Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Carbón y kerosen agotan conciliación entre UE, China y EE.UU. Agudización del conflicto(6)

17/01/2022 18:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El gas y carbón levantan suspicacias en la reglamentación del intercambio energético de los países asiáticos del Este

Arcadia Fugaz

Vamos a estar claro, nuestros militares no deben controlar el aparato productivo del Estado Bolivariano de Venezuela, porque este Estamento castrense es fundamental para otras tareas de carácter bélico en resguardo de nuestras fronteras y, solo deben tener en su haber un conjunto de fincas para sembrar y producir los alimentos que cocinan en sus cuarteles. Es muy clara esta tarea, cuando tenemos conflictos y crisis híbridos por el mal manejo de nuestras embajadas y consulados en el exterior. Es muy fácil entenderlo. Nuestros diplomáticos no son de carrera y hay una barrera en el entendimiento de los Acuerdos y documentaciones que rigen el campo diplomático internacional.

Nos encontramos en un proceso político que se ha desviado y tomado un nivel estacionario de su anclaje originario, debido a que la transitoriedad en el gobierno del comandante Chávez Frías solo se cumpliría en un circuito transitorio de ocho años, por una razón histórico- universal.

Son teorías de la existencia, Simón Bolívar llamado El Libertador, Don Sebastián Francisco de Miranda El Precursor y el Mariscal Antonio José De Sucre, héroe de la planicie de Ayacucho trajeron en base a diferentes circuitos políticos los principios de La Revolución Francesa, más Sebastián que en su cajón de libros trajo manuscritos referentes a los movimientos rusos en el entorno euro- asiático del Este. Así que el descubrimiento de América por algunos colonizadores, incluía a Cristóbal Colón, buscaba fines propios y viene a convertirse en una “persona entre otras personas”. Así que, algunas representaciones teóricas trajeron sus preceptos religiosos y, hace mucho tiempo que las circunstancias acabaron con ellos.

De modo, los rusos no vienen a instalar sus bases militares en Venezuela, vinieron con Miranda hace años y fue el efecto del bulling. El joven caraqueño era aborrecido por los de su clase social y tuvo que irse a Europa y estudiar e integrarse a las Cortes Aristócratas de ese mundo cultural que traía en sí, la cultura de grandes enciclopedistas y, sin ofender a nuestra casta militar.  No pasaron la prueba en las guarimbas y guardaron silencio cómplice y desde 1930 a 1934 comenzaron a gobernar el país hasta enero de 2022, cuando en octubre de 2021, el Iluminati Vladimir Putin hablo sobre una reorganización de los cuadros del ajedrez en la política guerrera mundial y el resguardo de la sociedad civil. Ellos, tienen sus bases en Cuba y solo falta Venezuela para tener el control de América Latina.

  1. De Chile y de Venezuela, ( Carora), ya no eran rentables por la presencia de mapuches y árabes en La Patagonia y Rioja y en nuestro país por el control del ELN desde 2010 de  la zona occidental de Venezuela que bajaban desde Maicao, vía Maracaibo- Lara y Táchira- Zulia- Mérida para ir al Arco Minero a laborar en las minas de oro bajo el control de nuestras FANB, GNB YPNB.

Espero vengan entendiendo el tinglado global y lo que lo une a la falsa pandemia, lanzada desde un laboratorio extrapolado de las fuerzas imperiales y chinas que bajo el nombre de Corporaciones Farmacéuticas vienen dañando nuestra salud y que el Doctor Eduardo Samán, un dirigente y farmacéutico auténtico alerto sobre el ajedrez sanitario mundial ligado a las estructuras alimenticias del pueblo en su perfil global.

Los valores del capital mundial han sido tomado por mafias sanitarias y de quienes manejan el capital mundial, siendo Joe Biden un arlequín de los demócratas que quieren instaurar la nueva izquierda en EE. UU utilizando el cuerpo y fuerzas musulmanas que residen en el Bronx y las unidades tácticas en América Latina.

Por lo tanto, en Venezuela el desarrollo económico de la propiedad parcelaria se ha invertido de raíz con Maduro en la relación de los campesinos con las demás clases de la sociedad.  Bajo Napoleón, la parcelación del suelo complementaba la libre concurrencia y la gran industria incipiente de las ciudades. La clase campesina era la protesta omnipresente contra la aristocracia terrateniente que se acaba de derribar. Las raíces que la propiedad parcelaria echó en el suelo francés quitaron al feudalismo toda substancia nutritiva. Don Sebastián Francisco de Miranda, Simón Bolívar, Rómulo Betancourt, Carlos Andrés Pérez y Hugo Rafáel Chávez Fría y Vladimir Putin entendieron que es propiedad territorial y trataron que el burgués no se apropiara de algunos terrenos, las servidumbres feudales del suelo fueron sustituidas por la hipoteca y, la aristocrática propiedad territorial fue suplantada por el capital burgués.

  Ahora, la parcela del campesino esta controladas por militares y en la región Barinas- Apure por las guerrillas del ELN- FARC y, las deudas hipotecarias crecen y el venezolano esta siendo sometido a una nueva esclavitud.

Los cristianos radicales son un componente esencial de los movimientos sociales del Sur y de las asociaciones europeas de solidaridad con las luchas en los países empobrecidos. Estos cristianos aportan una contribución importante a la elaboración de una nueva cultura internacionalista

Bergoglio no es un marxista y la palabra capitalismo no aparece en la encíclica. Pero queda muy claro que para él los dramáticos problemas ecológicos de nuestra época son el resultado de "los engranajes de la actual economía globalizada"

Nos encontramos en una gran transición geopolítica que lleva de 30- 20 años y se consolidó con Carlos Andrés Pérez y Hugo Chávez Frías. Y en lo particular, me asombra que ni la derecha o izquierda no presten atención a este asunto, sobretodo la izquierda española, representada por Unidas Podemos, (Monedero Juan Carlos, Pablo Iglesias, Alfredo Serrano Mancilla) y José Luis Rodríguez Zapatero. Creo, les interesa más los dólares y pesetas, mirando al Palacio Legislativo de La Moncloa.

Por primera vez en mucho tiempo estamos delante de una sucesión en la hegemonía, donde el poder omnímodo de EE.UU. está siendo puesto en cuestión por una potencia emergente, por un nuevo bloque histórico-social emergente encabezado por China- Rusia, países en el que se ha producido el hecho histórico-social más importante de la modernidad: la revolución china y sus consecuencias. Nunca en la historia de la Humanidad un país había sacado de la pobreza en cuarenta años a 900 millones de personas, nunca. Un hecho que ha sucedido ante nuestros ojos y del que no nos atrevemos a hablar, porque ha sido una potencia "autoritaria" la que ha "cometido el error" de sacar a 900 millones de la pobreza. Estamos hablando de 900 millones de chinos que son los que van a encabezar la insurrección de Oriente y la derrota de Occidente junto a rusos. Este hecho fundamental va a desarrollarse frente a una enorme ofensiva de EE.UU., nación que no aceptará jamás, jamás, ser desposeída de su poder. Y llegará a la guerra. No tengo ninguna duda de esa posibilidad. Ese es para mí el gran momento histórico-social que estamos viviendo. Todo lo demás acaba por ser secundario.

Por primera vez tras la caída de la URSS una potencia desafía al imperio estadounidense, en el marco de una alianza más amplia, y lo cuestiona. Pero con una diferencia: esa potencia tiene una capacidad económica que nunca tuvo Rusia. China le disputa la economía a EEUU, cosa que nunca pudo hacer la URSS. En alianza militar con Rusia, eso supone un poder enorme. El gran problema será (Graham Allison, académico, ligado a los órganos de inteligencia norteamericanos lo ha explicado muy bien) si al final de esta historia caeremos en la trampa de Tucídides o no; en otras palabras, si tenemos la guerra a la vuelta de la esquina. Por lo pronto estamos inmersos en una gran revolución tecnológica que también se está aplicando en el terreno militar, y con un incremento sustancial de todos los presupuestos militares ante el hecho de que EEUU ya ha empezado a desplegar una guerra híbrida contra Rusia y China. En esto no hay diferencias entre Biden y Trump: cada día se parece más el "compañero" Biden al "fascista" Donald Trump. Y digo lo de compañero porque aparentemente la izquierda está enamorada de Biden, este "gigante" de la democracia americana.

Donald Trump puso derechito a los chinos y creo empleo y mejoro el sistema fiscal estadounidense.

El segundo dato clave de la fase actual es la crisis de la globalización capitalista. Recientemente Juan Torres escribió un artículo muy certero explicando algo que no se quiere que advirtamos: que esta crisis post pandémica no ha hecho más que empezar; resueltos los problemas de la demanda, empezamos a tener problemas muy serios de la oferta. Y tenemos ya un problema energético, por no hablar del alimentario. Lo que hay detrás y que no se ve es que se están rompiendo las cadenas de valor de la economía mundial. La economía-mundo se fue articulando con la fábrica-mundo sita en China, y eso creó unas cadenas de valor donde se fueron integrando los procesos productivos fragmentariamente articulados que luego se unificaban en las casas matrices de las grandes empresas. Se está produciendo la ruptura porque el mundo se está dividiendo geopolíticamente y se están configurando diversas regiones-mundo en función del futuro. Se rompe la globalización.

Se construyen grandes barcos para transportar agua potable y gas hacia país del coloniaje inglés y español

La tercera pata de la actual crisis es el agravamiento de la situación ecológica del planeta: esa crisis ya no tiene vuelta de hoja. Los recursos se van a convertir en los grandes objetivos geopolíticos en esta fase. Que una potencia como Alemania, aliada de EEUU., que debido a su consumo energético se vea obligada a llegar a un acuerdo con Rusia que implica cambios geopolíticos que afectan a Ucrania, Polonia, Chequia, Hungría, tiene que ver con estos graves problemas ecológicos. Todo el mundo sueña con energías alternativas, pero ni tenemos energías alternativas ni cambiamos de modo de producción. Nos encontramos con que China ha puesto en pie toda la industria del carbón, que estaba intentando cerrar, para dar respuesta a esta crisis energética que estamos viviendo.

La cuarta cuestión es la más decisiva. Tiene que ver con Oriente y Occidente. Tuve un maestro, en mis clases como alumno de investigación Jurídica Latinoamericana Adolfo Pérez Esquivel, padre del pensamiento descolonial, que decía que con el "descubrimiento" de América se produjo la unificación del planeta en torno a Occidente. Fue la llegada de la unificación del sistema económico que llamamos capitalismo, la modernidad y el triunfo del racismo. Esos tres elementos enseñoreaban un mundo en el que Occidente era el mundo y sus valores y cultura, las del mundo. Eso se ha terminado. Dramáticamente, porque Oriente, las densas culturas de India, de China, de Laos… emergen. A ese período, el que acaba, un joven chino, un chino culto lo llama hoy "de la humillación", porque fue el período en el que el Imperio Medio fue fustigado por Occidente (guerras del opio, colonialismo…). Una humillación que sigue viva. Hoy, Oriente reaparece. Y cuando hablamos de una transición del mundo unipolar a multipolar, que es lo que estamos viviendo, en ella habrá un elemento que será civilizatorio, de cultura política. Occidente tendrá que vérselas por primera vez con civilizaciones que no van a aceptar sus valores, que van a disputarle la hegemonía de esos valores. Si el viejo Spengler levantara la cabeza, vería que la decadencia de Occidente ya ha llegado. Todavía no sabemos qué consecuencias va a tener para nuestro mundo la presencia de otro mundo que crece y se desarrolla. Y para 2040 China ya no será la primera potencia demográfica, lo será la India, porque China ya está en plena transición demográfica.

Así pues, el tema central es que Occidente está perdiendo su centralidad en la economía-mundo y que el poder se está desplazando a Oriente, y también las posibilidades de guerra. El reciente tratado Aukus (Australia, Gran Bretaña y Estados Unidos), al que se va a unir un estado subalterno, Japón, militarmente ocupado, y también Corea del Sur, es muy significativo, y la escasa capacidad política, económica y militar de la Unión Europea ha sido puesta en evidencia. Para entender el mapa del mundo: por el estrecho de Taiwán y Malaca pasa hoy el 80% de todo el petróleo que consume China y el 60% del valor del comercio mundial. La economía-mundo se está articulando en esa zona. Y con un rearme sistemático y de grandes dimensiones. EE.UU, sorprendido ante el éxito del misil hipersónico chino, se está dando cuenta de que la alianza Rusia-China está generando un intercambio de artefactos militares de gran importancia y de última generación. Estamos ante una aceleración de la competencia entre grandes países, que van a luchar hasta el final, y creo que la posibilidad de la guerra es muy clara, bien directa, bien a través de potencias intermedias. En la trastienda de esa guerra hay otra guerra cibernética, conflictos híbridos, el empleo de inteligencia artificial en la industria militar. Estamos muy cerca de un conflicto general que a su vez va a llevar a un cambio en el eje de las civilizaciones que dirigen el mundo. Un cambio como nunca habíamos visto antes. Oriente se va a liberar y le va a disputar a Occidente la hegemonía. China, Pakistán, Indonesia –que es el país islámico de mayor tamaño del mundo– querrán también jugar un papel en ese mundo que se avecina. Un mundo que contempla el agravamiento de los problemas ecológicos y sociales.

Mariano Picón Salas, expresó: “Al sosiego social sucede en la historia contemporánea el apocalipsis social. Las naciones de más débil cultura política y consolidada firmeza jurídica en las que, la liquidación de la guerra dejó masas hambreadas y resentidas luchando por reincorporarse a una vida económica estable. Fueron propicias a la organización del terror revolucionario, a los golpes de Estado sorpresivos y a los regímenes de violencia”.

En este sentido, las ideologías se encuentran en forja y las mazas hechizadas por las palabras de un rito carismático.  Se culpa al pasado, como un atenuante, las multitudes renunciaron su soberanía ante un ejército flacucho y sin decisión de sus generales, hombres fatuos y carentes de hidalguía. Es la nueva actitud de la conciencia. Es la conciencia del hombre contemporáneo pendiente de su bolsa de alimento. Son estados psíquicos de una época primitiva, estamos coexistiendo entre mitos o lemas modernos como el de la “eficiencia”, “hemos mejorado e iremos al hambre 0”. Es toda una plataforma al igual que Benito Mussolini. Es una necesidad demagógica de agitación, contra los conceptos humanos y pacíficos de la democracia del siglo XIX y XXI.

¿Dónde está el problema? Cuando hablo de España, no hablo como de un país soberano. Para mí, España es un país de democracia limitada, cuyos intereses fundamentales los define la UE. La UE y la OTAN son dos caras de un mismo proyecto global de clase, y eso tiene consecuencias para nuestra democracia socialista, porque una vez formamos parte de La Internacional socialista. Una parte fundamental de nuestra soberanía está definida por Europa y España lo acepta encantada. También lo hace el pueblo español, que parece haber asumido que es más preferible ser aliado subalterno de Alemania que un país democrático y libre en un mundo como este. Las élites han asumido que no hay más mundo que el que supone la UE que, por cierto, les resuelve muchos problemas que ningún gobierno español podría resolver si la soberanía residiese en el pueblo español.

Lo que diré a continuación me acarreará críticas y estúpidamente el calificativo de "rojo pardo": se nos dice que el problema de España es una lucha entre democracia y autoritarismo (es la línea oficial de la izquierda española), pero yo no estoy de acuerdo con esa idea. Creo que eso oculta la verdad: que estamos transitando hacia un régimen no democrático, hacia una plutocracia. Y son las élites burguesas las que lo están haciendo, bajo la venia del Madurismo. ¿Eso quiere decir que ya no hay que luchar contra el fascismo? Pues claro que hay que luchar. ¿Quiere decir que no hay que luchar por las libertades? Claro que hay que luchar. Ahora bien, pensar que esta democracia va a generar el consenso, el imaginario de una lucha contra los poderes establecidos es no entender lo que está pasando. La UE, cada vez más, se convierte en el poder que determina el gobierno de los Estados miembros, y a su vez, la democracia y los derechos se están restringiendo en estos Estados individualmente considerados. La UE es una superestructura que decide por nosotros porque está hecha para que decida por nosotros. En la colonia, los ingleses, alemanes y españoles nos colonizaban y esclavizaban, hoy lo hacen Cuba, Nicaragua, España e Irán.

Yo no considero que el ordenamiento jurídico europeo esté por encima del ordenamiento jurídico de los Estados, aunque sea Polonia quien lo diga. ¿Por qué? Porque entonces habríamos cambiado de Estado y de régimen sin enterarnos. Y para cambiar nuestra Constitución sería necesario un proceso constituyente, habría que dar la voz al pueblo (que es justamente lo que intenta evitar la UE, que la democracia llegue a los Estados). Nosotros ya pasamos por ese hilo y no es necesario cambiar nuestra Constitución, solo hacerla cumplir.

¿Cuál es la situación de la izquierda en este momento? El orden de mi artículo ha tenido un propósito: demostrar la insuficiencia de esta izquierda para entender los fenómenos que estamos tratando. Es la crítica de fondo que se puede hacer a la izquierda: no tenemos ni conocimiento, ni capacidad, ni cuadros, ni cultura para entenderlos. Esto ya ha ocurrido en la historia del movimiento obrero en Rusia, en la China de Mao, el campesinado cuando Rómulo Betancourt. Pero hay una época, que es la más fructífera del marxismo en su historia, que va de 1870 a 1914: en esos años hubo un cambio de etapa del capitalismo que, creo, es de menos calado que el que ahora tenemos por delante. Y ahí aparecieron todas las grandes espadas: Kautsky, Lenin, Rosa de Luxemburgo, Bujarin… Todos aparecieron en el debate sobre qué era eso del imperialismo. El marxismo estuvo atento, el cambio de naturaleza del capitalismo no puede ser dejado solo a las elites dominantes, y el marxismo transformó la teoría en política, y de ahí trabajó en la perspectiva revolucionaria. Ese fue el gran debate que no hemos tenido ahora. Por lo tanto, hablar de la izquierda, sí, pero partiendo de su debilidad ideológica, política, orgánica y estratégica. Debilidad que se esconde muchas veces tras sus resultados electorales en Barinas.

Tenemos un dilema difícil de resolver: o somos capaces de democratizar la economía y poner límites a la oligarquía que nos gobierna o la democracia española seguirá en un proceso de involución. Bastará con que aprieten las tuercas un poquito en Bruselas o que lleguen las derechas al Gobierno para darnos cuentas de que estamos viviendo en una situación política delicada. Así que daré una mala noticia y una buena. La mala, la izquierda por la que muchos de nosotros luchamos, no va a venir; hay que partir de la que existe, comparable a la que hay en Europa. La buena noticia, como siempre, es que el cambio depende de nosotros, de nuestro compromiso y capacidad de acción. Unos jóvenes airados en 1848 nos dijeron dos cosas importantes en un manifiesto: que los comunistas se distinguían de los demás partidos en que no formaban un partido aparte del partido del proletariado y que en cada lucha cotidiana no olvidan el objetivo final del socialismo.

Rómulo Betancourt dijo: “Las comisiones agrarias que la aplicaron afectaron en ocasiones, a productores que no podían clasificarse de latifundistas. Rencores lugareños transmitidos de padres a hijos, se manifestaron a través de algunas de esas comisiones, en forma desmedidas de acusado matiz retaliativo”.

Chávez presionado por algunos sectores afectos al gran capital expropio fincas e industrias que acabaron con el empuje económico del Estado, igual sucedió con Rómulo en el ejercicio de su poder, como presidente electo.

 

-* Escrito por Emiro Vera Suárez, Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajo en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (2025 noticias)
Visitas:
7498
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.