Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Daniel Higa escriba una noticia?

El caso de Carmen Aristegui, los códigos de ética y el narcotráfico como insurgencia

11/02/2011 08:21 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El caso Carmen Aristegui terminó en escándalo mediático y acusaciones de autoritarismo hacia el gobierno federal y sumisión de los medios de comunicación ante el poder

Las especulaciones acerca del caso Carmen Aristegui no se han hecho esperar en diversos sectores de la sociedad. Después de que la cadena MVS anunció su despido del programa Primera Emisión, las reacciones han sido varias y de diversos tonos.

Muchos aseguran que esta decisión fue producto de una presión invisible pero muy certera que mantienen el gobierno con todos los concesionarios de los medios de comunicación para renovar sus licencias, adjudicarles nuevas frecuencias y hasta para permitirles tener acceso a la lucha por los supuestos nuevos canales de televisión abierta que se estarían poniendo al aire en poco tiempo.

Lo cierto es que la cadena MSV argumentó que la salida de la periodista Carmen Arstegui del exitoso programa matutino de noticias, se debió a que transgredió el código de ética periodística de la empresa, dando por cierto una noticia que no tenía fundamento. "Dio por valida una presunción", es la cita textual.

Todo esto se desató debido a la manta con la que se subieron -hace un par de semanas- a la tribuna de la Cámara de Diputados algunos legisladores del PT en donde mostraban una imagen de Felipe Calderón que aparecía con los ojos rojos, en medio de unas copas y con la leyenda "¿Tu dejarías conducir a un borracho tu auto? ¿No, verdad? ¿Y porque lo dejas conducir el país?

Después de dar la nota, Carmen Aristegui hizo algunos cometarios sobre el tema y terminó formulando una pregunta -por demás valida desde el punto de vista periodístico- "¿tiene o no problemas de alcoholismo el Presidente de la República?"

Nadie puede dar una respuesta a esta pregunta, más que el círculo cercano a Calderón; sólo ellos saben cuál es la realidad y la vida del mandatario, pero ¿por qué en lugar de exigir una disculpa pública a Aristegui, no desmintieron y les reclamaron a los responsables que hicieron la manta? Ellos finalmente son los que afirman el hecho y no la persona que fórmula una pregunta.

¿Tiene o no problemas de alcoholismo el Presidente de la República?", es la pregunta explosiva de Aristegui

Así pues, de algo tan criticable y de mal gusto como fue la protesta de los diputados de "izquierda" en la tribuna, el caso terminó en escándalo mediático y hasta en acusaciones de autoritarismo hacia el gobierno federal, sumisión de los medios de comunicación ante el poder y un golpe a la libertad de expresión de los periodistas mexicanos.

Tal vez todo lo anterior exista, pero en esta caso específico sí parece un exceso tanto de MVS por sus argumentos injustificables para correr a Aristegui y también de la Presidencia de la República, que asumió -y en este caso aplica muy bien- como "valida una presunción" de unos inconformes. Y las consecuencias de estas decisiones están a la vista y abren el caminito perfecto para especular acerca de los gustos y las medidas que aplica el presidente cuando se echa sus copas.

Es decir, de algo que no tenía mayor trascendencia en la vida política del país, se ha convertido en un túnel sin salida. Y es que el programa de Aristegui era uno de los más abiertos, profesionales y con una visión amplia y profunda de la realidad del país y nuevamente la corren por su estilo periodístico. MVS pierde credibilidad, audiencia y la oportunidad de ser una alternativa valiosa en programas noticiosos y el Presidente porque -se quiera o no-, el morbo estará presente en todo momento acerca de si de verdad es alcohólico... Un duro golpe para todos.

Cárteles capaces de tomar el control del gobierno

Esta fue la declaración que hizo el subsecretario del Ejército de Estados Unidos, Joseph W. Westphal en un foro que se llevó a cabo en la Universidad de Utah. Una visión acerca de México que se ha manejado como filtraciones y opiniones personales de varios funcionarios del gobierno de los EU y que cada vez toman mayor fuerza.

Nadie tiene dudas acerca del poder que tienen los cárteles y que de hecho ya gobiernan de manera formal en muchos estados del país, que su crecimiento ha sido ilimitado y que ninguna "lucha" cuerpo a cuerpo va a ser la barrera que los vaya a detener.

Si ellos - los especialistas en temas de seguridad de los Estados Unidos-, que son los que nos mandan toda la información importante en cuestiones de inteligencia militar, creen que los grupos del narcotráfico se han convertido en estructuras "insurgentes" capaces de tomar el poder del gobierno, pues la cosa está verdaderamente grave.

Y como siempre suele suceder y así como lo dicta el guión de las buenas morales políticas, el gobierno de México salió a desmentir esta declaración, afirmó que ningún grupo criminal les puede arrebatar el poder y que para eso están "luchando" frente a frente para que "vivamos mejor". Por el otro lado, los vecinos del norte dicen que es solamente una afirmación personal, nada de cuidado...

Pero en ambos mensajes, el de la manta y el de la "insurgencia" del narcotráfico, algo hay de fondo, porque como dice el dicho: "si el río suena es que agua lleva..."

twitter@danielhiga_al


Sobre esta noticia

Autor:
Daniel Higa (208 noticias)
Visitas:
8204
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.