Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Olguitxu escriba una noticia?

China Encadenada

30/04/2010 15:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Imperio Milenario deja atrás la sabiduría confuciana para sumergirse en una realidad donde capitalismo y comunismo se fusionan bajo el mandato y supremacía del Partido Popular

China presenta a día de hoy una contradictoria realidad. Política y economía van por caminos opuestos. Por un lado, una férrea dictadura, alejada de la justicia y que obvia los derechos humanos más fundamentales. China es el país en el que se producen más ejecuciones anuales que sumando las del resto de países del mundo juntos. Con el 22% de la población mundial en su territorio, los chinos viven bajo el yugo del Partido Comunista Chino que, prácticamente sin oposición (500.000 personas frente a una población de 1.300 millones), justifican y restan importancia a los delirios de un Gobierno que somete a sus ciudadanos a la más estricta de las censuras.

La gran mayoría de los chinos justifican al Gobierno. Aleccionados desde pequeños para convertirse en medios de producción, desprotegidos ante cualquier intento creativo y/o artístico y, por ende, posiblemente crítico con el poder, se une la censura sistemática. "Avatar" fue recientemente censurada y es imposible acceder a Facebook. Las televisiones estatales están controladas por el gobierno desde un impactante rascacielos en Beijing y los periodistas occidentales encuentran grandes dificultades para ejercer su profesión ya que son controlados, espiados y registrados con frecuencia.

La dictadura china se hace llamar "socialismo con caracteres chinos", mientras el capitalismo inunda las principales ciudades del país sin contemplación alguna. Los gobernantes se esfuerzan en ofrecer una visión aperturista de China de cara al exterior, mientras aplican la represión más brutal aquellos pocos que se atreven a levantar la voz. Los Juegos Olímpicos de 2008 fueron una gran prueba de ese aperturismo histórico (los chinos construyeron la Gran Muralla para alejarse y protegerse del exterior) quedándose en la representación de una gran obra de teatro, en un espectacular escenario donde la realidad del país quedó durante su celebración en el backstage del acontecimiento deportivo.

Los JJ.OO. de 2008 se quedaron en la representación de una gran obra de teatro, donde la realidad del país quedó en el "backstage" del acontecimiento deportivo

A pesar del engrandecimiento del país, millones de chinos viven a día de hoy en la más absoluta miseria, mientras un pequeño porcentaje de ellos se ha hecho rico (señalar que un pequeño porcentaje sobre tan vasta población significan millones de chinos ricos), las desigualdades en el país son actualmente superiores a las de cualquier país en vías de desarrollo. La defensa del Partido Comunista Chino, la sumisión y justificación del pueblo ante las poco ortodoxas prácticas de sus gobernantes y la falta de mentes pensantes y críticas, más allá de la elites y de la clase dominante, deja a millones de personas ante el abismo de la explotación. Sobra mano de obra. Un único dato. La fuerza de trabajo de China asciende a 730 millones de personas frente a los 450 millones de trabajadores que suman Europa y Estados Unidos.

País hermético y contradictorio donde los haya, China se enfrenta hoy a la enorme paradoja de alinear su régimen político a su nueva dimensión económica. La economía del gigante asiático ofrece datos que abruman desde todas sus posibles interpretaciones. Esto último, incluso teniendo en cuenta que los gobernantes chinos son muy reacios a la transparencia y, según diferentes politólogos, existe la duda razonable de que "maquillan" las cifras, pero a la baja. No quieren que Occidente se sienta amenzada. Con un crecimiento del PIB oficial superior al 9% anual, China es actualmente la fábrica del mundo que, a velocidad de la luz, reproduce un modelo de capitalismo salvaje en su viaje a convertirse en la primera potencia mundial. China rompe todas las estadísticas hasta ahora conocidas y tanto la revolución industrial como la consolidación de EE.UU. como líder mundial serán en unos años meras anécdotas frente a la friolera de cifras macroeconómicas que arroja el país asiático.

En 1978 comenzó a gestarse ese viraje hacía el capitalismo, disfrazado de comunismo "con caracteres chinos", según el líder de aquel momento, Deng Xiaoping, bajo la premisa de "a cada cual, según sus necesidades". Posteriormente, una economía de mercado 'planificada' que finalmente se ha convertido en una agresiva economía de mercado como cualquier otra donde, en cambio, la democracia no tiene cabida. Los chinos justifican que su pueblo es diferente y que las cosas tienen que ir despacio. La virtud confuciana de la paciencia se mantiene en sus mentes. En cambio, Estado represivo y liberalismo salvaje son una enorme contradicción para Occidente, pero los chinos tienen totalmente interiorizado este aberrante binomio. Y para terminar, la célebre reflexión de Xiaoping, 'Da igual que el gato sea blanco o sea negro, lo que importa es que cace ratones'. Paradojas de un país que ya está cambiando el orden geopolítico tal y como lo conocemos ahora y que en unos cuantos años se convertirá en el epicentro del poder planetario.

La fuerza de trabajo de China asciende a 750 millones de personas frente a los 430 millones que suman Europa y Estados Unidos


Sobre esta noticia

Autor:
Olguitxu (1 noticias)
Visitas:
4263
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.