Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

La carrera de Edgar Martínez, el héroe de Los Marineros de Seattle amerita ir al Salón de la Fama de Cooperstown

29/12/2009 06:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Edgar Martínez nunca apareció en la portada de la revista Sports Illustrated. Nunca jugó en una Serie Mundial. Nunca apareció en la "Conversación Dominical" de ESPN y ciertamente nunca estuvo en un titular de TMZ, Us Weekly o National Enquirer

Su manera de hacerlo fue legendaria: los ejercicios diarios de sus ojos con tarjetas; practicar el bateo con pelotas de tenis volando hacia él a 150 mph; el no ver la TV durante la temporada; el pesar sus bates rigurosamente con una balanza de cocina.

Edgar Martínez Marineros Seattle AP Photo/Donna McWilliamEdgar ganó dos cetros de bateo, y tuvo promedio de por vida de .312

Pocos bateadores en los pasados 20 años se ganaron tanto respeto y admiración de sus compañeros como Martínez. Mariano Rivera lo catalogó una vez como el bateador más difícil que haya enfrentado. Dusty Baker lo llamó "un gigante profesional, quieto y humilde … uno de los mejores bateadores derechos que jamás haya visto." Mike Scioscia dijo que era "el tipo que uno no quería ver batear con el juego en la línea."

Yo lo llamo un miembro del Salón de la Fama.

Como dijo mi colega Jayson Stark -- quien escribió una defensa desapasionada de Edgar en su tremendo libro "La Verdad de Stark: Los Jugadores Más Sobreestimados y Subestimados en la Historia del Béisbol " -- recientemente en un correo electrónico que me envió: "Cuando hice la investigación para mi libro, me sorprendió muchísimo. Yo sabía que el tipo era bueno, pero lo que no sabía era que era tan bueno."

Antes que yo explique la razón por la que creo que un voto por Edgar Martínez para el Salón de la Fama es el voto correcto, una advertencia: Yo soy fanático de los Marineros. Edgar es el Marinero más querido de todos los tiempos, héroe en Seattle (y en Puerto Rico, donde se crió). Ken Griffey Jr. es reverenciado como la primera estrella del béisbol de Seattle, pero él pidió ser cambiado una vez. Ichiro es adorado, un ícono de esta década, pero no sufrió durante los años oscuros de finales de los 80 y principios de los 90 cuando el equipo por poco abandona la ciudad y el Kingdome se estaba cayendo literalmente en pedazos. ¿Edgar? Él estuvo ahí por Jeff Smulyan y Bill Plummer. Estuvo allí cuando Kevin Mitchell tuvo sus problemas y tuvo que ser puesto en la lista de lesionados. Estuvo allí durante la milagrosa corrida de playoffs en 1995 (fue el JMV del equipo esa temporada, jugó cada partido, y lideró la liga en promedio de bateo, carreras anotadas, dobles, porcentaje de embase y OPS) y el record de 116 victorias en el 2001.

Parece ser que Edgar siempre estuvo allí -- fue uno de nosotros, sufriendo con los salvamentos desperdiciados de Bobby Ayala pero conectando los hits grandes -- más notable el doble en la 11ª entrada que remolcó a Joey Cora y Griffey para vencer a los Yankees en los playoffs del 95. Todo lo que ese hit logró fue mantener a los Marineros en Seattle. (Muchos olvidan que en el juego anterior él tuvo una de las más grandes actuaciones en un juego de playoffs: de 4-3 con una base por bolas, un cuadrangular de tres carreras y un grand slam en la octava entrada ante John Wetteland mientras los Marineros se recuperaron de un déficit de 5-0.)

Así que mientras quizás yo esté naturalmente inclinado a votar en favor de Edgar, solo voy a presentar hechos, estadísticas y análisis.

Antes de meternos en los números, déjenme decirles algo que podría lucir obvio: La premisa básica del Salón de la Fama es honrar a los mejores jugadores del deporte. ¿Quiénes son los mejores jugadores del deporte? Aquellos que ayudan a sus equipos a ganar partidos más que otros jugadores. Por supuesto, la cosa se complica de aquí en adelante. Algunos jugadores son excelentes por un corto periodo; otros son meramente muy buenos pero con carreras largas. Algunos votantes solo emiten su voto por miembros del Salón de la Fama dentro de un "círculo íntimo " (Hank Aaron, Willie Mays, Greg Maddux, Derek Jeter) a pesar que el Salón de la Fama no es solo para jugadores como esos.

Existen, como supongo, cuatro argumentos primarios en contra de la entrada de Edgar al Salón de la Fama:

1. Fue solo un bateador designado.

2. Su carrera fue muy corta.

3. Sus estadísticas no fueron lo suficientemente buenas.

4. No fue lo suficientemente famoso.

Tomémoslas, examinémoslas, una a una, exponiendo sus defectos, deconstruyamos sus debilidades y en el proceso conozcamos la grandeza de Edgar Martínez.

Fue solo un bateador designado

Sí, Edgar pasó la mayor parte de su carrera como bateador designado: el 68.7 por ciento de los juegos en su carrera los actuó como designado, y es cierto que no hay un jugador que haya participado como designado durante la mayor parte de su carrera y que haya sido electo al Salón de la fama.

Sin embargo, debemos considerar las circunstancias de equipo y era. Edgar no fue movido a ser designado porque fuera un mal fildeador. De hecho, de acuerdo con los ratings de fildeo calculados en el portal baseball-reference.com, Edgar fue realmente un antesalista por encima del promedio (más-17.7 carreras salvadas en los 563 juegos que participó en la tercera base). Se desgarró el tendón de la corva corriendo las bases en un juego de exhibición en Canada y se convirtió en designado a tiempo completo en 1995, cuando los Marineros tenían a Mike Blowers para jugar la antesala y a Tino Martínez en primera base. En ese momento, hacía sentido el preservar la salud de Edgar.

Pero como dijo el ex manager de los Marineros Bob Melvin cuando Edgar anunció su retiro en el 2004, sí Edgar hubiese jugado en un equipo de la Liga Nacional, creeme, Edgar hubiese jugado en alguna parte del terreno."

Pero aquí está un punto aún más importante: En el 2004, los mismos votantes que pasarán revista sobre la carrera de Edgar Martínez eligieron a Paul Molitor al Salón de la Fama. Molitor jugó más de 1, 000 partidos como designado, y llegó al Salón de la Fama en gran parte porque llegó a la marca de los 3, 000 hits. Si Molitor hubiese terminado con 2, 900 hits, su caso para el Salón de la Fama hubiese sido mucho más debatible. El rol de designado ciertamente ayudó a extender su carrera (pasó sus últimas ocho temporadas como designado). Por lo tanto, sin esos 1, 000 partidos jugados como designado, hubiese sido probable que Paul Molitor no estuviese en Cooperstown.

Además, si un periodista votó por Molitor, el raciocinio de no votar por Edgar porque es un designado no tiene razón de ser.

Molitor mismo lo dijo en el 2004, diciendo en entrevista con The Associated Press: "Pienso que los escritores han hablado en mi caso, y lo harán de nuevo en el futuro. Ellos no van a tomar represalias en contra de nadie. Eso es parte del juego y debería ser incluído como tal."

Además está esto: Molitor fue un bateador fantástico; tan bueno como fue -- promedio de por vida de .306 -- no estuvo en la misma clase que Edgar. A pesar que ambos sobrepasaron siete veces el promedio de .320, Edgar se embasó más y bateó con más poder. Molitor se ubicó entre los primeros 10 de su liga en cuatro ocasiones en OPS (sexto o más alto solo una vez) mientras Edgar se ubicó entre los primeros 10 en ocho ocasiones (sexto o más alto siete veces).

El punto aquí no es decir si Molitor merece estar en el Salón de la Fama (que sí lo merece). El punto es que el Salón de la Fama ya tiene un jugador que no estuviera ahí de no ser por sus números conseguidos en sus años como bateador designado.

Quizás quieran sugerir que Martínez fue más un especialista que Molitor (quien también fue un gran corredor de bases). Pero si comenzamos a aplicar el término "especialista, " ¿no tendríamos que echarles una mirada a los relevistas? En años recientes, los mismos votantes que pasarán revista a la carrera de Martínez eligieron a Bruce Sutter y Goose Gossage, dos relevistas (al igual que Dennis Eckersley, quien fue elegido en gran medida por sus años como cerrador).

Su carrera fue muy corta

Martínez jugó 2, 055 partidos, lo que suena como un total bajo para un jugador del Salón de la Fama. Pero no es nada que no tenga precedentes. Lo raro no es que Edgar haya tenido una carrera corta; jugó hasta los 41 años y todavía era un Todos Estrellas a los 40. La idea de que era propenso a lesiones no es correcta; tuvo la lesión en el tendón de la corva en el 1993 que borró la mayor parte de su temporada y que lo aquejó en el 1994, y otra estancia larga en la lista de lesionados en el 2002, pero esas fueron las únicas instancias en las que pasó tiempo en la lista de inactivos.

La razón para el total bajo de juegos de Edgar es que no jugó una temporada completa por primera vez sino hasta los 27 años. Permítanme poner aquí una corta historia de la carrera de Edgar. Jugó en su primera temporada de liga menor a los 20 años (bateó .173 en la Liga del Noreste y casi vio terminar su carrera en ese momento). Desde aquí, Edgar se estableció primero como un jugador de calibre de grandes ligas en 1987, cuando bateó .329 en Triple-A. Los Marineros tenían un antesalista llamado Jim Presley, quien había sido Todos Estrellas en 1985 y no era muy bueno, pero Edgar regresó a Calgary en 1988 y bateó .363; mientras tanto, Presley lucía horrible, bateando .230 con un miserable porcentaje de embase de .280. No obstante, los Marineros abrieron de nuevo con Presley en la tercera base en el 1989. (Esto ayuda a explicar porque los Marineros no tuvieron una temporada ganadora hasta 1991.) Edgar siguió masacrando la oposición en Calgary -- .345 -- y finalmente fue subido de manera semi regular. Los Marineros finalmente se deshicieron de Presley luego de la temporada y en 1990 le dieron a Martínez el trabajo. Bateó .302 y se ubicó tercer en la Liga Americana en porcentaje de embase. Dos años más tarde, ganó su primer cetro de bateo.

Paul Molitor Él fue uno de los más temidos bateadores derechos por mucho tiempo en esta liga. La cantidad de respecto que provocaba en sus colegas habla del valor del jugador ofensivo que era.

-- El miembro del Salón de la Fama Paul Molitor

sobre Edgar Martínez

Ahora, hablemos de esos 2, 055 juegos. Como mencioné, no es un total sin precedentes para un miembro del Salón de la Fama. Justo el año pasado los mismos votantes que evaluarán a Edgar eligieron a Jim Rice, quien jugó 2, 089 partidos (por cierto, 530 como designado). En el 2005, los votantes eligieron a Ryne Sandberg, quien participó en 2, 164 juegos. En el 2001, los votantes eligieron a Kirby Puckett, quien jugó en apenas 1, 783 games.

Y hablando de esos especialistas -- Gossage lanzó por demasiado tiempo, ocho temporadas más desde su último buen año como relevista, enfrentandose a 7, 506 bateadores en su carrera -- y aún así se enfrentó a menos bateadores que el número de apariciones en el plato de Edgar (8, 672). Además, el reino de Gossage como cerrador dominante duró solo 10 temporadas (1975 hasta 1985, excepto el 1976, cuando fue abridor pero no de manera exitosa). Edgar tuvo 13 temporadas increíbles/excelentes como bateador. El caso de Sutter es aún más extremo: Solo se enfrentó a 4, 251 bateadores, su carrera completa solo duró 12 temporadas, y no fue bueno en cuatro de ellas, así que fue electo a Cooperstown gracias a sus ocho temporadas de juego de calidad com especialista.

Así que de la manera en que yo lo veo es así: Decir que la carrera de Edgar Martínez nofue lo suficientemente larga se desvía directamente de las filosofías de votaciones que hemos presenciado recientemente.

De todas maneras, esos son algunos de los tipos recientes. Miembros del Salón de la Fama con menos de 150 juegos más que Edgar son (además de Rice y Sandberg) Yogi Berra, Joe Cronin, Orlando Cepeda, Duke Snider, Johnny Bench y Pee Wee Reese. Los miembros del Salón de la Fama con menos juegos que Edgar son George Sisler, Joe Medwick, Pie Traynor, Johnny Mize, Bobby Doerr, Puckett, Bill Terry, Phil Rizzuto y muchos, muchos otros.

Sus estadísticas no son lo suficientemente buenas

Al decír que sus "estadísticas no son lo suficientemente buenas, " realmente nos estamos refirieron a tres (o cuatro) números en particular: Bateó 309 jonrones, conectó 2, 247 hits, empujó 1, 261 carreras y anotó 1, 219 vueltas. Muchos votantes no van más allá de esas estadísticas "que cuentan", y, hay que admitir que esos números no son tremendos para un jugador que vivió como bateador en una era de gran ofensiva. (Tengan en mente que su total de hits fue impactado por el hecho de que recibió muchas bases por bolas.)

Todo lo que hizo Edgar fue batear

Dicho esto, si nos adentramos más profundamente en los números, los resultados son claros, obvios e irrefutables: Edgar Martínez es uno de los mejores y más productivos bateadores que ha visto jamás el béisbol.

Háganse ustedes esta pregunta: ¿Cúal es el objetivo de un bateador? La respuesta no es "conseguir hits." A pesar que Edgar fue tremendo haciendo esto, logrando promedio de por vida de .312, dos cetros de bateo y siete temporadas con promedio por encima de .320; desde la Segunda Guerra Mundial, solo ocho bateadores derechos han tenido seis o más temporadas con promedio de .320: Albert Pujols y Hank Aaron (ocho cada uno); Roberto Clemente, Molitor, Edgar, Manny Ramírez y Derek Jeter (siete); y Vlad Guerrero (seis). Muy buena compañía.

OK, el promedio de bateo está bien, pero el objetivo de un bateador es ayudar a su equipo a anotar carreras. Y lo puede conseguir de estas dos maneras:

A. Embasándose (no siendo puesto out).

B. Bateando con poder (cuadrangulares y dobles son mejores que sencillos).

Aquí es que vemos la grandeza real de Edgar Martínez. La mejor y más fácil estadística que tenemos que combina la habilidad de embasarse (porcentaje de embase) y el poder (slugging) is el OPS (porcentaje de embase + slugging). El OPS+ toma el OPS de un bateador y lo ajusta por la era en que jugó y su estadio local, así que podemos comparar a Edgar Martínez en 1995 con Reggie Jackson en 1972 con Joe DiMaggio en 1939 y así por el estilo. De esta manera, Edgar no obtiene "ninguna ventaja" al jugar en una era de mucha ofensiva o por el haber jugado en el Kingdome.

Un OPS+ de 150 es una temporada monstruosa. Solo cinco bateadores de grandes ligas en el 2009 tuvieron un OPS+ de 150 o más alto: Pujols, Joe Mauer, Prince Fielder, Adrián González y Joey Votto. En el 2008. fueron seis. En algunas temporadas, el número es un poco más alto. Hubo 13 bateadores con esos números en el 1999. En el 1995, cuando Edgar tuvo el mejor OPS+ en las Mayores (mejor que el de Mike Piazza, Barry Bonds, Jeff Bagwell, Jim Thome y Albert Belle), hubo ocho con esos números. En el 1989, la temporada de novato de Edgar, también hubo ocho. En el 1969, hubo 13. En 1959, siete. De todas maneras, en cualquier año, no hay tantos bateadores con un OPS+ de 150.

De todas maneras, Edgar Martínez llegó a 150 o mejor en ocho ocasiones … créanme, ese es un total increíble. De los 24 jugadores que lo han logrado tantas veces, los otros 23 son ya miembros del Salón de la Fama (Aaron, Babe Ruth, Mickey Mantle y Mike Schmidt) o lo serán (Pujols y Thome) o lo deben ser (Ruth y Ramírez), con la excepción de Dick Allen.

La mejor manera de mostrar cuantas temporadas grandiosas tuvo Edgar es listando algnos de los bateadores con menos de ocho temporadas con 150 de OPS+:

Alex Rodríguez (7)

Reggie Jackson (7)

Willie McCovey (7)

Eddie Mathews (7)

Mark McGwire (6)

Willie Stargell (6)

Harmon Killebrew (6)

Mike Piazza (5)

Ken Griffey Jr. (5)

Eddie Murray (4)

George Brett (4)

Dave Winfield (4)

Joe Morgan (4)

Carl Yastrzemski (4)

Duke Snider (4)

Ralph Kiner (4)

Todd Helton (4)

Rod Carew (3)

Roberto Clemente (3)

David Ortiz (3)

Al Simmons (3)

Tony Gwynn (2)

Jim Rice (2)

Ernie Banks (2)

Johnny Bench (1)

Cal Ripken (1)

Kirby Puckett (1)

Paul Molitor (1)

Ryne Sandberg (0)

Comparar un jugador contra otro no siempre es la mejor manera de argumentar en favor de alguno de ellos para entrar al Salón de la Fama (uno siempre puede seleccionar y escoger a alguien favorable para tu punto), pero lo voy a hacer de todas maneras, enfocándome en comparar a Edgar con algunos jugadores que ingresaron recientemente. Creo que es importante porque esos son los jugadores que los votantes han elegido . Es una manera de encontrar y digerir los recientes patrones de votación.

Primero, Jim Rice, quien entró en su último año de elegibilidad. Ahora, Rice no es el más fuerte de los candidatos al Salón de la Fama; después de todo, le tomó mucho tiempo el entrar. No obstante el 76.4 por ciento de los votantes lo eligió el año pasado, justo por encima del 75 por ciento requerido para ser electo.

Como mencionamos anteriormente, jugó practicamente la misma cantidad de tiempo que Edgar. Pero -- y déjenme tratar de poner esto de manera delicada, porque Jim Rice fue un muy, muy buen bateador, y era temido y bateaba la pelota a una milla de distancia -- Edgar Martínez era un bateador muy, muy superior y fue un bateador superior por una mayor cantidad de temporadas.

Temporadas con OPS+ de 150 o más

Rice: 2

Martínez: 8

Edgar Martínez Edgar Martínez

ESTADÍSTICAS DE POR VIDA

  • GM2055
  • HR309
  • RBI1261
  • H2247
  • OBP.418
  • AVG.312

Temporadas con OPS+ de 130 o más

Rice: 6

Martínez: 12

Temporadas entre los primeros 10 en su liga en OPS+

Rice: 5

Martínez: 9

Promedio de por vida por cada 162 games

Rice: 30 HR, 113 RBI, 97 carreras, .298/.352/.502, 128 OPS+

Martínez: 24 HR, 99 RBI, 96 carreras, .312/.418/.515, 147 OPS+

Martínez fue mejor; eso es un hecho; y nadie votó por Rice por su guante. Las diferencias principales entre ambos es que Edgar consiguió muchas más bases por bolas (más del doble que el total de por vida de Rice) y Rice tuvo una gran ventaja al jugar en el Fenway Park que trastoca un poco su valor real (bateó .320/374/.546 en casa, .277/.330/.459 en la carretera en su carrera; Edgar bateó .311/.423/.517 en casa, .312/.412/.514 como visitante).

Desde el 1901, entre los bateadores con 7, 000 apariciones en el plato, Edgar tiene el 26º mejor OPS+ de por vida. Los jugadores que están justo por encima o por debajo de él son tipos como Frank Robinson, Honus Wagner, Alex Rodríguez, Mike Schmidt, Willie Stargell y Willie McCovey. Rice está 93º en esa lista, junto a peloteros como John Olerud, Kent Hrbek, Keith Hernández, Joe Torre y Jimmy Wynn.

Como dije, quizás compararlo con Rice no sea lo mejor. Comparémoslo con Tony Gwynn, quien fue elegido en 2007. Todo el mundo sabe que Tony Gwynn pertenece al Salón de la Fama: más de 3, 000 hits, ocho títulos de bate, un Van Gogh con el bate y todo eso. Gwynn está 73º en la lista de los mejores OPS+. Se ubicó entre los primeros 10 en su liga en OPS+ siete veces (comparado con las nueve veces de Edgar). Tuvo 13 temporadas con un OPS+ de 120; Edgar también tuvo 13. Edgar se embasó más -- su porcentaje de embase de por vida es de .418, un total que Gwynn sobrepasó dos veces -- y bateó con más poder; hay una razón por la que Edgar -- a pesar de su falta de velocidad -- anotó 100 carreras cinco veces, mientras Gwynn lo hizo solamente dos. Esto no sugiere que Edgar fuera un mejor jugador en general que Gwynn (quien fuera un excelente fildeador en la primera mitad de su carrera), pero si puedes igualar, e incluso sobrepasar, la productividad de Tony Gwynn con tus números, tienes un buen caso para intentar ser electo al Salón de la Fama.

Mencionamos a Molitor, quien fue electo en el 2004. Edgar tuvo ocho temporadas con OPS+ de 150 comparadas con apenas una de Molitor. Los votantes eligieron a Atanasio "Tany" Pérez en el 2000. Pérez fue principalmente un primera base y no fue un Guante de Oro, así que fue electo principalmente por la fortaleza de su bate, o realmente por sus 1, 652 remolcadas. Bateó .279, tuvo un porcentaje de embase de por vida de .341 y slugging de .463. Tuvo dos temporadas con un OPS+ de 150 y por encima de 130 otra vez adicional. Incluso si les gustan las temporadas de 100 empujadas, Pérez tuvo siete, Edgar seis. Ni siquiera está cerca. Pero los escritores -- mayormente los mismos escritores que votarán por Edgar Martínez -- eligieron a Pérez en esta década.

El punto es este: Edgar Martínez fue una bestia en el plato, uno de los mejores bateadores absolutos en el deporte por ocho temporadas. Lució excelente en otras cinco campañas. Eso suma 13 temporadas de valor tremendo como bateador. ¿Cuantos miembros del Salón de la Fama pueden hablar de 13 años de excelencia? Sí, Edgar tuvo problemas al subir en el sistema de liga menor de los Marineros, y no pudo comenzar a acumular números por un par de años adicionales. Pero, ¿13 temporadas? Eso es una carrera de un miembros del Salón de la Fama.

No fue lo suficientemente famoso

Bueno, realmente aquí no tengo mucha defensa. Pero, ¿por qué el apoyo a Jim Rice aumentó mientras el de Don Mattingly cayó? ¿Por qué Steve Garvey -- uno de los más grandes nombres en el deporte mientras estuvo activo -- necesita comprar un boleto si quiere entrar a Cooperstown? ¿Dwight Gooden? ¿Fernando Valenzuela? Famosos, pero no miembros del Salón de la Fama. La Fama en sí no es una razón para votar por alguien, a pesar que no hay duda que eso entra en la ecuación contra un jugador (solo pregúntenle a Tim Raines).

Sí pienso que hay una dinámica que entra en juego aquí. Edgar jugó la mayor parte de su carrera antes de los juegos interligas y realmente no era un nombre conocido por todos (a pesar de haber estado en siete Juegos de Estrellas y haber ganado dos cetros de bateo). ¿Cuántos de los más de 500 votantes lo vieron jugar? Asumiendo que la mitad de ellos son o fueron "tipos de Liga Nacional, " y que una buena parte de ellos son o fueron columnistas o editores que rara vez iban a los partidos, y pocos de ellos probablemente dejaron de cubrir béisbol antes que siquiera comenzara la carrera de Edgar … bueno, podría aventurarme a decir que hay una buena probabilidad de que cerca de la mitad de los votantes que elegirán a los nuevos inmortales nunca lo vieron jugar en persona.

Como escribiera Jayson Stark, "Ese es Edgar -- la maquina ofensiva de la que América se olvidó." Así que quizás los números no significan nada para muchos de los votantes. Quizás ellos se olvidaron de esos números. Quizás el OPS+ es solo una nueva estadística que ellos no reconocen (a pesar que uno esperaría que si reconozcan el .312). Muchos de los votantes verán el nombre de "Edgar Martínez" en la boleta y le pasarán por encima. Pero si no te gustan los números, y piensas que he hurgado demasiado para esbozar su caso, me referiré a lo que escribió Tom Verducci de la revista Sports Illustrated cuando Edgar se retiró:

"Está entre los límites en mi libro, pero merece una fuerte consideración solo si sus compañeros lo tienen en alta estima como un maestro del bateo. Tal reconocimiento es más persuasivo que sus números crudos."

Paul Molitor fue uno de esos compañeros. "Él fue uno de los más temidos bateadores derechos por mucho tiempo en esta liga", dijo Molitor en el 2004. "La cantidad de respecto que provocaba en sus colegas habla del valor del jugador ofensivo que era".

Eso es valor del Salón de la Fama.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3890 noticias)
Visitas:
9986
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.