Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

China y Dubai: diferentes mercados inmobiliarios pero igual de atribulados

01/06/2010 16:51 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los acontecimientos en Europa han hecho que la atención global se centre en China, cuyas medidas astringentes hacia el mercado inmobiliario local han causado cierto estupor entre los observadores extranjeros

El mercado inmobiliario es ciertamente un desafío, pero las comparaciones con acontecimientos en el resto del mundo poco se ajustan a la realidad. Resulta poco menos que una tentación comparar el mercado inmobiliario de China con el de Dubai. Algunos comentaristas sostienen que, al igual que Dubai, China está construyendo “castillos de arena, ” y cuando se aprieten las clavijas a la política monetaria, los “castillos” se derrumbarán.

De hecho, hay razones para preocuparse del mercado inmobiliario. Y las medidas de ajuste relacionada con la propiedad, que el Consejo de Estado aprobó en abril, fueron aceptadas de buen grado. Con todo, hay diferencias importantes entre China y Dubai que se pasan por alto a menudo.

La primera diferencia es la población. En ese emirato árabe la mayoría de los habitantes son expatriados. Solamente 1.2 millones del total de seis millones de los Emiratos Arabes Unidos son de Dubai. Por consiguiente, cuando se produjo la crisis crediticia, un número importante de trabajadores expatriados salió del país, lo que causó un notable déficit en la demanda de viviendas. Se considera que la población de Dubai se redujo en 8 por ciento desde la crisis.

En China, ocurre lo contrario. El país no sólo tiene una amplia población nacional, sino que también su alta tasa de urbanización implica un flujo constante de aldeanos hacia las ciudades, creando así una demanda estructural de vivienda. De hecho, se espera que las tasas de urbanización sean un decisivo compulsor del crecimiento del PIB en la póxima década, punto que a menudo desestiman los comentaristas extranjeros.

La segunda observación es que el uso de influencias desempeñó un mayor papel en el mercado inmobiliario de Dubai que en el de China. La mayoría de los apartamentos requirieron apenas un pago inicial mínimo, mientras que los agentes inmobiliarios aceptaron el pago por apartamentos cuya construcción apenas se había iniciado.

Este modelo funcionó mientras hubo crédito disponible, pero se derrumbó cuando el crédito comenzó a menguar debido a la crisis financiera.

Por el contrario, China requiere de pagos iniciales mucho más cuantiosos, mientras que algunas familias prefieren pagar al contado. Las recientes medidas de ajuste han reducido aún más la importancia de las influencias para el mercado inmobiliario.

Hay también restricciones más estrictas en la capacidad de los agentes de vender los apartamentos antes de que su construcción haya acabado.

Así las cosas, ¿puede decirse que todo está muy bien en China? No tanto. Los problemas de Dubai también ofrecen dos advertencias importantes.

La primera advertencia es que los especuladores extranjeros juegan un importante papel para el mercado inmobiliario de Dubai. La ciudad es punto popular para los inversores, ya sean de Irán, de Rusia, o del Reino Unido. Pero estos inversores se marcharon cuando sus economías fueron afectadas por la crisis económica. El resultado fue otra disminución en el consumo, que los nacionales de Dubai no pudieron cubrir.

Sin dudas, los especuladores extranjeros desempeñan un papel menos significativo en el mercado inmobiliario de China. Con todo, los especuladores locales invierten en ciudades vecinas, y pueden irse fácilmente, como salieron los expatriados de Dubai. Es de vital importancia, por consiguiente, poner coto a este tipo de inversión, de lo contrario, la demanda de apartamentos residenciales crecerá más rápidamente de lo que requieren las situaciones económicas locales.

La segunda advertencia es que Dubai es una pequeña economía rodeada por vecinos más grandes. Un pequeño aumento en la demanda regional puede tener un impacto notable sobre la economía de Dubai.

Por el contrario, China debe descansar cada vez más en su propia demanda nacional como conductora del crecimiento, de ahí que sea más urgente evitar una burbuja inmobiliaria. Si se corrigiera en gran medida la actividad del sector inmobiliario y de la construcción, la demanda regional no podría proporcionar la misma ayuda a China, como lo hizo con Dubai.

Más que nunca, China debe confiar en su demanda nacional si espera escapar a la crisis económica global. Esto no hace más que acentuar la importancia de la reforma económica. De ahí la positiva acogida deparada a las recientes medidas de ajuste del Gobierno, que también se extendió a los requisitos locales para la residencia impuestos por algunas ciudades.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
6338
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.