permanente del Politburó. Zhao señaló que dos de sus cinco miembros (incluyendo a Zhao) ni siquiera los invitaron a asistir. Él proporciona otros ejemplos de las tácticas de la Revolución Cultural usadas en contra del pueblo chino después de 1989.

Abusos al Medio Ambiente Natural y Hu Lihong

Tres décadas de capitalismo donde "todo se vale" ha hecho un enorme daño al medio ambiente natural del pueblo chino, a sus vecinos y al mundo como un todo. Considere lo siguiente:

  • Casi quinientos millones de ciudadanos chinos ahora no tienen acceso al agua potable, sin embargo muchas fábricas siguen vertiendo residuos en aguas superficiales con impunidad.
  • Un estudio del Banco Mundial hecho con el organismo del Medio ambiente chino concluyó que la contaminación a la intemperie es la causa de 350, 000 a 400, 000 muertes que se podían evitar cada año en todo el país. La contaminación interna contribuye a la de otras 350, 000 personas para un total de 750, 000 de muertes prematuras al año.
  • El carbón ahora proporciona alrededor de dos tercios de la energía de China y quema más que Europa, Japón y los EE.UU. juntos. El dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno de las plantas de carbón en China están llegando más allá de sus fronteras.
  • Algunas empresas multinacionales degradan las condiciones naturales de China al verter sus deshechos en sus ríos y los gases en su cielo.

El grupo en el poder desde 2003 en Pekín no ha logrado nada sustancial con respecto al agua, aire y suelo. Muchos expertos concluyeron que China no puede ser verde sin un cambio político. ¿Por qué su gobierno trata a los defensores de agua y aire limpios como grandes amenazas en lugar de a la degradación que causa que tales patriotas intervengan?

Considere a Lihong Hu y el Lago Tai, localizado en el interior de Shanghái y durante siglos uno de los sitios naturales más bellos de China. Esto es lo que el International Herald Tribune dijo en un artículo de primera plana el 15 de octubre del 2008, bajo el título "En China, un magnífico lago puesto en peligro". El escritor Joseph Kahn hizo varios señalamientos. El lago había sucumbido antes a la industria y los residuos agrícolas tornándose verde fluorescente. Al menos dos millones de personas que viven en las orillas, entre los arrozales y las fábricas químicas, tuvieron que dejar de beber o cocinar de su principal fuente de agua. Un agricultor local, Wu Lihong, había protestado por más de una década porque la industria química y sus amigos en el gobierno local estaban destruyendo uno de los tesoros ecológicos de China. En 2001, por ejemplo, cuando el entonces Vice-primer ministro (ahora primer ministro) Wen Jiabao llegó a inspeccionar una 'típica' fábrica de pinturas situada cerca del Lago Tai, al aviso de su visita se filtró con antelación. El canal al lado de la fábrica fue rápidamente drenado, dragado y vuelto a llenar con agua limpia. Poco antes de que llegara la caravana de automóviles de Wen, miles de carpas se metieron en el canal y agricultores con cañas de pescar fueron colocados a lo largo de la orilla. Wu valerosamente escribió que Wen había sido "engañado".

Un poco antes la escoria del estanque había hecho erupción en el Lago Tai, Wu fue condenado a tres años de prisión en lo que Kahn describe como "una alquimia de las acusaciones que golpeó a la venganza oficial". En el juicio, Wu declaró que su confesión fue forzada con la privación de alimento y obligado a permanecer despierto durante cinco días y noches por la policía. Los jueces, sin embargo, dictaminaron que dado que Wu no pudo probar que había sido torturado, su confesión seguía siendo válida. La tragedia más grande, por supuesto, es que el Lago Tai es sólo un ejemplo de lo que el capitalismo sin regulaciones desde 1978 ha hecho en gran parte del agua, aire y suelo de China. En lugar de detener los abusos, el partido-estado castiga a los heroicos Wus.


Sobre esta noticia

Autor:
José Jimenez (238 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
4660
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.