Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La Cerveza ha sido la bebida favorita más antigua.Un mal recuerdo el atentado contra Hitler falló en una cervecería

07/09/2014 12:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Fue la cerveza que emborrachó a Noe, ante el Arca.Y era el alcohol de alto grado de los Faraones, del mundo mediterráneo y del III Reich alemán

.

Era una bebida fermentada (todavía sin nombre) pero se cree que el grano se llamaba ‘ Sikaru’ . Las historias mitológicas tales como la "epopeya de Gisgamesh" hacen mención de esa por ahora misteriosa bebida incluso antes de la escritura cuneiforme.Los documentos arqueológicos más antiguos fueron hallados hace un siglo en el templo de Uruk, en Ur, lugar de nacimiento del patriarca Abraham, donde el dios local recibía ofrendas de esa bebida. Esos documentos se conservan en el Museo Metropolitano de Nueva York.

Sumeria, entre los dos grandes río Tigris y Eufrates, región en que dicen puede estar el Arca de Noé, en la actual Irak más o menos, era una zona ideal para el establecimiento de una civilización agrícola. Los textos de historia antigua dan cuenta de que esa bebida, se ofrendaba a la diosa Min-Harra, 5.000 años a. C. Los más antiguos documentos de casi todas las civilizaciones mencionan la cerveza que se dice bebía Noé, antes del diluvio universal.. Es contemporánea del trigo, uno de los primeros cereales en la historia del hombre cuando dejó parcialmente el pastoreo. A partir de la masa para hacer pan, el hombre descubrió la fermentación del grano. Había inventado el "vino de grano".

Nos hallamos, pues, en una zona ideal por el clima, templado entonces, a cuyas orillas crecían limoneros y naranjos, a los que acompañaban en su desarrollo y abundancia, cereales como la cebada, el trigo, el mijo y el álaga. En esa primera época la cerveza es casi una pasta, una especie de pan semilíquido. Los textos que nos han llegado hablan de muchas clases de esa bebida que casi se masca. El monumento Blau que data de los años 3.500 a C. testimonia las ofrendas a los dioses de la nueva bebida.

Los asirios se apuntan a la bebida de los vencidos

Con el advenimiento de Imperio asirio en Babilonia, los asirios prueban el brebaje de los vencidos y se lo apropian (hacia el año 2.000 a C. pero consideran que hay tantas clases, mezclas y tipos, que deciden reglamentarlo. Y nos hacen un favor porque pasamos ahora a la historia, dejando atrás el mito y las leyendas. Aparece el primer texto legal codificado (el Código de Hammurabí, del siglo XVIII a C.). Se halla hoy guardado en el Museo de Louvre. Reglamenta la elaboración, consumición y e venta de la bebida.

Favorece al consumidor. Mantiene alejados a los sacerdotes y sacerdotisas, bajo penas muy severas, incluso muerte. Hacia el año 600, los que elaboran cervezas aprobadas por la ley están exentos del servicio militar del ejército asirio al que sin embargo tienen que acompañar en sus campañas de conquista incluso fuera de sus fronteras.

La cerveza ya tiene nombre, los textos bíblicos la citan como "Shekar", que en realidad es el nombre del grano... Se trata de un caldo espeso de alto grado alcohólico, que corre abundante en tierra palestina antes de la destrucción del templo de Jerusalén. Cada ciudad destila su propio "shekar" y pasa a ser su formula, uno de los secretos de los destiladores, que pasa de generación en generación. Se sabe que esta primera bebida, hervida, fermentada, bastante ácida, de una gran pureza desde el punto de vista bacteriológico, muy sana e indispensable porque hay agua abundante en los ríos, pero no potable, fue la bebida nacional de caldeos y asirios, herencia de los sumerios.

La cerveza, bebida de los faraones y rebautizada

Llevada por el viento de la historia, la cerveza llegó a Egipto. Ahora nos sentimos todavía más cómodos. Su existencia queda testimoniada no sólo por una tabla de arcilla, sino por numerosos frescos, murales, tumbas, estatuillas, relatos de viajeros e historiadores célebres. Pronto la vemos entre los trabajadores de las pirámides y antes. También la beben los Faraones. Ramses II consideraba este semilíquido dorado como de alta nobleza el punto que hizo y se utilizaban para tomarlo grandes vasos de oro y plata, algunos con una capacidad de 3, 5 litros y no es raro que sus espíritus se elevaran más alto que las pirámides.

Los historiadores romanos nos hablan mucho de ellas, como la gran bebida de la Antigüedad. Diodoro de Sicilia dice que ‘ nada tiene que envidiar al vino de vid y remonta su invención a veinte siglos‘ . Atribuida en la mitología al dios Osiris, él la llama utilizando su nombre griego "Zythum" y afirma dice que es una bebida fermentada, algo pastosa (debe parecerse a la de los sumerios, aunque se bebe en copas). Sus ingredientes son la cebada y el mijo.

Una bebida de cebada regada por el agua del Nilo

Para Diodoro de Sicilia a quien la "zythum" debía agradar a juzgar por los textos que le dedica-hoy se le atribuirían intereses publicitarios - permitió trazar un perfil de la misma a un historiador que dice que los antiguos egipcios conocieron la cerveza porque el dios Osiris -que tanto amó a los hombres- les entregó la fórmula de su elaboración a base de trigo (todavía no es de cebada) y agua sagrada del Nilo. Fue Osiris quien introdujo en Egipto el arte de la agricultura.

La alegría que proporciona en ‘ zhintum’ la había descrito Casius cuando hablaba de los constructores de las pirámides, diciendo que la "zynthum", ‘ les pone muy contentos, cantan y bailan y se comportan como si estuvieran hartos del vino de vid...’

Un historiador moderno Pierre de Montet soluciona el dilema del cereal utilizado diciendo que si al principio los egipcios usaban el trigo, luego lo sustituyeron por otros cereales (uno, la cebada) que iban mejor con el agua del Nilo. En "vida cotidiana de Egipto" ese autor describía las maneras protocolarias de la alta sociedad egipcia, en fiestas y conmoraciones.

La cerveza egipcia alcanza los 15 grados de alcohol

La cerveza llegó a ser la bebida nacional de los egipcios, ligada al culto a los muertos. Alcanzaba los 15 grados de alcohol. Era incluso moneda de cambio, servía para festejar a los vivos y despedir a los muertos. Se hicieron experimentos: se mezcló con frutos, generalmente con dátiles; se la endulzaba con miel y se perfumaba con canela.

Hija del grano y de las aguas del Nilo, hermana del pan, se bebía en grandes cantidades en copas de oro o plata-como hemos dicho, pero también en cubiletes de piedra, loza u otro metal, de los que se han encontrado por millares. Tenía el inconveniente de que se perdía relativamente pronto. Por eso se prometía al rey difunto en las ofrendas funerarias que los panes no se desmenuzarían, ni la cerveza se agriaría, lo que quiere decir que ambas cosas entre los vivientes ocurrían con frecuencia.

Los griegos la conocieron a través de los egipcios

Los griegos, pueblo itinerante, viajero y dedicado al comercio en sus travesías, exportaron la cerveza que conocían a través de los egipcios. Pero también otras variantes de esta bebida les venían de Tracia, de donde procede el culto al dios Dyonisios que, pasado luego a Roma, debió de ser el dios Baco, que ha simbolizado siempre el vino. Los griegos sentían admiración por los egipcios.

Pero eso adoptaron la farmacopea egipcia y la aconsejaban para muchas enfermedades y sobre todo, mezclada con ajo, para la picadura de escorpión. Un historiador griego cita un texto egipcio del 1.600 a. C. que ensalza como remedio delicioso contra la muerte beber una copa de cerveza con la mitad de una cebolla dentro cuando se tema un final fatal.

Herodoto menciona con entusiasmo la existencia de una ciudad Peluse, en el delta del Nilo, luego Port Said, a la que considera como la capital de la cerveza en el mundo mediterráneo. Textos posteriores citan Alejandría. Hay también opiniones de que la ‘ Zythun’ no fue bien aceptada por muchos griegos por dos razones principales: una que era demasiado amarga y la otra porque la bebida de sus dioses era el vino.

En cuanto a los romanos que conocían todas las virtudes y defectos de la civilización griega, adoptando muchas y adornándolas con su fastuosa magnificencia, quedó sólo en general como bebida del pueblo porque la aristocracia la rechazaba por ser demasiado agria y áspera. El historiador Tacito se refería a la cerveza con claro desprecio: "pui humor, ex ordeo aut frumentum in quandam similitudem vini corruptus".

Según Plinio en su "Historia Natural" la cerveza producía un inmejorable cosmético para los suaves cutis de las romanas, "quorum omnium spuma cutem terminarum in facie ambit".

Según los filólogos, el latín tuvo la virtud de rebautizar la "zynthum" griego dejándola en "cerevisia" y "cervesia" de donde proceden el italiano "cervogi", el francés "cervoise" y el castellano cerveza.

La bebida a través de Europa, muy aceptada

Fuera del mundo mediterráneo, la cerveza seguía sus progresos como un ejército en campaña. En los países escandinavos, los poemas épicos y las sagas nos informan de tradiciones ligadas a la "nueva" bebida. Se fabricaban por lo menos dos cervezas diferentes la "bjor" y la "öl". La primera, la más clásica no pastosa como el "zythum" egipcio, la segunda correspondía a la "ale", inglesa. Los vikingos eran pueblo bebedor y la alababan como otros pueblos nórdicos. El clima no permitía la cultura del viñedo.

Pero hablemos de otros países. En el año 3.200 a C, bajo la primera dinastía india apareció una bebida fermentada hecha a base de cereales. Pero el entusiasmo que provocó y los abusos de aquella cebada como bebida, hicieron que el soberano Dzadustru (1.900 a C.) prohibiera no la cerveza, sino el cultivo de esos cereales, lo cual consiguió sólo en parte porque surgieron las destilerías clandestinas.

En África los primeros exploradores y misioneros descubrieron que estaba muy arraigada a bebida "kaffir" a base de sorgo y del mijo.

En América los conquistadores también descubrieron una cerveza de maíz, que al principio, como otras muchas cosas, encontraron bárbara pero terminaron por consumirla y explotarla. Se llamaba "chica". También en China los primeros misioneros se encontraron con una cerveza destilada a base de arroz, ingrediente de muchas bebidas orientales y llamada genéricamente "sake".

El nacimiento de bebidas destiladas a base de cereales, sin tener nada que ver con el vino de vid, conllevaba el aprendizaje de las técnicas artesanales y generalmente familiares. La cerveza es la expresión o lo era, no de un estado sino la de un territorio o de un pueblo. La pureza del agua no contaminada como hoy, la calidad del grano, la experiencia y habilidad del "brasseur" o cervecero, suponían el nacimiento de una cultura particular. La producción europea era la más rica del mundo con la pils checa, la stout irlandesa, la gueuze de Bruselas, la weissebier alemana...

El objetivo de Julio César en la guerra de las Galias

Cuando el procónsul y guerrero romano Julio César ya en el año 58 a C. invadió y sometió a las Galias se encontró que convivían muchas cervezas con el genuino vino de vid. Claro que quien habla de las Galias muchas veces no comprende que también coexistían pueblos o tribus suizas, francesas, germanas, celtas...

Los celtas en Europa central se aferraban a su tradición cervecera. La cebada cuyo ciclo vegetativo es corto se cultivaba abundamente en el territorio que ocupaban y en toda la Europa del Norte.

Obligados a refugiarse en zonas extensas de Europa. Extendieron el dominio de la cerveza de alto contenido alcohólico, que tomaban sobre todo antes y después de sus batallas. Para "el gusto amargo y ponerlo al nivel de los corregir".

El principal motivo de Julio César al conquistar la Galias era promocionar su calidad de gran caudillo militar, asegurando la frontera del imperio romano en el Rhin y obtener grandes ventajas económicas para su menguado peculio que hacía agua.

Los testimonios escritos que se han encontrado sobre la campaña, al margen de su propia obra "La guerra de las Galias", abundan. Pero no toca apenas otros temas que los militares y los tácticos. Sin embargo la "Historia Natural" de Plinio el Viejo habla entre otras cosas de las nuevas bebidas a base de cereales, comparándolas siempre con el vino de vid y las describe a la manera de Tacito quien llama a la cerveza un vino de vid, pero a base de cebada fermentada en vez de uva. En el momento de la invasión romana, salvo quizás en la Provenza, los galos casi no conocían la cerveza.

Desde la cerveza pastosa de los faraones hasta las cervezas modernas -negras o rubias- hay mucho más de veinte siglos para seguir sus pasos

En Provenza la cerveza era artesanal y casi familiar. Pero la necesidad de guardar el líquido obtenido les obligó a verterlo en cuvas diferentes de las habituales. Fue una aportación local la de los "tonnelles" que se les llamó designando un recipiente (tonneau) que venía de la voz inglesa "tonna", que eran de madera por primera vez. El dios Sucellus, que aseguraba la abundancia a los humanos, estaba representado armado de un "mazo" con un tonel de madera a sus pies.

Pero en el resto de las Galias habitado por los galos hizo que en las zonas conquistadas por los romanos-como hemos dicho- siguiera con pujanza el vino, a la vieja usanza. Enterado en Roma de la prosperidad del vino en las Galias el tirano Domicio y temiendo la competencia de los viticultores galos, ordenó hacia el año 80 de nuestra era la destrucción de todos los viñedos de las Galias. Sólo 200 años después el emperador Probus revocó el edicto y a partir del año 252, restableció con fuerza el cultivo de las viñas.

La caída del Imperio romano hizo que las grandes puertas sociales del centro de Europa, sin la presencia de las legiones y del César, se abrieran a la cerveza y Europa quedó prácticamente dividida en dos: Escandinavia, Bélgica, Alemania, Holanda y Gran Bretaña se convirtieron en feudo del precioso nuevo líquido, pero inclinaba la balanza hacia un lado u otro principalmente el clima y el que se diera mejor la vid o los cereales, aunque en algunos se daban bien ambos.

Los países latinos siguieron por largo tiempo del lado del vino de vid, aunque en general quedaba una ventana abierta para permitir la entrada por ella de la cerveza. Las técnicas de su fabricación eran bien conocidas. En cuanto a la cerveza de grano en medio rural, las actividades de la elaboración se realizaban por grupos familiares, lo mismo que la distribución y el consumo. Las tareas se repartían, la fabricación de la bebida como la del pan, estaba a cargo de las mujeres y la de cultivar y recoger el grano, prepararlo y mezclarlo era de ellos. En los grandes relatos mitológicos, son las Walkirias las que distribuyen la cerveza entre los guerreros. Hay una leyenda bátava que dice que la aspiración máxima de un soldado es: preparar la cerveza ritual, jugárselo su dinero, todo, con sus compañeros incluso sus mujeres, y beberse la cerveza en los cráneos de sus enemigos. Y al llegar al Walhala, rendir tributo a los héroes muertos en combate.

En las villas, el permitir que cada familia tuviera su destilería propia con un horno, que servía también para cocer el pan aumentaba los peligros de incendio que proliferaban. Así que poco a poco hubo que reducir los hornos. Pero para evitar discusiones o rivalidades (o quizás por oportunismo) interviniera los abades y se estableció que los monjes con el poderoso horno de los conventos se hicieran cargo. Y fue el comienzo de las influencias culturales y sociales de los monasterios que además acogían peregrinos para que pudieran echarse un trago y dormir después.

En los albores de la Edad Media los monjes ya era los únicos que reproducían fielmente los manuscritos (no existía todavía la imprenta) con las fórmulas de las bebidas. Y perfeccionaron el arte del maltaje. Fueron los primeros que introdujeron la lupulación.

Les asesoraban los mejores expertos que trasmitían su sabiduría a sus sucesores. Poco a poco el arte de la destilería se extendió de abadía en abadía y se fundaron nuevas bajo la misma advocación. Por citar una, la abadía de Corvey, en Francia, trasmitió su arte a la de Westfalia en Alemania.

Ya Isidoro de Sevilla, en el siglo VII, describió el proceso de fabricación de la cerveza en España atribuyéndole "virtudes embriagadoras".

Es cierto que los intercambios entre monasterios ayudaron a mejorar la elaboración, pero su consumo en la propia abadía dio lugar a grandes abusos y en el 817, el Concilio de Aix-la-Chapelle reglamentó las destilerías monacales y prohibió la cerveza de vino -mezcla verdaderamente eficaz- se dice -aunque cada usuario puede darle su interpretación.

Hoy es la bebida más universal, aunque en euskadi y otras regiones la sidra está compitiendo con la cerveza

Las cosas se debieron arreglar a medias porque el Concilio de Worms en el año 1868 prohibió el consumo de alcohol entre los muros del convento, salvo en días de fiesta. Los monasterios hicieron grandes reservas económicas y se dedicaron no sólo a mejorar sus sistemas y fórmulas, admitiendo asímismo mano de obra de fuera, pero al final de la Edad Media los particulares (los señores feudales) habían montado ya sus destilerías, por imperativos económicos y algunos monasterios tuvieron que clausurar.

La Reforma Protestante y Luis XIV de Francia

La reforma en Alemania, Suiza y los Países Bajos dividió a los monjes y peligró la existencia misma de muchos monasterios. El rey Luis XIV de Francia impuso derechos tan enormes a las abadías que de seguir destilando como antes lo tenían que hacer gratuitamente, lo cual ocurrió asimismo con el vino.

La cerveza dejaba de ser una exclusividad de los monjes. Ahora con los reyes francos y carolingios los monjes no podían continuar sus actividades a no ser que pagaran grandes sumas al Tesoro real. Carlomagno publicó un edicto por el cual los monjes que tuvieran una destilería a su cargo debían producir para él su propio grano y malta. Devolvía los monjes a la huertas. Las granjas reales proliferaron con monjes como agricultores. Pero los viejos expertos buscaron activamente la perfección de sus técnicas hasta llegar a descubrir el interés básico del lúpulo. El lúpulo es una plana herbácea trepadora de la familia de las calabaceas, denominado científicamente ‘ humulus lúpulus’ . Su área natural son las zonas templadas septentrionales en sotos, riberas y zonas húmedas. La substancia amarga de sus frutos (del tamaño de una piña pequeña) se utiliza para dar el sabor a la cerveza.

Hubo que esperar en España a que llegara un rey alemán, Carlos V para hablar de la cerveza. Sin embargo las tribus celtas y celtibéricas habían suplido la escasez de vino de vid por el vino de grano.

Carlos V viene de Alemania a España sediento de la cerveza flamenca

Hay autores que dicen que la cerveza la llevaron a España soldados libios y otros remontan su introducción a la época de los fenicios. Plinio el viejo menciona la cerveza española que al parecer no le agradaba demasiado, atribuyendo a los iberos, la primicia de haber sido ellos quienes la introdujeron.

Pero en fin hasta el emperador Carlos V y el enjambre de nobles, eclesiásticos y jefes militares que le acompañaban, la cerveza era prácticamente desconocida.

A Carlos V le gustaba también el vino, pero amaba la cerveza y comía a lo flamenco, o sea con cerveza flamenca.

Es decir que en cierto modo popularizó la cerveza entre la gran cantidad de personajes de la corte que le acompañaban aunque se dice que no creó más que antipatías pues sus flamencos eran odiados y no con cordialidad en el Escorial.

El inglés Asham que estuvo presente en algunas de sus comidas citó después en escritos su apetito voraz, que superaba la mera glotonería: sopas, pescados salados, y vaca cocida, cordero asado, liebre al horno, venado alemán a lo flamenco, capón en salsa, todo en una misma comida. Bebía hasta un cuarto de galón de cerveza de un solo trago y le gustaban las cosas condimentadas con pimienta, clavo, canea, nuez moscada, precisamente para hacer sed y poder beber más su cerveza flamenca.

Su ayuda de cámara van Male decía que aquello estaba en el origen de sus numerosas enfermedades. Y cuando muy enfermo de gota se retiró al monasterio de Yuste para pasar sus últimos días, se llevó consigo a todos sus flamencos y éstos se encargaban que de Santander llevaran diariamente a las cocinas de Yuste anchoas en salazón, sardinas en escabeche, mariscos, etc...

Por supuesto se llevó también a su retiro de Yuste a su cervecero privado, flamenco, y la gota se le complicó con graves trastornos circulatorios aunque no dejó ni el último día su cerveza helada. Rozaba los 60 años y parecía 90.

Así que la cerveza fue recibida con cierto desdén en España en parte por culpa del rey glotón. Además el vino estaba barato y en las regiones vinícolas su precio era bajísimo. Pero a partir de 1611 funcionaban regularmente cervecerías y pronto se establecieron normas para la elaboración de esa bebida que debía contener "trigo, cebada y lúpulo, aunque los que manejaban su elaboración en aquellos días no eran españoles sino flamencos, alsacianos, alemanes, belgas, etc...’

El propio Lope de Vega que sitúa su comedia "Tristeza no es Vileza", en Bruselas, terminaba añorando el "vinazo español" para cuándo aquel licor divino?, porque, en fin, la cerveza es mujer y el vino es hombre...

Con todo, las ventas de cerveza aumentaron en España. Lo cual se podía explicar en épocas de carestía por sus cualidades nutritivas, susceptibles -en parte- de compensar la falta de alimento a veces dramática.

La última gran revolución de la cerveza fue la pasteurización. Palabra que viene del sabio Pasteur que en su libro "Estudios sobre la cerveza" publicado en 1873 explicaba a fondo el sistema de la conservación que hacía de la cerveza algo tan seguro para beber como el vino. Y fue importante porque permitió la exportación y conservación de la cerveza durante largo tiempo.

Y así siguió su progreso en todos los países. Pasamos sacrilegios-para los entendidos-como la cerveza con limonada y la coca-cola, que introdujeron primero en Francia, los soldados americanos en la II guerra mundial y que luego se extendió por Europa y el mundo, todo lo cual conllevó otra cultura, que desplazó a la ‘ antes de la guerra’ y en parte al vino de mesa y de alterne.

Hitler, abstemio, vegetariano y enemigo del alcohol, pero...

El monstruo del bigote era todo eso y otras cosas, pero las cervecerías fueron su catapulta para la subida al poder. El golpe de la Brasserie (Cervecería), o Putsch de Munich, en 1923, fue un intento de tomar el poder directamente por la fuerza bruta en Baviera. La operación fue dirigida por el mismo Adolf Hitler, líder del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán Partido (NSDAP), la noche del 8 noviembre 1923.

Su centro operaciones fue principalmente la Bürgerbräukeller, una fábrica de cerveza en Munich. Con él estaban sus fieles Hermann Göring, Ernst Rohm, Rudolf Hess, Himmler Heinrich y Julius Streicher. Y cientos de otros nazis. Apoyado por el general Erich Ludendorff, e inicialmente aceptado por el triunvirato líder bávaro compuesto de Gustav von Kahr, Otto von Lossow y Hans Ritter von Seisser, terminó en la confusión y el fracaso total del golpe, desde el punto de vista técnico y militar. Pero a larga fue la primera piedra de a toma del poder.

Condenado a cinco años de prisión, Adolf Hitler finalmente pasó uno meses encerrad. En la prisión de Landsberg, Hitler tenía un régimen celular, pero aquello era más bien un hotel, con una amplia celda y una sala cómodamente amuebladas y amplias, en que recibió más de quinientas visitas durante su detención de trece meses. Por sugerencia de Max Amann, dictó a Emil Maurice, y Rudolf Hess su obra, la ‘ biblia’ del nazismo.

Allí contaba su vida ‘ heroica’ y predicaba sus doctrinas y su programa. Apareció en 1925: "Mein Kampf" (Mi Lucha), más vendido durante muchas décadas que la Biblia y traducido a 14 idiomas y distribuido por miembros de la Falange en España.

Si el episodio del putsch de la Cervecería en sí mismo fue un incidente menor en la historia de la República de Weimar (que era el débil régimen que siguió a la primera guerra europea 1914-1918) se convirtió en uno de los mitos fundadores del régimen nazi.

EL III Reich, ya con Hitler como Führer, celebró la conmemoración anual del putsch de la Cervecería y erigió el Blutfahne como símbolo de estado de homenaje a los mártires del Nazismo, se recuerda que de haber muerto el Fuhrer en el atentado, no hubira habido el Holocausto, la II Guerra Mundial, ni el oiode los regímenes totaitarios y racistas que aún perdura. La Cervecería fue un punto de inflexión en la historia y la estrategia del movimiento nazi.

Hitler encabezó todas las conmemoraciones partiendo de este fracaso que él hizo glorioso y que él consideraba providencial, consolidó su poder sobre el pueblo tratando de contar con el apoyo de los conservadores y el ejército. Su entrada en Polonia, la batalla de Inglaterra, los campos de exterminio, y todo lo demás empezó en las cerveceras. Comenzó a mostrar su barbarie matando a los jefes y miembros de las S.A, movimiento que le había apoyado en el putsch de la cervecería. Los mató a cuchillo sin disparar un tiro con los ayuda de los SS, su nueva fuerza de choque de matones. Tal operación se conoció como la Noche de los Cuchillos Largos, ligados al alcohol de la cerveza, la bebida de los SS. .

Un atentado contra Hitler también en una cervecería

George Elser un obrero alemán antinazi ó durante meses en 1939 viajó desde el interior de Alemania hasta una cervecería de Munich varias veces al mes, para preparar un atentado contra Hitler y terminar la pesadilla del nazismo. Colocó el artefacto en el hueco de una columna en la mesa favorita de Hitler en un agujero que había preparado clandestinamente durante muchas noches.

Hitler debía hablar en la cervecería para conmemorar precisamente el putsch de 1923. La guerra mundial la había desatado ya y el discurso era muy esperado. Elser y sus compañeros sabían que Hitler solía prolongar sus discursos hasta altas horas de la noche, con lo que la bomba de relojería estaba bien estudiada.

Pero Hitler recibió una llamada telefónica de carácter urente del Alto Mando que nada tenía que ver con el atentado. Así que abrevió su discurso y se fue a las nueve de la noche. El artefacto estalló hora y media después. Los nazis lo atribuyeron a un milagro. Gente que bebía cerveza en mesas apartadas resultó herida, de los camaradas de Hitler, varios resultaron muertos.

George Elser estuvo huyendo por toda Alemania durante meses pero al fin la Gestapo lo capturó. Encerrado en el campo de concentración de Sachsenhausen lo tuvieron hasta el final de la guerra y luego lo trasladaron al campo de Dachau donde le ejecutaron en 1945, poco antes de terminar la guerra.

Cuando una bebida de la manzana, la sidra, se hace universal

La sidra es una bebida alcohólica de baja graduación (desde menos del 3 % en vol. en el caso de la sidra doux francesa, hasta un máximo de unos 10 % en vol.) fabricada con el zumo fermentado de la manzana. La palabra “sidra” proviene del latín “sicera”, que a su vez proviene del hebreo “shekar”(hebreo primitivo), con el significado de bebida embriagadora. Lo propio sucede con la palabra francesa “cidre” y la inglesa “cider”. La excepción la marcan el vasco ("Sagardo") y el alemán ("Apfelwein") que al ser dos idiomas no románicos poseen sus propias palabras no derivadas del latín.

A pesar de que existen numerosas opiniones y teorías al respecto, la mayoría de los historiadores coinciden en que la sidra se bebía en años anteriores a Cristo. Parece ser que a las civilizaciones de Egipto y Bizancio y más tarde a las griegas, les gustaba beber algo similar a la sidra, aunque privaba la cerveza de centeno.

Como quiera que en la cuenca mediterránea, que es donde se escribió la historia de las culturas occidentales, la fruta que producía el mejor de los caldos era la uva, se tomaba vino junto a la cerveza y también sidra de

sidra de frambuesas, ya que el término vino debe reservarse sólo a la uva.

 Aclarado este juego de palabras se da por bueno el concepto de que la sidra es un vino de manzanas, aunque también fue muy frecuente hacerla de peras.

Entre los pueblos atlánticos era la bebida predilecta por proceder de la manzana, como lo prueba el hecho de que en la mítica isla de Avalon (que en celta significa manzanal) era la bebida de los héroes, es decir de los semidioses.

Manzana en latín es mala (la palabra manzana viene de mala mattiana, una variedad de manzana que se hizo famosa por ser la fruta preferida del tratadista agrícola romano, Gaius Matius, en el siglo Iº a de J.C.), y de ahí viene el nombre de ácido málico, ya que esta fruta es la que contiene mayor cantidad de esta sustancia.

Esta bebida ha sido desde siempre un producto de gran tradición en los países de la costa atlántica, sobre todo en Euskadi, Francia, Portugal, Italia, Alemania, Madeira, Escocia Inglaterra, Bélgica, Irlanda y Alemania y Asturias y toda Cantabria. En América es producida en México, Argentina, Chile, Uruguay, Estados Unidos y Canadá Los expertos señalan las primeras referencias sobre la sidra a la principios del siglo IX, y ya figura en el testamento de Fakilo, Ego Fakilo, del año 793, conservado en la Catedral de San Salvador de Oviedo.

Realmente se trata de una bebida extendida por todo el mundo y hoy está muy de actualidad entre los vascos y cántabros, con marcas que le permiten competir en ciertas regiones con la cerveza.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1599 noticias)
Visitas:
8897
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.