Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gabrieli escriba una noticia?

Casos controvertidos de reformas ortográficas en el siglo XX

12/04/2010 02:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se acerca el Día del Idioma y es válido aclarar algunas cosas. Cada cierto tiempo la Real Academia de la lengua española, realiza algunos cambios, reformas en la ortografía

A propósito del día del idioma que se acerca, 23-04-2010, es válido aclarar algunas cosas.

Los veintidós académicos responsables de la RAE, de la misma cantidad de Academias de Español en el mundo, aprobaron en el monasterio riojano de San Millán de la Cogolla las nuevas normas de ortografía de la lengua castellana, 1999. Se cree que no ha habido otros cambios, posteriores a esa fecha, hasta ahora, abril de 2010.

Cada cierto tiempo, este organismo, introduce reformas en la ortografía del castellano. Fueron varias en el siglo XX, especialmente en acentuación.

La unidad lingüística se mantiene si hay acuerdo ortográfico. Y en acentuación es fundamental tener unidad de criterios.

Con las mismas normas básicas de la ortografía, fijadas a mediados del siglo XX, se actualizó la nueva edición de 1999, en términos generales. Pero esta vez, sólo se han alterado algunos aspectos concretos de la acentuación. Tema aparentemente fácil, pero a la vez, controvertido y ambiguo. Ya que la academia no impone una sola línea, a veces. Como en la mayoría de los casos, debería dictar una sola norma ya que tiene esa atribución, para evitar las dificultades, opinan algunos conocedores de la materia.

Los cambios más emblemáticos en acentuación del siglo XX se produjeron en 1952, 1959. Pero cuando se pensaba que todo estaba dicho, asimilado y aprendido, se produce en 1999, otra reforma con respecto a este tema, que para muchos fue innecesaria. Tomando en cuenta el lento proceso de divulgación de la reforma, la confusión propia de los que no comprenden el cambio y las dificultades del aprendizaje, aunque parezca fácil. Muchas personas aún no se enteran del cambio y siguen utilizando la norma anterior, después de casi diez años.

Son tantas las palabras que quedan en el limbo, tantos usos diferentes de algunas, en las veintidós regiones de habla castellana, que ha sido imposible que la Academia norme en cada caso, dejando al uso de cada región y al arbitrio de los escritores cultos la definición final. Se asume un criterio prosódico-fonético más que el etimológico, lo que no siempre es así.

En el acento se insistirá en casos excepcionales de hiato. Acento en verbo más enclítico. Adverbio o adjetivo, solo. Pronombres o adjetivos demostrativos: este, ese, aquel. Las palabras oscuro, sustantivo y el conjunto psi, en psicología y afines.

En cuanto al acento, los académicos consideraron en 1999, que en algunas excepciones debe prevalecer la ley general de acentuación. Pero aquí también se produce confusión, por la gran cantidad de palabras que son excepciones a la ley general y muchos casos quedan en el aire.

La RAE, en 1999 prescribe como monosílabas, palabras que en 1959 son bisílabas, en los siguientes ejemplos: 1959; fié, huí, riáis, freí, lié, pió, Sión, guión, bisílabas. Pronunciadas en sílabas distintas, claramente, y no como diptongos.

1999; fie, hui, riais, frei, lie, pio, sion, guion, monosílabas, diptongos y como tales no se les debe colocar tilde. Se considera que no existe hiato, “aunque la pronunciación así parezca indicarlo”. Tampoco todas éstas, cumplen la ley del acento dierético o hiato, son excepciones de esta ley especial. Pero enseguida aclara: “es admisible la tilde en estas palabras, si quien escribe percibe nítidamente el hiato”- lo que no siempre es así -. Y agrega: puede seguir escribiéndola como bisílaba, con tilde en la vocal acentuada como en 1959. Qué contradicción. El hiato se percibe claramente, en sentido fonético son bisílabas. Por qué cambiar la ley, entonces. Y además, la primera vocal es componente de la raíz verbal.

Las palabras compuestas tenían y tienen su propio régimen de acentuación. En 1999 se reforma el caso de verbo más enclítico, palabras casi en desuso como cayóse, mirólo, 1959, forma grave terminada en vocal, no respetaba la ley general de las mismas.

La RAE no impone una sola línea, y cuando se pensaba que todo estaba dicho se produce en 1999, otra reforma que fue innecesaria

El enclítico es un pronombre que se une al verbo como sufijo; acabóse, salióse, miróse, compróse, déme, que es lo mismo que decir se acabó, se salió, se miró, se compró, me dé. El enclítico anteponiéndose al verbo, en algunos casos seguiría desempeñando una función sintáctica. Se debía mantener la tilde en el verbo al fusionarse con el enclítico, 1952 y 1959. Aunque formase grave terminada en vocal.

Pero en 1999, la academia consideró que estos verbos más el enclítico formaban una sola palabra y como tal se escribirían sin tilde, como dice la ley general de las graves: acabose, saliose, mirose, comprose, deme.

En el caso anterior, poco común en la actualidad, no deja al arbitrio del escritor, sino prescribe, dicta la norma en forma obligatoria. Se preguntan algunos si no habría sido más fácil mantener la excepción a la ley general ya aprendida desde 1959. Porque, qué pasará con los hiatos, casos de diptongos y triptongos que cumplen con la ley del acento dierético, excepción, que no respeta la ley general de las graves y agudas en miles de palabras en donde la excepción dictada, pasa por sobre la ley general. Como en:

Salía, salías, salían, comía, comías comían, vendría, vendrías, vendrían, amaría, amarías, amarían, río, ríes,e, aúlla, aúllan.

Transeúnte, Raúl, búho, laúd, filosofía, Saúl, río, oído, maíz, raíz.

“El acento ortográfico siempre gana”, se repetía años atrás.

Qué decir de sólo, adverbio a diferencia de solo, adjetivo, y de los demostrativos: este, ese, aquel, que como pronombres se recomendaba colocarle tilde; éste, ése, aquél o cuando existiera anfibología. Ahora, 1999, ambos deben escribirse sin tilde. Cosa a la que muchos escritores se resisten hoy en día, 2010.

Otro dicho: “hay que simplificar la lengua castellana”, 1952, “quitar el ripio”. En algunos casos se perdió la “s”, o la “b” como en obscuro y substantivo. Ahora oscuro y sustantivo. La “ps”, de psicología se quitará, simplificación; o se mantendrá, psicología, según el criterio del que escriba. En 1999, la “ps” ha vuelto en gloria y majestad, por su etimología, dicen, y considerando la opinión de los tradicionalistas y conservadores que ven muy feo escribir siquiatría y no psiquiatría.

Algunos Críticos de la RAE alegan que ésta, no cumple con difundir eficientemente la norma, ni la establece como tal, en muchas ocasiones. Que es muy liberal, a veces, y realiza cambios más bien impertinentes.

Pero tenemos que reconocer que la RAE, en estos más de doscientos años de existencia, ha realizado un enorme y dificultoso trabajo para unificar nuestro idioma, entre tantos millones de personas que lo hablan, y sus detractores y críticos.

Y por razones prácticas, es útil atenernos a sus normas y reformas, aunque se consideren arbitrarias o incomprensibles.

Por lo tanto, la unidad lingüística se mantiene, si hay acuerdo ortográfico, entre la RAE y los millones de hablantes del español o castellano.


Sobre esta noticia

Autor:
Gabrieli (22 noticias)
Visitas:
13383
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.