Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zeptem escriba una noticia?

Carreteras secundarias

13/08/2010 19:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las mejores cosas en esta vida llegan por casualidad, y volví a darme cuenta de ello el pasado miércoles. El pasado miércoles iba con unos amigos por la A8, desde Gijón hasta Ribadesella, para luego subir por el cauce del Sella hasta Arriondas y hacer el famoso descenso. Pero un poco después de Colunga, me encontré con una salida que me permitía llegar a Arriondas sin tener que llegar a Ribadesella, lo que a priori me suponía un gran atajo. Cuando empezaba a maldecir por haberme metido en una carreterucha de mierda que atravesaba la Sierra del Sueve, caí en la cuenta de que estaba conduciendo por un tramo mítico de los rallyes, que es incluso puntuable para el Campeonato de Europa de Montaña: la Subida al Fito. Según iba aumentando la cota, el arrepentimiento por haber cogido ese desvío bajaba, y es que las vistas son increíbles. Al norte tenemos el Mar Cantábrico, a los lados otras cimas de la Sierra del Sueve y al sur los Picos de Europa.

Los Picos de Europa, vistos desde el Fito. La preciosa foto no es mía, la he sacado de aquí.

Tras descender el Sella en un K1 y aunque bastante cansado, tenía ganas de más y volví hacia la costa por la cara sur del Fito, que es la que se emplea para el Europeo. Aunque me encontré con bastante niebla cerca de la cumbre, definitivamente este lado me resultó mucho más divertido que el costero. Y os hago un aviso importante si decidís pasaros por allí, mucha precaución, respetad las señales, mucho ojo con las prohibiciones de adelantar (yo pondría linea continua casi todo el tiempo) y tened cuidado con las vacas que andan sueltas por la carretera, e incluso tumbadas. Sólo se moverán si ellas quieren, por mucho que las pitéis. Y quiero hacer todo esto extensible a todas las carreteras de Asturias y del mundo, que no queremos perder lectores.

Volviendo hacia Gijón, hicimos parada en un pueblito pesquero precioso, imprescindible para todo aquél que le guste el buen marisco (¡¡mejor en temporada, en los meses con R!!) como es Tazones. Se llega allí desde Villaviciosa por la VV-5, también bastante divertida y con buenas vistas. Me resultó muy curioso que el firme pasase a escasos metros (diría que incluso menos de uno en algunos tramos) del agua de la Ría de Villaviciosa. Llegamos a Tazones por una empinada cuesta que atraviesa el pueblo para terminar en el muelle. A la derecha tenemos la playa, donde con la marea baja podemos ver huellas de dinosaurios, mientras que a la izquierda está el muelle y una cetárea donde se pueden comprar mariscos vivos. El pueblo está lleno de bares, restaurantes y algún hotel; lo que me dio una sensación de que estaba demasiado orientado al turismo y si hace buen día es posible que se llene de tanta gente como va a visitarlo, porque es un sitio realmente precioso.

Seguimos hacia Gijón, pero en vez de volver hacia Villaviciosa y coger la aburrida autopista, seguimos por la VV-5 que luego enlaza con la AS-256 y posteriormente con la N-623. Carreteras también divertidas, aunque entre los bosques de eucaliptos no es que los paisajes sean dignos de mención. Por la zona se celebra el Rally Arroes-Gijón, aunque no sé con certeza si pasa por alguno de los tramos por los que he ido. Llegando a Gijón, nos encontramos con un edificio inmenso que no es otro que la Universidad Laboral de Gijón (dice la Wikipedia que el más grande de España), y que en la actualidad tiene, entre otras cosas, una terraza desde donde se ven unos atardeceres preciosos.

Por último, si nos vamos desde el centro de Asturias hacia la Meseta, lo más probable es que el sentido común o el navegador GPS nos lleve por la AP-66. Sin embargo, hay una alternativa divertida, aunque la autopista de alta montaña también tiene lo suyo. Esa alternativa no es otra que subir el puerto de Pajares, 20 serpenteantes kilómetros a través de bosques de castaños en las riveras de la parte baja, y pendientes de hasta un 17% en el ascenso. Si el tiempo acompaña en la cima, cosa bastante difícil, tendremos una de las mejores panorámicas de Asturias. Y al continuar por la N-630 hacia León, también hay muchos tramos divertidos. La gran pega de esta carretera es que a pesar de que la autopista lleva la mayor parte del tráfico, aun siguen pasando muchos coches y sobre todo camiones, lo que lo hace muy pesado en caso de encontrarte con uno, y son casi imposibles de adelantar por la gran cantidad de curvas.

Me despido recordándoos que tengáis mucha precaución con el coche, respetéis las señales y las normas de conducción y mucho ojo con cosas externas como pueden ser animales que se cruzan en la calzada, hojas húmedas sobre el asfalto, niebla, etc

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zeptem (399 noticias)
Fuente:
zeptem.com
Visitas:
5247
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.