Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jchpaez escriba una noticia?

Catástrofes, cataclismos, fin de mundo y el nuevo triunfo de la culpa

03/12/2009 01:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un hombre libre es peligroso para un sistema que necesitaba la regresión de esa mente a su estadio de culpabilidad y así conseguir su sumisión

El hombre de fe siempre supo que llevaba el estigma del “pecado original”. Durante el siglo XX ese hombre descubrió su libertad al comprender que aquello es nada más que un dogma. Un hombre libre es peligroso para un sistema que necesitaba la regresión de esa mente a su estadio de culpabilidad y así conseguir su sumisión.

Por José-Christian Páez

“El cielo se está cayendo a pedazos” y nadie sabe “leer el signo de los tiempos”, lo que dicen las profecías. No saber leer, no entender, no ser consciente de lo que ocurre. Ser responsable de esa incomprensión al actuar sin ser consciente y, con esa acción, contribuir a que el desastre se agudice, a que siga su camino implacable. Cada vez más poderoso gracias a nuestra inconsciencia.

El veredicto está: “Usted es culpable”, culpable de todo lo que ocurre: de los tornados, de las inundaciones, de los terremotos; usted es culpable porque es responsable de las acciones cuyas consecuencias alimentan la voracidad de esta destrucción. ¡Culpable!, ¡culpable!, ¡culpable!

Es decir, usted vale nada, usted es una pesadilla para la Tierra y para la naturaleza, usted no merece estar aquí y si lo está debe pagar esta culpa actuando de manera sumisa ante los embates de la vida civilizada. De modo que si ve que su compañía eléctrica actúa de manera injusta en el cobro de su consumo mensual, no se queje, pague en silencio, con la cabeza gacha, recuerde que usted es un culpable, culpable del calentamiento global y un culpable sólo tiene deberes. Un culpable no merece tener derechos, ¿no ve que cuando los tiene ejerce sus derechos intoxicando el ambiente?

Un culpable no merece tener derechos, ¿no ve que cuando los tiene ejerce sus derechos intoxicando el ambiente?

Si fue sorprendido por un radar o su coche fue hallado en un lugar de prohibición de aparcamiento, pague, pague la multa sin chistar, usted es culpable, usted no tiene derechos, usted tiene que aceptar estas condenas porque después de todo no son condenas que lo priven de su libertad, ni tampoco se trata de una condena a muerte, simplemente pague, tómese menos cervezas, fume menos cigarrillos, coma menos, ¿no se da cuenta que esta condena es casi simbólica si la comparamos con la magnitud del desastre del cual usted es responsable?

Usted no lo ve, usted no se da cuenta, ya no podemos culparlo del pecado original porque ahora se ríe ante semejante hipótesis, pero esto de la Tierra es distinto, usted lo ve todos los días, los hechos, las imágenes, no dejan su mente tranquila, su alma vive torturada.

Enciende el motor de su coche y usted sabe que es como si enterrara una daga en el corazón de la Tierra, fuma y sabe que es como si abriera un paraguas transparente por fuera y espejeante por dentro; abre una lata, vacía su contenido y cuando arroja el envase a la basura piensa en cuánto contaminará la Tierra, lo mismo con el plástico…

Piensa: el mejor envase orgánico es la cáscara de las frutas, pero ahí no puede guardar las sardinas, ni los huevos, ni la leche, ni la sopa de la abuela. Come carne y reflexiona sobre el daño a la capa de ozono con los pedos de las vacas. Está usted rodeado, se cree libre, pero los guardias invisibles flanquean su paso a cada instante, no puede deshacerse de ellos porque han sido creados por su mente y usted no puede controlarla porque ella entiende (y no usted) el deterioro que provoca a cada instante al planeta, a su casa, a quien le da el alimento y el abrigo.

Ya no podemos culparlo del pecado original porque ahora se ríe ante semejante hipótesis

Y esto es sólo una parte. ¿Quería ser libre? ¡Pamplinas! ¡Usted es culpable! ¡Oiga bien y grábese este eco!: ¡Culpable! ¡Culpable! ¡Culpable!


Sobre esta noticia

Autor:
Jchpaez (18 noticias)
Visitas:
9500
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.