Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Prensa Libre Valenciana escriba una noticia?

Carta abierta: siempre democracia, jamás dictadura

20/11/2010 17:31 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Aquí en Argentina sufrimos durante demasiados años los períodos dictatoriales, y yo no quisiera que mis hijas vivieran en un país gobernado de esa manera

Ricardo Osvaldo Rufino mir1959@live.com.ar

Si pretendemos vivir en una comunidad organizada, no nos queda más remedio que tolerar a los políticos, y con nuestra tarea -interesándonos en los asuntos públicos, participando, opinando, peticionando y presionando- hacer que cada día sean un poquito mejor. Más capaces, menos corruptos, más preparados, más ocupados en esforzarse por la gente y no por su propio beneficio, etc.

Trabajé seis años al lado de los políticos de más alto nivel de Argentina, en el Congreso de la Nación (específicamente en la Cámara Alta, en el Senado). Desde el 10 de diciembre de 2003 hasta el 10 de diciembre de 2009. Aprendí que poseen un nivel bastante pobre desde el punto de vista intelectual, que trabajan poco, que siempre están pensando en viajar, que son demagogos, que la verdadera tarea legislativa la realizan sus asesores. Pero al mismo tiempo aprendí también que el sistema democrático es maravilloso. Que tiene una riqueza intrínseca notable. Que como opinaron algunos pensadores o politólogos “no es perfecto, pero es el mejor de los sistemas”.

Los asesores de comisión –en mi caso, particularmente trabajé en la de Educación- nos pasábamos horas –sí, horas- analizando un párrafo, un término, un concepto o buscando la definición más precisa sobre un proyecto de ley, de comunicación o de resolución. Y esa riqueza solamente la da la democracia. En dictadura, en cambio, un "mono" con uniforme resuelve lo que se le ocurre, da la orden a sus subalternos y listo, terminadas las dudas, el debate y el consenso, cualidades intrínsecas del modelo. Esa es toda la virtud de un sistema autoritario.

Aquí en Argentina sufrimos durante demasiados años los períodos dictatoriales, y yo no quisiera que mis hijas vivieran en un país gobernado de esa manera. A mí, en lo personal, no me importa lo que pueda sobrevenir, estoy y estaré siempre listo para pelear por mis ideas y convicciones, además, ya tengo la piel dura. No le voy a tener miedo a esta altura de mi vida –tengo 51 años- a un dictadorzuelo cretino y cobarde, pero ellas son muy jóvenes y merecen crecer en un clima de libertad. Y aprender a amar a la democracia como forma de vida.

Basta observar, los países avanzados del mundo han crecido en base a democracia, respeto irrestricto de las libertades públicas y vigencia del Estado de derecho, nunca en base a sistemas autoritarios: ejemplos existen en cantidad, Suecia, Noruega, Finlandia, Canadá, Suiza, etc.

Traigo este tema a colación porque observo que en la actualidad hay ciudadanías que están muy enojadas con sus políticos, con sus representantes. Por caso el pueblo español. Que se encuentra atravesando una crisis económica virulenta, con claros síntomas de haberse producido en muy buena medida por impericia de sus gobernantes. Seguramente tienen razón los españoles en estar enojados con sus representantes elegidos por el voto popular, pero humildemente les recomiendo que busquen las opciones de salida dentro del sistema constitucional. Jamás por fuera. Jamás se dejen tentar por algún autoritario que propugna soluciones providenciales y “mágicas” para problemas realmente serios y de difícil resolución.


Sobre esta noticia

Autor:
Prensa Libre Valenciana (108 noticias)
Visitas:
2141
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.