Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Iskander Jr. escriba una noticia?

Un catalán escribe, otro español responde

15/11/2012 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un ejemplo de la España en la que volvieron los reinos de taifas y a la que ya no reconoce ni "la madre que la parió"

El tema de la independencia catalana, vasca… y ¡Dios sabe quién seguirá después!, nos trae múltiples puntos de vista y múltiples ocasiones de hablar del disparate social en el que España anda metida desde hace fundamentalmente unos años. Como bien dice el refranero popular español: de aquellos polvos vienen estos lodos. Este país parece que añora tiempos desgraciados y nunca cierra sus heridas, por muy graves que hayan sido.

Ya hablaremos en otra ocasión sobre las consecuencias de nuestra actual Constitución, de las ventanas que dejaron abiertas nuestros sabios Padres de la Patria y de cómo la casta política nunca ha sabido, o no ha querido , mirar por el pueblo pero sí mucho por su supervivencia y su poder.

Lo que a continuación traslado me llegó en un correo de esos que tanto circulan por la red y se refiere a lo que escribe un catalán mal informado y adoctrinado y lo que le contesta, en este caso, un cántabro; aunque muy bien pudiera haber sido cualquier otro ciudadano español de cualquier otra región española.

Todos sabemos, más o menos, lo que está pasando en Cataluña ¡eso de que quieren ser nación, pero sin dejar de ser españoles! Vamos, algo así como que lo mío es mío, y lo tuyo a medias (quizás es porque representa lo que ven en nuestra casta política).

Un joven catalán escribe un correo en el que ironiza con la idea de que quiere ser solidario con el resto de los españoles (al menos ha dicho con el resto de los españoles y no con los españoles. Lo mejor es la respuesta que le ha dado otro joven de Santander. Veamos primero la una y, a continuación, la otra.

Correo que mandó el catalán:

¡¡¡QUIERO SER SOLIDARIO!!!

Tengo nacionalidad española, vivo en Cataluña y quiero ser solidario con el resto de los españoles. No quiero ser diferente, pero sí quiero ser y tener las mismas condiciones de vida que todos ellos. Por eso:

QUIERO que mi I.P.C . (último) del 4, 1 sea el de la media de toda España, o sea, el 3, 8 (cada año es superior y me aleja del resto de los españoles).

QUIERO que una vivienda en Barcelona valga lo mismo que otra en cualquier punto de Extremadura, ya que de esa forma con lo que ahora me cuesta una en Barcelona me permitiría comprar tres, vivir en una y alquilar dos y así conseguiría incrementar mis ingresos.

QUIERO que el agua que yo pago de 18 euros me cueste lo mismo que en una urbanización próxima a Valencia que cuesta 0, 2 euros.

QUIERO que el billete ordinario del bus que yo pago de 1, 15 euros sea igual al de Zaragoza que cuesta 0, 75 euros.

QUIERO que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que en Cataluña tiene una escala semejante a la del I.R.P.F., sea igual a la del País Vasco, que ahora está exento.

QUIERO que la I.T.V., que ahora tengo que pagar por 44, 65 euros, me cueste lo mismo que en Melilla (19 euros).

QUIERO que de las seis salidas que tiene ahora, por ejemplo, la ciudad de Madrid, sean de pago al menos cinco, como ocurre en Barcelona, y no gratuitas como ahora.

QUIERO que cuando mis hijos empiecen el curso tengan los libros de texto gratis y un ordenador para cada dos niños como en Extremadura, y no gastarme entre 200 y 300 euros en libros y un ordenador para casi cada dos clases como ahora.

QUIERO que la red de autopistas que atraviesa Andalucía sea totalmente de pago y carísima, como la que cubre Cataluña, y no gratuita como ahora, a pesar de que la densidad de tráfico es una 20ª parte de la de las autopistas catalanas.

QUIERO, en definitiva, ser igual. Los pensionistas catalanes tienen unos ingresos idénticos a los de cualquier otro que viva en cualquier parte de España.

POR ESO, cuando yo sea igual que todos los españoles, con todo lo que me sobre, gustosamente, ¡¡¡SERÉ SOLIDARIO!!!

Y aquí tenemos la respuesta de un chico de Santander, ahondando en la ironía pero ¡con más razón que un Santo!

Supongo que esto lo mandas como un chiste, porque:

1: El I.P.C. en Cataluña, como bien sabes, lo marcan las empresas e instituciones que operan en Cataluña… ¡Quéjate a los políticos y empresarios catalanes!

2: El precio de la vivienda viene marcado, aparte de por la lógica de la “oferta y demanda”, por el precio del suelo, sobre el que puede actuar el Ayuntamiento y el Consejero de turno… ¡Reclama a tu Alcalde y a tu Presidente!

3: El precio del agua y del autobús (del que por cierto, en Santander vale 1, 30 euros), lo pone el Ayuntamiento… ¡Reclama a tu Alcalde!

4: El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales es una competencia transferida a las Comunidades Autónomas desde hace unos años. En Cantabria tampoco lo tenemos… ¡Reclama a tu Presidente!

5: Gracias a vuestras famosas autopistas de pago (que tenéis desde los años 60, construidas con dinero de todos los españoles y cuando nadie tenía autopistas) y a otros privilegios históricos, estáis donde estáis. ¡Por cierto!, creo que algún familiar de Pujol chupa algo de los peajes ¿no? (Quizás no te hayas enterado de esos juicios en que han condenado a los familiares de Pujol. Como estás mirando sólo lo que pasa fuera, ni te habrás podido o querido enterar de lo que ocurre en tu propia tierra)

6: Evidentemente el pensionista catalán, al igual que el resto, cobrará en función de lo que haya cotizado, ¡me parece lógico! ¿A ti no?

7: Cuando pago impuestos no me siento solidario, sino que hago lo que tengo que hacer. Solidario me siento cuando he donado sangre, cuando he colaborado con Cruz Roja en los centros de emigrantes, o cuando he estado de cooperante dos veranos en Malí con Manos Unidas (sólo por ponerte unos pequeños ejemplos de lo que representa la solidaridad).

8: Y por cierto, me siento gilipollas cuando pago a los traductores de catalán en la Unión Europea y, para colmo de los colmos, en nuestro propio SENADO; a las embajadas catalanas, a la televisión catalana, o cuando me entero, por ejemplo, que el 60% de la deuda de la sanidad pública de toda España está provocada por la sanidad catalana (también por poner unos ejemplos).

¡¡¡VIVA LA SOLIDARIDAD CATALANA!!!

Javier Millán


Sobre esta noticia

Autor:
Iskander Jr. (27 noticias)
Visitas:
878
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.