Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carivano escriba una noticia?

Carta de Carlos Morales en el nombre de Ulises a Zhivka Baltadzhieva

25/04/2014 22:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El más exquisito y profundo aroma poético impregna el ambiente en este especial encuentro con la poeta y escritora Zhivka Baltadzhieva

"Existe algo mucho más escaso, fino y raro que el talento.

 Es el talento de reconocer a los talentosos"

Elbert Hubbard (1856-1915). Ensayista estadounidense.

 

Poesía de El Toro de Barro de  Carlos Morales del Coso

Carlos Morales es autor, como poeta, de "Palabras de Tierra y Vino" (1982), "S" (1984), "Un rostro en el jardín" (2000), "Il tridente nel giardino" (2000), "El libro del Santo Lapicero" (2000) y "Salmo" (2005). Traducido a varios idiomas, publicó en el año 2003 una de las versiones más celebradas de El Cantar de los Cantares. Como antólogo, ha editado la "Poesía secreta" de Federico Muelas, "El cántio de la Creación", de Carlos de la Rica y "Coexistence", una antología de poetas árabes y hebreos que trabajan por la reconciliación. Como editor, dirige "El toro de barro" (la segunda colección de poesía más antigua de España), los "Cuadernos Sefardíes" (con M. Matitiahu) y la "Biblioteca del Holocausto" (con J.Vandor). Actualmente, codirige con Juan Ramón Mansilla la revista "Hilos de araña". Ha dirigido en TV Toledo el programa "El suelo perdido"

De la mano de Carlos Morales del Coso compartimos con todos ustedes el  más exquisito y profundo aroma poético en este especial encuentro con la poeta y escritora Zhivka Baltadzhieva.

 

 

 Carlos Morales del Coso 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Zhivka Baltadzhieva 

Nacida en Sofía (Bulgaria) en 1947, Zhivka Baltadzhieva reside en Madrid desde 1990. Licenciada en Filología Búlgara y Rusa por la Universidad de Sofía. Cursó el doctorado en Lenguas Eslavas y Lingüistica Indoeuropea en la Universidad Complutense de Madrid. Es autora de los libros de poesía: Sol (2011), Ulises, Nunca (2009), Mitologías Apátridas (2007), Al final del bosque verde, Poemas del lugar de Bocas de dragón (2005), Pequeño poema extranjero (1998), Poema Ajeno (1989), Luz Diurna (1982) y Plexo Solar (1971), y el ensayo, Reflejos de Cervantes en la Literatura búlgara (2005). Su obra se ha traducido a una gran variedad de lenguas, participando así mismo en importantes antologías de poesía contemporánea. Ha sido profesora de literatura en la Universidad Complutense y es autora de varios libros de poesía, escritos en búlgaro y español.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen de: Darren Holmes Bliss

 

 

 

A la playa de Ítaca

me trajeron dormido,

un cuerpo inerte sólo.

Primero

No me reconocieron

y después nadie me preguntó

nada

He matado a los pretendientes.

Y más

no tengo que navegar.

No tengo que inventarme.

No tengo que inventar nada.

No tengo que ser

otro.

No tengo que ser.

Ni siquiera yo

sueño con Odisseo.

Mi fuga

a lo real

Se ha cumplido

 

 

 

 

                     Imagen: El Ángelus de Millet

 

 

 

Carta de Carlos Morales en el nombre de Ulises a Zhivka Baltadzhieva

 

Tarancón, en la madrugada del

 

27 de octubre de 2012

 

 

Querida Zhivka

 

Si algo me fascina de Zhivka Baltadzhieva es la extrema sobriedad de su escritura. En este Ulises que aquí te dejo colgado de la noche más larga, sólo hay –sí– dos adjetivos, dos –dormido e inerte– miserables adjetivos. Están ahí con humildad, como dos campesinos que pintara Millet rezando su ángelus en medio del silbo de los pájaros dormidos de un trigal de Francia. O como dos mendigos, sí, esa es la imagen, como dos mendigos con el sombrero en la mano y la cabeza descendiendo hacia los suelos, como si supieran que están sentados a la mesa sólo y nada más que por piedad.

 

Sí. Tengo la sensación de que si tomara cualquiera de sus poemas y los arrojara por la ventana inclinada de la buhardilla en la que hasta hace poco tiempo dormía mi pequeño Amós, Mi Rey de las Palabras, el poema se quedaría flotando en el aire como una camisa blanca puesta a secar al sol de la mañana. Yo, en verdad, esto es algo que he visto muy, pero que muy pocas veces. Hay, querida Zhivka, mucho valor en enunciar de este modo en un poema a la retórica, a la profusión, a la proliferante multitud de palabras deslumbrantes que tantas veces bajan del serrallo del modo en que lo hacían esas manadas de bisontes salvajes con que, a veces, se presentan vestidas la verdad y la belleza, y en la que no pocos solemos guarecernos porque nos falta valor para ponernos delante. ¿Ves? Hasta yo mismo lo acabo de hacer. Lo de Zhivka es como montar un caballo a pelo, sin albarda ni cincha ni silla de montar: hay que estar muy seguro de sí mismo, hay que tener muy claro lo que se quiere decir, y arrojar luego todo lo demás a la gehena, hasta la misma vida, al negror de la gehena...

 

Lo asombroso es que esta desnudez, esta deslumbrante austeridad, se basta por sí sola para sostener sobre sí la conciencia de que la vida, la propia vida de Zhivka, no es otra cosa que un milagro. Salvo en Celan, jamás he visto una poesía tan llena de orfandad y de silencio. Aquel sobrevivió al genocidio nazi; Zhivka a la barbarie comunista: helos ahí, a los dos, culpables ante sus propios ojos de haber sobrevivido a la tragedia; y que se atrevan -ambos- a enfrentarse al peso de su culpa con palabras nunca más desnudas ni más solas sólo es propio de los Hijos del Valor: lo suyo al coger su Lapicero Santo es algo parecido a ese torero que nunca existió y que, después de descalzar sus pies y de arrojar muy lejos la espada de matar y el capote rojo del engaño, se planta frente al Toro, y lo mira a los ojos, suspendidos en el aire los dos, quietos los dos, así, mirándose, mirándose, mirándose, sí, pero frente a frente y como dos iguales, con la certeza de que uno de los dos no llegará a la noche…

 

Zhivka se enfrenta al poema así. Lo sabe muy bien: cuanto más desnuda y breve la expresión de la muerte y de la vida, más anchas son el ansia de vivir o de morder la muerte.

 

Ella es Ulises. Es recogida del agua como un cuerpo desnudo e inerte, semejante al del muchacho que yace en la orilla del lago porque Darren Holmes lo ha pintado allí, como un dios dormido con una corona de flores en la frente. A Zhivka la arrastran a Ítaca y la ignoran y ni siquiera se percatan de quién es esa mujer delgada como un junco crecido a la orilla de un río que nadie sabe adónde va. “Ya no tengo que navegar” más, nos canta con una frialdad que asombra. Odiseo ha muerto y sólo quedo yo –nos dice–, Ulises, la que vuelve a una patria que no la reconoce. Ya no sueño con él; “ya no tengo que inventarme” ni “ser otro”, ya ni siquiera “tengo que ser”: sólo sé que estoy ¡viva, viva, viva”, y que “mi fuga / a lo real / se ha cumplido” ya…

Y sola.

O viva.

 

Oh, mi pequeña muchacha, ¡quién, dime, quien te robó la chiquez!..

 

Estás viva, sí.

 

Y yo lo celebro con un silencio pequeño y extendido como una sábana blanca en medio de la noche, y brindo, también por ti, por la patria que no sé si algún día podrás encontrar en algún sitio que no sea tu propio y cansado corazón.

 

Si, brindo por ti, amiga mía, con lo poco que queda -en la vieja tinaja de un toro cansado-, del vino alegre que un día traje de Jerusalén, cuyo dulzor creciera en las viñas que danza como pueden en las laderas del Monte Carmelo…

 

 

 

                                                                                                                              Tu amigo

 

                                                                                                                                   Carlos 

 

 

 

De Zhivka Baltadzhieva

(De su libro inédito Plan de Vida)

 

 

 

 Imagen: Abrazos niños, Red

 

 

 

No, no cabe otra cosa que no sea

amar, amar, amar.

Amar la blancura de la nube transeúnte,

el sol bajo, la esmeralda confundida

de la salamandra, los paneles de energía

solar y las cigüeñas que se abren en abanico

para no quemar la fiebre el campo y que no se marchite

el azahar, y el sol.  No, no cabe

sentir otra cosa. Amar,

amar, amar. Amarte hasta a ti

A su pesar.

o

 

Otros poemas de Zhivka Baltadzhieva

 

 

 

 

 

Conozca más de poesía El Toro de Barro en:

 

http://poesia-del-torodebarro.blogspot.com/2014/02/amar-amar-amar-de-zhivkha-baldatzhieva.html

 

https://www.facebook.com/eltorodebarro

 

http://libros-el-toro-de-barro.blogspot.com

 

 

http://autores-de-el-toro-de-barro.blogspot.com

 

 

Reservados todos los derechos de autor. Blog El Toro de Barro.

 

 

 

 

Hasta la próxima

Carivano

 


Sobre esta noticia

Autor:
Carivano (77 noticias)
Visitas:
3587
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.