Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Martinez Farre escriba una noticia?

César Millán ¿truco o realidad?

24/03/2011 23:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

No existen encantadores de perros. Programas de César Millán. Boomer y Josh dos casos de los cuales nos habla el adiestrador D. Ignacio Linares

Para educar o solucionar problemas en vuestros perros, tenéis que tener estos tres conceptos muy claros. El conocimiento es fundamental para saber a qué os enfrentáis, deberéis trabajar mucho y aplicar esos conocimientos con nobleza y respeto, pues lo que tenemos delante es un ser vivo.

No intenten estas técnicas sin la supervisión de un especialista. Pueden tener problemas muy serios con su perro. Esta advertencia está dirigida a todo aquel que intente aplicar las técnicas de César Millán a su perro. Es solo un programa de televisión y no un método a seguir. Es simplemente una campaña de promoción de un señor para vender videos, collares y libros.

Hay un ¨Encantador de perros¨ escondido en todas las ciudades, a cada vuelta de la esquina. Cualquier persona acostumbrada al trato con perros es capaz de manejarlos como él, no existe encantamiento, no hay nada mágico en esto, solo costumbre de tratar con estos animales.

El Adiestramiento es algo mucho más serio, ninguna persona va a ir a vuestra casa y os va a solucionar un problema grave en un solo día.

Conocimiento trabajo y nobleza

Ignacio va a explicar qué hace César Millán en su show televisivo, para ello va a analizar dos casos muy distintos que se dan en el cuarto capítulo de la primera temporada, Josh y Boomer.(programas año 2004).

Boomer

Boomer es el primer caso que se plantea, se trata de un Chesapeake Bay Retriever ya entrenado, el problema principal es el ladrido incesante, los dueños afirman que empezó hace dos semanas y que es imposible callarlo. Boomer es un caso bastante sencillo, un gran perro, muy activo, trabajado por varios adiestradores, con la mala suerte de estar aburrido, no sale, no corre y es lo que necesita. César procede a la visita y se da cuenta enseguida, el problema son los dueños, tras escucharlos, este empieza a dar su diagnostico, les dice que no deben de alimentar ese estado de ánimo, no dándole cariño cuando se encuentra excitado y se inventa la teoría de la felicidad relacionada con la sumisión(Afirma que los perros solo son felices cuando están calmados y sumisos, asegura Ignacio como adiestrador que cuando jugamos con ellos también son felices). Explica que no es un perro para estar encerrado y que necesita espacio para correr, lo cual es totalmente cierto.

Los dueños quieren conservar a su perro y para ello tienen que cambiar la forma de relacionarse con el, al preguntarle a César como tienen que actuar cuando Boomer no calle, este le coloca el collar de estrangulamiento en la base del cráneo, que es un punto muy sensible que tienen los perros al que nadie debería de recurrir sin la supervisión de un adiestrador, César lo usa para demostrar autoridad y explica a la dueña como usarlo para que a ella le funcione y la vea como jefe de la manada, tras soltar una increíble historia sobre el olor y la energía que podría resumirse en ¨llevo mucho tiempo manejando animales y por eso me sale tan fácil¨, vuelve a decir que Boomer necesita correr, salir por los senderos, etc.

César les enseña a manejar la correa. Aunque el perro ha sido entrenado, les dice que no pierdan la costumbre, con lo cual Ignacio está totalmente de acuerdo, siempre es bueno reforzar los ejercicios.

Ahora se van a enfrentar al ladrido, para ello recurren al timbre de la casa, en este tiempo César ya ha conseguido hacerse con el control de Boomer y milagrosamente no ladra, incluso lo suelta de la correa y sigue sin ladrar, vuelve a explicar a los dueños el uso correcto del collar y termina su trabajo. Los dueños han quedado muy satisfechos.

Todo esto que veis es un engaño, cualquiera que esté acostumbrado a tratar con perros es capaz de controlar uno ya entrenado, el problema está en los propietarios, si los dueños no actúan, Boomer ladrará toda su vida, César simplemente aprovecha el trabajo ya creado para usarlo a su favor.

Veredicto de Ignacio Linares

Esto no es un caso complicado, con darle alguna actividad a Boomer este se calmará y dejará de ladrar. Las pautas son correctas, ejercicio diario, paseos largos, reforzar la obediencia para poder controlar el ladrido, en definitiva dedicarle el tiempo a su perro.

Con esto mejorará bastante, Boomer está aburrido, no le hacen caso, reclama la atención de sus dueños ladrando, se pasa el día encerrado en la casa, él necesita salir para correr, jugar con sus dueños, necesita fogar toda esa energía que tiene. En este caso Ignacio está de acuerdo con las pautas dadas por César Millán.

Entrevista a D. Igancio Linares Fernández entrenador canino de Málaga nos explica los entresijos que solo un experto adiestrador canino puede dominar

Josh

El segundo caso planteado es bastante más complicado, se trata de Josh, un cruce de Caniche, con problemas bastante graves de comportamiento, muerde a la más mínima.

La dueña cuenta la historia de su perro y de cómo lo salvó del corredor de la muerte, pues lo iban a sacrificar, nos muestran unas imágenes de lo difícil que es cepillarlo y de lo problemático que es en su comportamiento, también podemos intuir una falta de experiencia total en el manejo de perros por parte de su dueña, la hija de esta cree acertadamente que no se puede fiar de Josh por lo que le puede hacer a la gente, en especial a los niños pequeños. Tras ver unas imágenes de Josh gruñendo con la comida, mordiendo el cepillo y ladrando a todo, aparece César Millán a solucionarles el problema.

Como siempre pregunta cuál es el problema y en qué puede ayudarles, tras escucharlos ocurre lo mismo, una mezcla de verdades con mentiras todo muy adornado y como siempre la ¨teoría de la manada¨en la que César Millán lo basa todo.

Antes de enfrentarse al aseo, el encantador de perros saca a Josh a la calle para hacerse con el control de él este durante el paseo, esto lo realiza para demostrarle autoridad.

Aprovecha este momento y le pone la correa en la base de cráneo, lo saca a pasear, explicando que al no tener un referente de autoridad, Josh ha aumentado la dominancia a la vez que la inseguridad y por eso muerde a todo el mundo. César dice que le va a arrebatar el dominio para que no muerda al asearle y que le vea como una figura de autoridad.

Tras darle un paseo y cansarlo un poco, se dispone a cepillarlo, como todo parece ir bien, César suelta otra vez el discurso de la manada, en mitad del discurso Josh le muerde en una mano, se vuelve incontrolable y César les dice, no pasa nada es parte del proceso.

Esta situación a la que ha llegado, es normal y demuestra una gran falta de conocimiento por parte de César Millán, tenía que pasar ya que es un perro que no tiene ninguna base de obediencia, con muy poco temple y que ya había mordido previamente.

Antes de enfrentarnos a un problema de este tipo, necesitamos tener un buen control de nuestro perro, para enfrentarnos a problemas serios, recurrimos a la obediencia necesitamos tener la herramienta para poder controlarlo, sin estas herramientas de control enfrentarte directamente al problema es una auténtica temeridad, lo que viene a continuación es de ¨ juzgado de guardia¨.

Josh muestra una agresión brutal, mientras César Millán intenta pelarlo, una voz en off nos dice que el animal no está recibiendo daño alguno, simplemente está emulando el mordisco de perro dominante.

Llegados a este punto Igancio aclara varias cosas, esto que está haciendo no se llama emulación de mordisco de perro dominante, esto se llama contención, el pobre animal lucha hasta que se agota y ya no puede más, es muy peligroso hacerlo y si por un casual el perro tuviera problemas de corazón o respiratorios, al someterlo a tanta cantidad de estrés podría llegar a morir, así que, si hacéis esta barbaridad sabed muy bien que estáis haciendo y qué consecuencias puede tener esto en vuestro perro.

Es el turno de la dueña, Josh sigue luchando y César lo agarra por el cuello a dos manos, supongo que esto lo llamará mordisco de manada dominante o algo así. Al final, después de un buen rato el pobre animal deja de luchar y parece que es otro perro, ya no muerde, no le quedan fuerzas para luchar. La dueña ya sabe cómo tiene que actuar afirmándolo así ante la cámara.

Veredicto de Ignacio Linares

Cuando Josh recupere fuerzas, se enfrentará a su dueña y le morderá al cepillarlo, esto que ha pasado en este capítulo es totalmente innecesario aplicar una contención roza el maltrato animal y en nuestro país, España, esto es un delito.

Quizás, condicionando el cepillado con un refuerzo positivo no hubiera sido necesario dar ese espectáculo tan aberrante de mordiscos y agresiones.

Carmen Martínez Farré


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Martinez Farre (2 noticias)
Visitas:
7567
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.