Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bitacoradelecturas escriba una noticia?

La cena (Herman Koch)

23/03/2011 09:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageTITULO ORIGINAL: Het Diner

TRADUCCIÓN: Marta Arguilé Bernal  AUTOR: Herman KochEDITORIAL: Salamandra ISBN: 978-84-9838-303-4

PAG: 288

PRECIO: 17€

CONTRAPORTADA:Dos parejas se han citado a cenar en un moderno y exclusivo restaurante de Ámsterdam. Mientras saborean el aperitivo y charlan con aparente despreocupación sobre la última película de moda y sus planes para las vacaciones, son conscientes de que, tarde o temprano, deberán abordar el incierto y acuciante asunto que los ha llevado a reunirse: el futuro de Michel y Rick, sus hijos de quince años, que según algunos indicios podrían estar envueltos en un caso de violencia grave. Así pues, tras los postres, cuando la cena llegue a sus últimos compases, la tensión entre los comensales habrá alcanzado su punto culminante y la cadena de secretos y revelaciones confluirán en un final dramático en el que nadie podrá esgrimir su inocencia.

Esta es una novela que quise leer cuando vi la reseña que había escrito Ángel Iván en su blog "Los libros del pintor ciego". Me recordó ligeramente a "Tenemos que hablar de Kevin", aunque ahora, después de leerla, tengo que decir que lo único que tienen en común es la preocupación de los padres por sus hijos, pero en cada novela los hechos son muy diferentes, aunque graves en ambos casos. Puedo decir que es de lo mejor que he leído en este 2011. Me ha gustado todo y tanto que me la leí de una sentada.

Esta novela llega a España con gran éxito de crítica y ventas en Holanda y habiendo ganado el Premio del Público. No sé si aquí venderá tantos ejemplares como en los Países Bajos, pero de momento las pocas reseñas que he leído son muy positivas y a mí no me queda más remedio que sumarme a ellas.

Esta es la historia de dos familias bien, que se reúnen en un restaurante para hablar sobre qué actitud tomar ante un terrible hecho en el que están implicados sus hijos. Podríamos estar en cualquier ciudad de los Países Bajos y en esta misma época, en realidad el autor no nos facilita ninguno de estos datos, pero no es necesario. Si leéis la novela reconoceréis este tipo de hechos de haberlos oído no hace tanto en cualquier telediario.

En el restaurante se reúnen dos parejas, Paul Lohman y su esposa Claire y su hermano, Serge Lohman, un político con muchas probabilidades de ganar en las próximas elecciones y su cuñada  Babette. Serge es de esos pedantes que se pueden permitir el lujo de cenar en un restaurante como en el que se encuentran llamando la misma noche, cuando la lista de espera habitual es de siete meses. De esos a los que le gusta que la gente le  reconozca cuando entra en un local, mientras que el otro es un profesor que está de baja y  no está pasando su mejor momento. A priori Serge es el que peor me cayó de los dos hermanos.

Los hijos de ambos (Michel y Rick) parecen estar implicados en un terrible incidente (en principio involuntario)  en el que alguien ha perdido la vida y a pesar de que se reúnen para hablar de ello, la cena va transcurriendo entre plato y plato, retrasando la conversación hasta los postres, mientras tanto dejarán pasar el tiempo hablando de cosas más "banales" como las vacaciones o la última película que vieron en el cine, pero también gracias a esas conversaciones iremos conociendo más a fondo a estas dos familias.

El libro está dividido en seis partes (Aperitivos, Entrantes, Segundo, Postres, Digestivo y Propina) cada una de las cuales comienza con una breve pero detalladísima explicación del maître sobre lo que van a tomar y sobre la procedencia de cada bocado. No sé si utiliza este recurso para reírse de este tipo de restaurantes, donde las facturas finales suelen ser indecentes, teniendo en cuenta que los platos llegan a la mesa más vacíos que llenos, o bien para quitarle algo de hierro al tema principal del libro, pero en todo caso, yo no he podido más que sonreír cada vez que el dedo meñique del maître apuntaba a  cada plato diseccionando todos sus  ingredientes.

El narrador de la historia será uno de los comensales. Concretamente Paul Lohman, el padre de Michel. Todos parecen reconocer la culpabilidad de sus hijos, pero ¿qué hacer al respecto? Aquí las opiniones ya no son las mismas.

image Herman Koch Como padres, ¿deben proteger a sus hijos y evitar que este "pequeño incidente" les fastidie todo su futuro? Al fin y al cabo nadie sospecha de ellos. Es cierto que una cámara grabó parte de lo que ocurrió, pero las imágenes borrosas hacen difícil la identificación de los adolescentes, aunque sus padres no tienen dudas. Claire lo sabe porque su hijo se lo confesó, y Paul porque a pesar de la poca claridad de las imágenes no le costó identificar a su hijo cuando la noticia salió en televisión. También lo sabe Beau (el hijo adoptivo de Serge y Babette) que además lo grabó todo y que amenaza con colgar las imágenes en YouTube si no le dan algo a cambio. ¿Qué hacer ante semejante papeleta?  ¿Deben denunciar los hechos? ¿Cómo afectará esto a la carrera política de Serge? Pero sobre todo ¿Por qué unos chavales que son buenos estudiantes, que tienen una educación de lujo, acaban implicados en una situación semejante? Pues la verdad es que las respuestas las tendremos durante la lectura de la novela, gracias a Paul Lohman que analiza a cada uno de los presentes, llevándonos a escenas de su pasado para conocerlos un poco más.

Debo decir que aquí sí me ha sobrado un poquito el propio análisis que hace de sí mismo Paul. Es el personaje en el que más  se  ha parado el autor, nos muestra una serie de episodios violentos en los que él se ha visto implicado, y que con cierta medicación se ven "suavizados".

La novela me ha encantado, no conocía a este autor, pero su modo de escribir me ha gustado mucho y ha conseguido (como decía Ángel Iván en su reseña) no sólo que me hirviera la sangre, sino que me diera pavor, por ejemplo, el razonamiento que hace de los hechos Claire. Me he quedado absolutamente helada con ella y con su marido y  uno se llega a plantear cuánto de pantalla hay en muchas personas y qué se esconde a veces detrás de los  rostros y las caras amables y educadas.

Ha sabido perfilar con detalle a todos estos personajes, después de habérnoslos presentado al principio a grandes rasgos pero de forma muy clara. Una historia que esconde mucho de denuncia ante cómo nos tomamos las cosas muchas veces, una crítica a la sociedad en la que vivimos donde no hay mejor ciego que el que no quiere ver y con un final que me dejó los pelos como escarpias.

De verdad, muy recomendable. Buena historia y buena literatura. Serge, sé realista. No ha pasado nada. Nadie ha sido arrestado. Ni siquiera tienen sospechosos. Sólo nosotros sabemos lo que sucedió. Sencillamente, es demasiado poco para sacrificar el futuro de nuestros hijos de quince años. No estoy hablando de tu futuro. Tú harás lo que consideres correcto, pero no puedes arrastrar contigo a nadie más. Y menos aún a tu propio hijo, no hablemos ya del mío. Lo presentas como un acto de puro sacrificio por tu parte: Serge Lohman, el ambicioso político, nuestro nuevo primer ministro, renuncia a su carrera porque no puede vivir con ese secreto. En realidad, donde dice secreto debería decir escándalo. Parece muy noble, pero es un acto de egoísmo puro.

image Fotografía del autor:

http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/981/Herman_Koch-_La_frontera_entre_el_bien_y_el_mal_es_muy_


Sobre esta noticia

Autor:
Bitacoradelecturas (299 noticias)
Fuente:
bitacorademislecturas.blogspot.com
Visitas:
4015
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.