Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rosyrunrun escriba una noticia?

El catering de Caritina Goyanes

17/11/2010 18:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ya que me decís que sólo critico y hablo mal de la gente, hoy voy a complacer a más de uno. Ayer acudí como toda hija de vecina al desfile de la nueva colección de Mango en el Palacio de Cibeles de Madrid. Por allí pasó lo más selecto de cada casa. Rostros como Boris Izaguirre, Luis Medina, Nuria Roca, las actrices Mónica Estarreado, Nerea Garmendia, Dafne Fernández, Aroa Gimeno; actores como los guapos Fernando Andina, Iker Lastra, o Jesús Olmedo…

Después de ver el desfile -impresionante en el montaje, aunque carente de glamour en los diseños-, pensé que allí no había nada interesante para contaros. Fue entonces cuando decidí ir al guardarropa a por mi abrigo (uno de paño blanco maravilloso que me ha enviado mi madre del pueblo) y me equivoqué de puerta. Me metí en un reservado donde estaba la gente de mantenimiento y del catering.

Allí me encontré con una joven guapísima, entradita en kilos, que cargaba con mucha energía un barril de cerveza mientras daba órdenes. Al principio no me di cuenta de quién era, pero al oírla hablar me quedé atónita: se trataba de Caritina Goyanes. Sí, sí, habéis oído bien, Caritina Goyanes, a la que yo siempre había tenido por una niña de papá que no daba palo al agua. Tuve que morderme la lengua y rendirme a la evidencia (soy mala, pero sé reconocer cuando me equivoco).

Ella me preguntó si estaba perdida, a lo que contesté que sí. Le dije que buscaba el guardarropa y Caritina me indicó con todo lujo de detalles hacia dónde tenía que dirigirme. Tras ver esta escena me quedé sorprendidísima y me quise quedar un rato por allí para ver cómo trabaja Caritina. Mi sorpresa fue mayor cuando descubrí que era ella la que había preparado el catering del desfile, el mejor al que he asistido en los últimos años. Había de todo y en grandes cantidades. Sobraban chocolates deliciosos y chucherías de todas las formas y colores. Un manjar hecho a medida por un niño goloso.

Además de todo eso, Caritina, guapísima con un vestido vaporoso verde esperanza, cargó barriles de cerveza, limpió el suelo al romperse unas botellas y sacó bandejas de comida de la cocina para dársela a los camareros (más guapos que los propios modelos, he de reconocer). ¡Qué buen catering, Caritina! Sudó la gota gorda anoche y me contaron de buena tinta que es lo que hace por costumbre. Por eso, hoy he querido dedicarle mi columna. Quería que el mundo supiese que a Caritina no se le caen los anillos.

La reina de la noche fue sin duda Laura Vecino, la flamante esposa de Rafa Medina y ejecutiva de Mango, que encargó a su cuñado, Luis Medina, que hiciese de anfitrión en la fiesta posterior. Será por eso que estuvo plagada de modelos bellísimas y de jóvenes apuestos con sonrisas de buenas familias. He de contar que Luis, tras su ruptura con la rica heredera Amanda Hearst, está, una vez más, desatado. Anoche no paró ni un segundo de comentar de forma muy expresiva cuánto le gustaban todas las muchachas que allí se habían reunido, invitadas por él. Como es lógico, no se fue a casa solo. Lo acompañó una joven vestida de arriba a abajo de Mango, que lucía una melena expléndida (me sorprende la habilidad que tienen las pijas para tener el pelo tan brillante, frondoso y perfecto de color a pesar de estar teñido).

El sobresaliente de la noche se lo doy a Toni Acosta. Me conquistó al terminar el desfile, momento en el que todas las pijas empezaron a comentar lo típico: ‘ Me han fascinado los tejidos, el color lo he notado excesivo, maravilloso el tratamiento de los volúmenes… ’ . Y de repente Toni, actriz y nuera de Raphael, gritó ‘ Por fin han llegado las bandejas, un aplauso para los camareros, olé, olé y olé’ . Era la frase que todas querían decir, pero sólo ella se atrevió a pronunciar.

El suspenso es para Asdrúbal, un clásico de la noche madrileña. Como siempre, iba con una copa en la mano y con su característico nerviosismo. Dio picos hasta a los camareros, saludó a todo dios (conozca o no conozca) y empezó a provocar a todo el que se le ponía por delante. Cariño, debes relajarte un poco, que la edad no perdona y ese maltrato al cuerpo pasa factura.


Sobre esta noticia

Autor:
Rosyrunrun (1321 noticias)
Fuente:
blogs.20minutos.es
Visitas:
10116
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.